Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medidas escasas ante la crisis energética

Las ayudas del Estado a la cerámica no llegan al 1% de su sobrecoste energético

Las empresas asociadas en la patronal Ascer han cobrado apenas 20 millones frente a un gasto extra de 2.600 millones en luz y gas

La patronal incide en que las ayudas en España son muy inferiores a las de sus competidores. GABRIEL UTIEL BLANCO

La principal medida del Gobierno para hacer frente a la crisis de las industrias gasintensivas, como la cerámica, fue la aportación de ayudas directas de hasta 400.000 euros por empresa. Ya en su momento se indicó que el importe de las ayudas era muy escaso para la elevada factura energética que tienen que asumir. Una apreciación que se confirma ahora con el dato aportado por la ministra de Industria, Reyes Maroto, en el Senado. "Se han beneficiado 110 empresas por importe de más de 20 millones de euros", explicó. Ante estas palabras, el secretario general de la patronal cerámica (Ascer), Alberto Echavarría, ha indicado que esos números "son ridículos en comparación con el sobrecoste". Según ha añadido, "solo Ascer se enfrenta a más de 2.600 millones de euros de sobrecoste energético". Con una simple operación aritmética se traduce que el importe otorgado por el Gobierno no llega al 1% del impacto que sufren las fábricas de cerámica. En concreto, se queda en el 0,77%.

Para Echavarría, "lo que más preocupa es que el Gobierno no sea capaz de ver la dimensión del problema", ya que con estos costes (que solo en electricidad y gas abarcan el 50% de la facturación prevista por el sector para el 2022) es muy difícil mantener la viabilidad de una industria de la que dependen unos 17.000 empleos directos solo en el segmento de la fabricación de baldosas, más unos 60.000 indirectos, que incluyen a transportistas o negocios situados en las inmediaciones del clúster. Además, ha detallado que otros gasintensivos "como fertilizantes, papel, siderurgia, ladrillos... están en una situación parecida", por lo que en su cuenta de Twitter se pregunta: "¿Qué piensa hacer el Ministerio de Transición Ecológica -responsable de la política energética del Gobierno- para salvaguardar a nuestros sectores?".

Sin cobrar

El secretario general de Ascer indica que del primer plazo de ayudas "todavía hay empresas que no han cobrado", mientras que de la segunda convocatoria, anunciada en junio, "no se ha pagado nada". Al segundo plazo se acogieron empresas como las de fritas y esmaltes cerámicos, que quedaron inicialmente excluidas. Quien fue incluido en el primer plazo no pudo optar al segundo.

La ministra Maroto también expuso en el Senado el cambio en la cogeneración como una medida de refuerzo al sector, que desde octubre puede acogerse al mecanismo de topado de gas. Alberto Echavarría ha recordado que la actuación se ha hecho después de quejas insistentes. "La incorporación de la cogeneración en el mecanismo ibérico llegó tres meses tarde, en los que el sector dejó de ingresar 77 millones de euros", ha puntualizado, para añadir que tampoco ha sido esta la solución, ya que el cálculo del precio del gas se hace por el índice del Mibgas, mientras que el usado por la mayoría de la industria cerámica es el TTF. "El bajo precio del Mibgas hace que la retribución no compense los costes. La cogeneración sigue parada", ha concluido.

El directivo de Ascer también ha puesto de manifiesto que la rebaja en el IVA del gas no tiene efecto en el sector, ya que es un gasto que se repercute, "por lo que esta medida sólo afecta a consumidores no a empresas", mientras que las facilidades a la exportación citadas por Reyes Maroto "se refieren a la pandemia", mientras que ahora la cerámica de España es menos competitiva, mientras otros países como Italia "sí que están siendo apoyados por sus gobiernos".

Compartir el artículo

stats