Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aceite, leche, huevos, plátanos y carne de vaca, a precios de lujo

Muchos productos de la cesta de la compra básica se encarecen más de un 18% | Las islas no capitalinas sufren más la inflación

Una mujer realiza su compra en un supermercado en Tenerife. Carsten W. Lauritsen

Hacer la compra en Canarias hoy es un 13,2% más caro que hace un año. Basta con acercarse a cualquier supermercado de las Islas para darse cuenta que la mayoría de los productos que se consumen a diario se han encarecido. ¿Por qué? Por el incremento de los costes de producción –luz, agua, cereales y gasóleo– y por la escasez de algunas materias primas como consecuencia de la sequía en algunas partes del mundo y los desajustes internacionales de los mercados por la guerra en Ucrania. Alimentos tan básicos como una botella de aceite, media docena de huevos, un litro de leche, un manojo de plátanos o una bandeja de carne de vaca se han encarecido más de un 18% en solo un año lo que provoca que una cesta que antes era económica ahora se parezca más a una lista de productos de lujo.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en Canarias el pan ha aumentado su precio un 19%; los huevos, un 24,2%; la leche, un 22,4%; los aceites, 26,8%; el agua embotellada, 9,6%; las papas, 14,1%; la carne de vaca, 18,5%; el pescado, 7,5%; los plátanos, un 64%; y los tomates, un 8,8%. Al tomar de referencia estos diez productos de consumo semanal para elaborar una compra básica ficticia y comparar sus precios de un año para otro, aparece en la factura una diferencia de unos seis euros. Esta cantidad, multiplicada por cuatro semanas, representa un gasto de 24 euros más al mes y 288 euros al año. Este ejemplo, además, solo se aplica a familias de pequeño tamaño ya que la lista está constituida para cantidades reducidas de cada producto, por lo que para las familias numerosas el incremento es mucho mayor.

Subida generalizada de precios

El último estudio de supermercados de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) indica que existe una subida generalizada de los precios que afecta al 95% de lo productos de la cesta de la compra. La tasa de variación interanual del IPC en Canarias se situó en el 9,5% en agosto y en el conjunto nacional llegó al 10,5%. Por lo que no es de extrañar que el informe refleje que la cesta de la compra en España presenta su mayor subida en 34 años. El estudio señala que los precios de los productos del supermercado para el hogar –alimentación, higiene y droguería– han crecido un 15,2% de media en España entre mayo de 2021 y el mismo mes de 2022.

«En Canarias la subida es un poco menor que en el resto del país, pero hay notables incrementos de precios en todos los establecimientos de compra», afirma la presidenta de la Asociación de Consumidores de Canarias (Conca), Mónica Bethencourt, quien destaca que las cadenas que más han encarecido sus precios son las consideradas «baratas». A pesar de que no existen datos ni estudios al respecto, desde la asociación denuncian que la situación es «más grave» en las islas no capitalinas donde las «competencia es inferior» y se traduce en «precios más elevados». «El mecanismo de compensación al transporte interinsular no alcanza el objetivo de equilibrar los precios», apunta Bethencourt. Desde la asociación afirman, además, que las frutas y las verduras frescas son de los alimentos más caros a la hora de confeccionar la cesta de la compra.

Precisamente hay un caso que es especialmente llamativo, el de los plátanos canarios, que han aumentado su precio un 64%. ¿La razón? El volcán de La Palma, más concretamente la reducción de la producción en un 27% en solo un año. «En el mundo de la agricultura los precios los marca la oferta y la demanda y en este momento hay escasez de producto y por eso sube el coste», explica el presidente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan), Domingo Martín.

Debido a este incremento de precios, muchos consumidores se han pasado a la banana, algo que preocupa al presidente de Asprocan. «Quedan dos años para que recuperemos casi por completo la producción anterior, será entonces cuando tengamos que atraer a la parte del público que vamos a perder», afirma.

Para intentar capear esta temporada de precios altos en el supermercado, hay algunas propuestas sobre la mesa. La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, planteó a principios del mes de septiembre la creación de una cesta de productos básicos que incluya carne, pescado, frutas, hortalizas, huevos y lácteos con los precios congelados, al menos, hasta después de Navidad. La idea no acabó de convencer a los supermercados que tras reunirse con la ministra, mostraron su rechazo frontal a la propuesta. Las principales patronales del sector coincidieron en que la medida «es inviable y contraproducente», evidenciando que el acuerdo no será fácil.

«El tope de los alimentos básicos o de primera necesidad que conforman la cesta de la compra del consumidor de a pie es una medida que urge adoptar», aseguran desde la Asociación de Consumidores de Canarias. Bethencourt propone la puesta en marcha de ayudas institucionales en forma de subvenciones directas al consumidor, con un sistema de bonos para comprar productos de primera necesidad a un precio más económico. La presidenta de la asociación denuncia que, hasta el momento, ha existido «una desidia evidente y una falta de empatía hacia los consumidores por parte de la Administración autonómica».

La OCU, por su parte, urge al Gobierno una rebaja de los impuestos de los alimentos, como en la energía, y propone a los supermercados hacer una compra colectiva de «productos saludables y esenciales» para ofrecer productos básicos a precios asequibles. La compra colectiva es un mecanismo habitual en sectores como el de la energía o las telecomunicaciones que pasa por cerrar un acuerdo con un distribuidor, en este caso un supermercado, para que provea unos productos a un precio más reducido que el habitual dado el amplio volumen de compras comprometidas. 

Compartir el artículo

stats