Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una infraestructura reclamada

El Gobierno fía a las ayudas a transportistas y operadores ferroviarios el impulso del corredor mediterráneo

El Ministerio da eco-incentivos a particulares y empresas para que opten por el transporte ferroviario | Se quiere aprovechar los tramos de la infraestructura ya ejecutados y aumentar el irrisorio 6% de cuota modal

Operarios trabajando en la entrada de la estacion de Cambrils. JUAN REVILLAS

Barcelona congregará este jueves a centenares de empresarios para reiterar el clamor por el corredor mediterráneo. Será la sexta vez que el movimiento #QuieroCorredor, capitaneado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), hace esta exhibición de fuerza para urgir al Gobierno a cumplir los plazos de ejecución de la infraestructura ferroviaria, llamada a acabar con la España radial y a responder a los intereses económicos y no políticos.

Si en algo parece haber consenso es que las obras en el trazado ferroviario del litoral entre Algeciras (Andalucía) y Francia avanzan. Otra cosa es el ritmo de los trabajos, con décadas de incumplimientos acumulados, criticados por el tejido económico y social. Desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana blanden proyectos en marcha, otros culminados y, sobre todo, una mejora entre lo que pasaba en 2018 y cómo está ahora.

Galimatías de tramos

No obstante, a la ya de por si larga ejecución de una infraestructura se suma que el deseado corredor mediterráneo para pasajeros y mercancías es un auténtico galimatías de tramos intermitentes, con anchos distintos: internacional (1435 mm), ibérico (1668 mm) o con un tercer raíl de apoyo gracias al cual pasan trenes de ambos tipos. Una de las consecuencias es que la cuota de transporte de mercancías por ferrocarril oscila entre el 4% y el 6% del total de toneladas por kilómetro en la última década.

Corredor del Mediterráneo. JUAN REVILLAS

Este porcentaje irrisorio es todavía más preocupante si se tiene en cuenta la emergencia climática. Por eso, hace siete meses, el Ministerio de Transportes anunció un programa de eco-incentivos al transporte sostenible para particulares y empresas con un presupuesto de 120 millones de euros procedentes de los fondos Next Generation. ¿El objetivo? Sacar las mercancías de la carretera y subirlas al tren para, de este modo también, aprovechar los tramos de la infraestructura del corredor ya ejecutados, explican fuentes del ministerio que dirige Raquel Sánchez.

Congestión y accidentalidad

Las mercancías en España se mueven prácticamente del todo por carretera. A los costes ambientales se suman otros, como la congestión o la accidentalidad. Además, la mayoría de las autovías y autopistas españolas colapsadas por el volumen de vehículos están en el litoral, por ejemplo la AP-7, y la mayoría de ellas ya son libres de peajes, con lo que el coste ha disminuido. El transporte ferroviario de productos tiene una cuota de mercado mínima porque, además, el acceso a los puertos, plataformas logísticas o centros de producción son escasos o directamente inexistentes.

Los eco-incentivos se han pensado para el transporte marítimo y el ferroviario. Se trata de ayudas económicas que invitarían a los autónomos y a las empresas a abandonar el asfalto de las carreteras y optar por las vías férreas del corredor mediterráneo o los barcos de carga.

Plazos aún sin abrir

El ferroviario subvencionará los tráficos de mercancías realizados por los operadores de este sector desde el 30 de abril y hasta el 31 de diciembre de este año. No obstante, puntualizan fuentes ministeriales, todavía no se ha abierto el plazo para solicitar las ayudas. Lo hará el 1 de enero y se cerrará en marzo, siempre para quienes hayan decidido subirse al tren en los ocho meses de este 2022.

En este caso, la cantidad a la que se puede optar si se cumplen los objetivos de tráfico es a partir de los 0,17 euros por tonelada y kilómetro. O sea, que si se opta por el tren para una carga de 100 toneladas, por ejemplo, y se evitan 100 kilómetros de carretera, ese 0,17 se multiplica por 10.000.

Operadoras públicas y privadas

Son cálculos que pueden tener algún ajuste todavía y al que podrán optar las operadoras ferroviarias de mercancías como Renfe pero también las privadas, que actualmente son algo menos de una decena en España. En el caso del eco-incentivo marítimo, que se calcula por vehículo pesado rígido, remolque o semirremolque, puede ir desde los 5,6 euros hasta los 154,2 euros. La cantidad dependerá del "mérito ambiental y socioeconómico", y de la distancia por carretera que se habría hecho de haber utilizado esa alternativa.

Desde el ministerio explican que ya ha habido diversas navieras que se han interesado por estos incentivos económicos y que se podrán solicitar las subvenciones a partir del 1 de abril del año que viene para los transportes realizados desde el 20 de septiembre de 2022 hasta el 31 de marzo de 2023. Transportes ha elegido 16 rutas susceptibles de optar a estos eco-incentivos, que aspiran en gran parte a que las mercancías se suban al barco o al tren (del corredor mediterráneo).

Compartir el artículo

stats