Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Textil

Inditex planea seguir en Rusia, pero cambiará su estructura para evitar las sanciones

El cierre de las 515 de tiendas en el país y el pago de las nóminas le cuesta 20 millones al mes | La prensa rusa apunta que pretende transferir sus activos a socios de un país “amigo”

Clientes hacen cola en una tienda de Zara en San Petersburgo. Anatoly Maltsev

Una de las patatas calientes a las que se enfrentaron la presidenta no ejecutiva de InditexMarta Ortega, y el consejero delegado, Óscar García Maceiras, nada más llegar a sus cargos el pasado 1 de abril fue Rusia. Menos de un mes antes, el 5 de marzo, diez días después de que estallase el conflicto bélico en Ucrania, la multinacional gallega anunciaba que cerraba el más de medio millar de establecimientos que tenía en este país, así como las tiendas online de sus marcas. No era una decisión baladí. El mercado ruso es el segundo en importancia tras el de España. Allí posee 515 puntos de venta y algo más de 9.000 empleados. Representa alrededor del 8% de sus beneficios.

Así que Rusia es una patata caliente y de las grandes. Para evitar un quebranto en sus cuentas, el grupo provisionó 216 millones para hacer frente a las pérdidas derivadas de la suspensión de la actividad en Rusia durante este ejercicio fiscal que empezó el 1 de febrero y acabará 31 de enero del próximo año. Según su previsión, la ausencia de actividad en este mercado le cuesta unos 20 millones al mes, entre el cierre de las tiendas, alquileres que debe abonar y las nóminas de sus empleados.

Tras más de siete meses con el cartel de cerrado colgado de las puertas de sus establecimientos, en el que era su segundo mayor mercado mundial, y los 9.000 empleados a los que pagar todos los meses en casa, la multinacional busca alternativas para desencallar la situación. Pese a las informaciones que apuntan a una salida del mercado ruso, Inditex se plantea reanudar su actividad comercial en Rusia una vez que termine el conflicto bélico. Pero lo hará con algunos cambios.

La respuesta está en las demandas, al menos una decena que se han hecho públicas, de los dueños de los locales que albergan las tiendas del grupo textil en aquel país por los impagos de los alquileres por parte de la multinacional. Una de ellas se conoció el pasado 30 de septiembre y pertenece al Tribunal de Arbitraje de Samara, la sexta ciudad más poblada de Rusia.

El propietario de varios centros comerciales de esta ciudad, ubicada en el suroeste de Rusia, reclamó a la filial de Inditex en este país, que le indemnizara por los daños causados por el cierre de las tiendas. Le reclama más de 8 millones de euros, cifra que incluye el alquiler, las multas y las pérdidas de ganancias.

El tribunal confirmó la denuncia, pero Zara apeló la decisión al alegar que planeaba reabrir sus tiendas. “El solicitante indica que no se retira del mercado ruso, (...) el demandado está tomando medidas para continuar sus actividades en la Federación Rusa, incluido el cambio de su estructura corporativa a una jurisdicción que no está asociada con jurisdicciones hostiles, así como cambiar sus cadenas de suministro a aquellas que no estarían sujetas a sanciones”, recoge la sentencia judicial.

Inditex afirma, según esta acta judicial del pasado 30 de septiembre, que no se va del mercado ruso y que planea reanudar la actividad comercial en la Federación de Rusia. Eso sí, prevé realizar modificaciones en la estructura organizativa de su filial en este país para poder seguir operando allí.

Según informó el medio ruso Kommersant, la compañía fundada por Amancio Ortega está considerando la posibilidad de transferir sus activos rusos a socios de un país “amigo”, por ejemplo, del Sudeste Asiático o del Golfo Pérsico, para evitar las sanciones y poder continuar con su actividad en Rusia.

La multinacional ni ratificó ni desmintió estas informaciones. “Desde la suspensión de su actividad comercial en la Federación Rusa el pasado mes de marzo, Inditex está monitorizando la situación en el mercado con la prioridad de mantener el mayor nivel posible de puestos de trabajo. En este marco, Inditex analiza diferentes escenarios y mantiene conversaciones exploratorias con partes relevantes respecto a potenciales alternativas”, aseguró ayer el consejero delegado de la empresa, Óscar García Maceiras, tras una visita a la Plataforma Europa en Zaragoza.

Inditex operaba en Rusia a cierre del ejercicio 2021 con 515 establecimientos. El grueso de ellos, 106, corresponden a Bershka, mientras que 86 tiendas son de Zara y otras 86 de Pull&Bear. Massimo Dutti, Stradivarius, Oysho y Zara Home operaban en el país con 60, 74, 62 y 10 puntos de venta, respectivamente.

Compartir el artículo

stats