Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis energética

Récord de precios de la electricidad en todo Europa con el gas en máximos

El megavatio-hora se sitúa este miércoles alrededor de los 500 euros de media diaria en los principales países europeos, mientras Estonia, Letonia y Lituania alcanzan el límite de 4.000 euros a las 5 de la tarde

Un almacenamiento de gas en República Checa. Reuters

La electricidad bate nuevos récords en Europa con precios en torno a los 500 euros por megavatio-hora. Este miércoles, países como Alemania, Bélgica, Países Bajos o Reino Unido marcan nuevos máximos históricos de 552; 540,8; 539,4 y 485,1 euros por megavatio-hora, respectivamente; mientras otros como Francia (552,8 euros) e Italia (538 euros) los rozan. La explicación está en otro máximo, el del coste de la materia prima, el gas natural, que supera los 230 euros por megavatio-hora este martes tras un alza del 5,5%, según el mercado de referencia para el Viejo Continente, el TTF holandés.

En un lugar distinto de la escena están España y Portugal, gracias al tope al precio del gas en el mercado eléctrico y a la baja dependencia de Rusia, que ha llevado a que el mercado del gas nacional (Mibgas) se desacople de la referencia europea (TTF holandés). La diferencia de precios del combustible en ambos mercados se situaba este martes en alrededor del 50%. Mientras, el precio de la electricidad (precio de la subasta y compensación) se situará este miércoles en 236,14 euros por megavatio-hora en España, la mitad de lo que marcan los principales países europeos.

Mención aparte merecen los países bálticos. Estonia, Letonia y Lituania alcanzarán los 4.000 euros por megavatio-hora entre las 5 y las 6 de la tarde, el precio máximo posible, según la regulación europea. Esto se explica porque estos países "no tienen energía suficiente en las ofertas para satisfacer la demanda", según el consultor de Enerjoin, Carlos Martín Graña. Cabe recordar, además, que la exposición de estos países a Rusia es mayor porque su red eléctrica opera de manera sincronizada con la rusa y la bielorrusa. La media diaria se situará en 682,05; 823,98, y 823,98 euros por megavatio-hora, respectivamente.

Esto significa, a priori y a no ser que haya algún cambio, que dentro de un mes se fijará un nuevo precio máximo para toda Europa de 5.000 euros por megavatio-hora. La normativa europea dice que si el precio del mercado supera el 60% del máximo establecido (4.000 euros por megavatio-hora en este caso) "en al menos una unidad de tiempo de mercado (hora) en un día en una zona de subasta individual o en varias zonas de subasta" se debe modificar ese precio máximo. Eso ocurrió por primera vez en Europa el lunes 4 de abril, cuando el precio de la luz en el mercado mayorista francés rozó los 3.000 euros por megavatio-hora entre las 7 y las 9 de la mañana, el límite que había en ese momento. Entonces, el límite pasó de los 3.000 a los 4.000 euros por megavatio-hora a partir del 10 de mayo. Y lo mismo debería ocurrir ahora, para establecer un precio máximo de 5.000 euros por megavatio-hora dentro de cinco semanas (20 de septiembre).

Precios de invierno

Esta situación generalizada en Europa pone más presión a los mercados energéticos y se suma a situaciones coyunturales que están tomando cierto cáliz de permanencia, como es la reducción de la producción nuclear en Francia, por el parón de la mitad de sus centrales, así como la baja generación hidroeléctrica en muchos países como consecuencia de la sequía que azota a casi todo el continente. Así, pese a que el precio del gas toca máximos diarios --el 7 de marzo marcó 199 euros por megavatio-hora--, en la cotización intradía todavía se sitúa lejos del pico de 335 euros por megavatio-hora de comienzos de marzo, tras la invasión de Ucrania.

El mayor temor ahora es qué pasará en invierno en Europa, con el suministro, pero también con los precios, porque una cosa está relacionada con la otra. El precio de la electricidad para el último trimestre de este año en Alemania o Francia no es nada halagüeño al alcanzar cifras de entre 500 euros por megavatio-hora, en el primer caso, y 1.000 euros por megavatio-hora, en el segundo, según el mercado de futuros. Este es el 'lugar' en el que los productores de electricidad e inversores intercambian electricidad para entregarla en un plazo determinado a un precio fijado de manera anticipada, de forma que establecen hoy el precio que creen que va a tener este suministro dentro de determinado periodo.

¿Quiere decir eso que se vayan a cumplir esos precios que marca el mercado de futuros? "Si hay energía suficiente no va a costar eso. Si al final todo es más favorable (menor temperatura, sin interrupción del flujo de Rusia, etc) los precios bajarán automáticamente", explica Carlos Martín Graña. "Al final los mercados de cualquier 'commodity' (materia prima) son financieros y se disparan por el miedo a no tener energía. No es cuestión de que la 'commodity' valga una cosa o la otra, sino el miedo a no tenerla", añade. El experto y consultor de Menta Energía, Francisco Valverde, incluso añade la posibilidad de que Europa establezca algún mecanismo para sacar al gas del mercado mayorista de la electricidad porque, aunque los países europeos no están tan expuestos a los precios del mercado como España, "al final se acabarán repercutiendo".

Compartir el artículo

stats