Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castilla y León

La venta del poblado de Castro convertirá la zona en un gran complejo turístico: proyecto, inversión y empleo

El empresario toledano Óscar Torres, nuevo propietario, está respaldado por un fondo de inversión chileno

Edificios del poblado de Castro. M. L. S.

La familia propietaria del poblado de Castro ha formalizado en las últimas horas la venta al empresario toledano Óscar Torres.

El comprador ha realizado un "depósito potente" como señal previa a la confirmación de la operación, que se realizará en los próximos días.

El nuevo propietario del poblado situado en el término municipal de Fonfría es CEO de Iniciativas FAOS, una constructora que ha realizado importantes obras civiles.

Con la adquisición del complejo de viviendas y otras construcciones, que levantó Iberduero (ahora Iberdrola) a mediados del siglo pasado para construir el salto hidroeléctrico de Castro, el nuevo propietario cumple su sueño de lanzar un gran complejo turístico en un espacio natural emblemático como es el Parque Natural Arribes del Duero y Reserva de la Biosfera Meseta Ibérica.

Como ha podido confirmar este diario, la operación se ha cerrado a un precio sensiblemente inferior a la oferta de venta del poblado de Castro, que salió en un portal inmobiliario por 260.000 euros. El comprador está respaldado por un fondo de inversión chileno.

La inversión inicial para materializar el proyecto superaría los tres millones de euros.

La idea de Óscar Torres es rehabilitar todo el complejo de edificios de piedra con el fin de dar alojamiento a un tipo de turismo sostenible y de marca "slow".

La previsión es mantener abierto el completo todo el año, con un impacto de 25 puestos de trabajo en temporada baja, que podrán llegar a 60 ó 70 en temporada alta. A ello hay que sumar toda la actividad que generará la obra de reconstrucción del poblado.

Ofertas de todo el mundo

Fuentes del portal inmobiliario que puso a la venta el poblado zamorano hablan de "una veintena de ofertas serias", llegadas también desde el extranjero, especialmente Inglaterra y Alemania.

El poblado, aunque abandonado, se encuentra en plena Reserva de la Bioesfera “Meseta Ibérica”, pegado a Portugal (la frontera se ubica junto a la presa), y a un paso de la Sierra de la Culebra, por lo que rehabilitado y bien gestionado podría tener un gran potencial turístico.

La doble experiencia de Iniciativas FAOS en el sector hotelero y en la rehabilitación de edificios antiguos respetando su aspecto original serán sin duda claves en la viabilidad económica del proyecto que convertirá al poblado en un complejo turístico.

La hasta ahora propietaria del poblado de Castro era una familia de origen gallego que compró el poblado a principios del siglo XXI con el fin de desarrollar un proyecto de proyección turística, aprovechando en espectacular entorno sobre el que se levanta. Pero la crisis de 2008 dio al traste con las expectativas del nuevo propietario y son ahora sus herederos quienes realizan un nuevo intento de venta ante la imposibilidad de asumir la rehabilitación y las inversiones necesarias para reflotar el proyecto.

En 1950

La presa y el poblado de Castro fue levantada en los primeros años de la década de 1950, en plena construcción del sistema hidroeléctrico del Duero implantado por Iberdrola. A partir de esta presa comienzan los aprovechamientos energéticos de Portugal, configurados con Miranda do Douro, Picote y Bemposta.

Hasta la fecha nadie ha procedido a mejoras u obras de rehabilitación de los inmuebles, que siguen expuestos a los impactos de las inclemencias y al paso de los tiempos. Ahora, con la familia propietaria ya retirada del circuito de los negocios en España, la idea es que otros emprendedores encuentren posibilidades de futuro en un enclave excepcional.

Compartir el artículo

stats