Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta patronal

Las pymes preparan el 'modo crisis' ante la amenaza de un otoño complicado

Las patronales alertan de que especialmente las pymes ultiman planes de contingencia ante el alza prolongada de costes

Las empresas ultiman sus propios planes de contingencia.

Que la escalada de la inflación se alargara más de un año no entraba en los planes de (casi) nadie y una vez las instituciones financieras y el Gobierno han empezado a moverse para tener que gestionar durante más tiempo un escenario con IPC de dos dígitos, es el turno de las empresas. Las previsiones de un otoño complicado -especialmente si Rusia corta el grifo del gas a Europa y la economía alemana se contrae- redoblan en las últimas semanas y las empresas ya ultiman sus propios planes de contingencia, según coinciden las distintas patronales.

"Los erte no van a ser suficientes en otoño, va a haber reestructuraciones", alertaba el presidente de Pimec, Antoni Cañete, en una reciente entrevista en El Periódico de Catalunya, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico. Desde las sectoriales y territoriales de la patronal de las pequeñas y medianas empresas catalanas le van remitiendo a la cúpula de la organización señales de que vienen curvas. Mismo mensaje ha mandado este lunes Cepyme, dependiente de la gran patronal española CEOE. “Muchas empresas están teniendo que ajustar sus horarios y reestructurar sus planes de producción ante el aumento de costes energéticos y de suministros”, ha alertado en un comunicado.

La afectación de esa tenaz alza de precios sobre las líneas de producción de las empresas ya es notable. Según la última encuesta de clima empresarial elaborada por Idescat, una de cada cuatro empresas ha visto aumentar sus costes en el último año el 25% o más, siendo la horquilla más frecuente de aumento de costes entre el 10 y el 25% y el sector más damnificado la industria. "Los precios están subiendo y van a subir, eso es inevitable. Y en otoño es más que probable que el consumo vaya a bajar, lo que obliga a todas las empresas a que centren su estrategia en aumentar la productividad de sus recursos. Es lo único que les va a permitir mantener sus márgenes", apunta el presidente de Pimec, Antoni Cañete.

La industria es el gremio que más está sufriendo el encarecimiento de la energía y la escasez de determinados suministros, que ya le ha obligado a tener que tomar medidas para amortiguar sus efectos. Por ejemplo, una de cada cuatro compañías industriales ha tenido que parar su producción. La traslación de mayores costes a precios está siendo la reacción habitual en el conjunto de la economía, siendo la vía para amortiguar la actual coyuntura por la que han optado siete de cada 10 compañías. 

"Muchas pymes viven un espejismo, porque ven que facturan más, pero luego cuando hablan con su gestoría les dicen que están en números negativos. Porque los costes se les han disparado", afirma el secretario general de Cepyme en Catalunya, César Sánchez. "¿Ante eso que pueden hacer? O subir precios o ajustar plantillas. Todo apunta a que el empleo se va a resentir, más de lo que ya estacionalmente se resiente en la segunda mitad del año", añade. En materia energética, según explica, las pymes renegocian tarifas con las compañías energéticas y tratan de invertir en mecanismos de mayor eficiencia, aunque Sánchez señala el estrecho margen que tienen por esa vía.

Márgenes en riesgo

El aumento generalizado de precios que lleva meses devorando el poder adquisitivo de los trabajadores amenaza ahora con ahogar los márgenes de beneficios de gran parte del tejido de pymes. Algo que, de momento, no está pasando entre las grandes empresas, tal como recoge la última encuesta de la central de balances. Según la misma, durante el primer trimestre del año la mitad de la gran empresa aumentó sus márgenes de beneficios pese a la ya galopante escalada del IPC.

Las pymes salvaron el primer año de pandemia –el más duro- conservando en positivo sus márgenes de beneficios, si bien estos se redujeron a la mitad, tal como recoge el anuario de la pime catalana publicado cada año por Pimec. "Tenemos que acabar con esa mentalidad entre las pymes de que es mejor morir solos que vivir unidos. Los empresarios tienen que tener una mentalidad abierta en los próximos meses para buscar socios o plantear fusiones", apunta el presidente de Pimec.

Compartir el artículo

stats