Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía

Hunosa logra su supervivencia al ganar la subasta para la central de biomasa

La compañía obtiene en la puja de renovables 50 MW para transformar La Pereda en una planta limpia que crea 200 empleos en gestión forestal

La central térmica de Hunosa en La Peresa, en Mieres (Asturias). LNE

Hunosa tiene futuro. La compañía pública asturiana ha sido una de las empresas ganadoras de la tercera subasta de renovables convocada por el Ministerio para la Transición Ecológica. Ha obtenido 50 megavatios (MW) de biomasa, lo que supone el impulso definitivo para el proyecto de transformación de la central térmica de carbón de La Pereda, en Mieres, que dejará de quemar mineral y estériles de escombrera y pasará a consumir residuos forestales autóctonos. Este proyecto de transición energética es, además, un seguro de supervivencia para la compañía estatal minera tras el cierre de las explotaciones de carbón y, según destacaron fuentes de Hunosa, generará 200 nuevos empleos en empresas dedicadas a gestión forestal y el tratamiento de la biomasa. El Ministerio para la Transición Ecológica celebró ayer la tercera subasta de potencia renovable, que da acceso a una retribución económica a largo plazo –con una baja exposición al mercado– para la energía que se genere en las plantas que resulten adjudicatarias . En esta ocasión se subastaban 520 MW de termosolar, biomasa y fotovoltaica distribuida. Para la biomasa había un cupo de 140 MW y han resultado ganadoras las compañías Acciona, Reolum y Hunosa con unos precios que rondan los 100 euros el megavatio hora fruto de la puja. La retribución se mantendrá durante 20 años. Acciona prevé desarrollar su planta de biomasa en Extremadura y las otras dos empresas en comarcas mineras del carbón. Reolum en La Robla, en León, y Hunosa en Mieres.

Los objetivos

Fuentes de Hunosa confirmaron que la compañía estatal obtuvo 50 MW en la subasta de renovables para su proyecto de transformación de La Pereda, con el que persigue "consolidar la viabilidad de la compañía, contribuir a una economía limpia y sostenible, y vertebrar su territorio de referencia, con un claro compromiso con la descarbonización". Según Hunosa, el régimen retributivo obtenido en la subasta de renovables avala la continuidad de la central de La Pereda durante al menos 20 años, garantiza el mantenimiento de los 73 empleos de la propia instalación, generará "al menos unos 200 nuevos empleos" en empresas dedicadas a la gestión forestal y el tratamiento de la biomasa y ayudará a la mejora de la gestión de los montes de Asturias. "Permitirá, también, acometer nuevos proyectos de captura de CO2 y de redes de calor en torno a la instalación", añadieron fuentes de la compañía.

El plan de transformación de La Pereda fue aprobado en diciembre de 2020 por el consejo de administración de Hunosa y, desde entonces, el proyecto ha superado todos los trámites medioambientales. El pasado mes de mayo, la Comisión de Asuntos Medioambientales (Cama) del Principado emitió el preceptivo informe favorable de impacto ambiental y la Consejería de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático formuló en junio la declaración de impacto ambiental que determina "la viabilidad, a los efectos ambientales, de la realización del proyecto de transformación de la central térmica de La Pereda".

La actual planta de generación eléctrica con carbón, de 50 MW de potencia, se puso en marcha en 1994 dentro de los planes de diversificación de Hunosa. El proyecto para su transformación está valorado en 41 millones de euros y las modificaciones técnicas previstas incluyen la adaptación de la caldera de lecho fluido circulante, que podrá funcionar con el 100% de biomasa forestal. La conversión de térmica en una central de energía renovable está incluida en el plan de empresa firmado por Hunosa con los sindicatos SOMA-UGT y CC OO.

Greenalia descartó presentar a la puja el proyecto de la ZALIA, pero seguirá tramitándolo

Greenalia optó por no concurrir a la subasta de ayer de régimen especial de energías renovables con su proyecto de una central de biomasa de 50 megavatios para la ZALIA, en Gijón, porque «las condiciones de la subasta no las consideramos viables para hacer rentable un proyecto en la situación actual», explicaron desde la empresa gallega, que señalan que eso no supone que haya quedado descartado el proyecto para la Zalia, del que está realizando la tramitación ambiental ante el Principado de Asturias. Otras fuentes explicaron que Greenalia difícilmente podía competir en la subasta teniendo en cuenta los costes de amortización de una planta a construir desde cero, mientras que la de Hunosa en La Pereda sólo requiere de una reforma con una inversión de aproximadamente la mitad y la de Reolum en La Robla ya tiene punto de acceso a la red eléctrica. Greenalia podría presentar su proyecto otro año, si bien tendría que adquirir lejos la madera ya que la que hay en Asturias es insuficiente para atender su proyecto y el de Hunosa, que se suman a los consumos de la planta de Ence en Navia.

Los adjudicatarios

  • Hunosa. La compañía estatal ha obtenido 50 MW en la subasta de renovables para su plan de transformación de la central de carbón de La Pereda. 
  • Reolum. Esta compañía madrileña de renovables también logró potencia para una planta en La Robla (León). 
  • Acciona. Es la tercera ganadora de la subasta. Su proyecto está en Extremadura 


Compartir el artículo

stats