Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grandes empresas

Los beneficios del Ibex crecen ocho veces más que los salarios desde el inicio del covid

Las energéticas y la banca concentran el repunte de los beneficios de las cotizadas españolas, que son, en conjunto, el 60% superiores a los registrados en 2019

Un inversor mira los paneles con las cotizaciones de las empresas del Ibex 35. David Castro

La crisis de precios que castiga desde hace meses las economías del Viejo Continente no está afectando a todos los bolsillos por igual. Mientras la gran mayoría de trabajadores ven como sus salarios permanecen congelados o suben por debajo de la inflación y las pymes tratan de preservar unos balances en positivo, las empresas del Ibex 35 acumulan entre todas unos beneficios récord. Las energéticas y la banca concentran el repunte de las ganancias de las cotizadas españolas, que son, en conjunto, el 60% superiores a los registrados en 2019. Mientras, los sueldos de los trabajadores del conjunto de la economía se revalorizan durante ese mismo periodo a un ritmo sustancialmente menor, concretamente desde 2019 han crecido el 7,4%, según datos del INE, es decir, han crecido ocho veces menos que los beneficios del Ibex.

El pasado 21 de septiembre la empresa fotovoltaica Solaria presentó sus resultados del primer semestre del año, siendo la última de las 35 referencias del Ibex y cerrando así un desfile de cifras que deja el siguiente balance. Entre todas suman entre enero y junio unos beneficios totales de 31.310,5 millones de euros durante el primer semestre del 2022, una cifra el 12,7% superior a la registrada en el mismo periodo del 2021 y el 61,6% superior a la registrada en 2019, antes del covid.  

"Cuando sube la inflación a niveles como los que estamos viendo siempre hay ganadores y perdedores. Hay actores que tienen la capacidad de incorporar dentro de sus márgenes esos crecimientos de precios y otros que no la tienen, como los trabajadores pero también las pymes”, explica el profesor de economía, finanzas y contabilidad de Esade Pedro Aznar. Las firmas del Ibex se encuentran entre las primeras, en una especie de oasis de bonanza que las aleja de la realidad mayoritaria entre el tejido empresarial español, según coinciden las diferentes fuentes consultadas. 

Para apuntalar su tesis, el director de coyuntura y análisis internacional de Funcas, Raymond Torres, recurre a los recién actualizados datos de la central de balances del Banco de España. Según los mismos, en el último año los excedentes empresariales han crecido el 4,3% respecto al 2019, aunque descontando el efecto IPC un 2% por debajo de los niveles pre pandemia a precios corrientes. Es decir, los márgenes empresariales van al alza, pero se encuentran muy lejos de los crecimientos registrados por las cotizadas.

“Incluso dentro del Ibex tampoco hay un comportamiento homogéneo. Claramente las referencias de la banca y las energéticas son las que explican ese aumento tan pronunciado de los beneficios”, señala el profesor de finanzas y contabilidad de la UPF-BSM Andrei Boar. “Por un lado, los niveles de consumo eléctrico son prácticamente iguales ahora que hace un año, pero con un precio mucho más elevado. Y, por el otro, el incremento de tipos de interés beneficia claramente a la banca. Ya estamos viendo como el euribor está subiendo y las hipotecas a tipo variable se están encareciendo. Pero esa escalada no se está produciendo en la remuneración del ahorro, lo que mejora el margen de intermediación de los bancos. En los próximos meses lo previsible sería que los beneficios de la banca aumentaran incluso más”, afirma el profesor de economía, finanzas y contabilidad de Esade Pedro Aznar.

Salarios bajo mínimos

"El golpe de la pandemia ha sido perjudicial para todos, especialmente para las empresas, y el de la inflación también está teniendo un elevado coste, pero sobre todo para los asalariados", afirma el director de coyuntura y análisis internacional de Funcas, Raymond Torres. Los datos de la encuesta trimestral de costes laborales así lo avalan. Según los mismos, el salario por hora efectiva trabajada es el 7,4% superior si se compara con el 2019, si bien descontando la inflación acumulada, los salarios son hoy el 3,8% más bajos que antes del covid.

“Las propias empresas deberían estar interesadas en que haya una evolución relativamente acompasada entre el crecimiento de los beneficios y de los salarios. Porque un desequilibrio demasiado o persistente puede dificultar la recuperación del consumo y, por tanto, afectar a la propia inversión, como ya han alertado el FMI o el G-20”, apunta el director de coyuntura y análisis internacional de Funcas. “Además, puede generar una espiral inflacionista, porque los trabajadores de un sector determinado pueden considerar que han perdido mucho poder adquisitivo, movilizarse, forzar incrementos superiores y generar un efecto en cascada en otros sectores. Lo que provocaría una pérdida de competitividad a toda la economía. Por eso es tan importante cerrar un pacto de rentas”, añade.

Compartir el artículo

stats