Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultura

Sudáfrica no se rinde ante Bruselas

Los exportadores de naranjas sudafricanos, en plena campaña en el hemisferio sur, intentan saltarse la nueva normativa de la UE para evitar plagas al enviar buques a Europa sin el tratamiento de frío impuesto

Un buque cargado de cítricos en el Puerto de Castelló, en una imagen de archivo. Gabriel Utiel

El control sanitario a la naranja de Sudáfrica ya es una realidad ‘oficial’ desde el pasado 14 de julio, aunque a la vista de la actitud del gobierno del citado país austral y de sus operadores citrícolas parece que no ha entrado realmente en vigor. La Comisión Europea exige a los países donde esté declarada la ‘Falsa polilla’ (una plaga que afecta a las explotaciones citrícolas) un preenfriamiento a 5 grados en origen y un tratamiento en tránsito a entre -1 y 2 grados durante 25 días. Con todo, Sudáfrica no se rinde ante la reciente decisión de Bruselas aprobada a través del Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (SCOPAFF).

El presidente de Sudáfrica, presionado por los lobis naranjeros de este país, redobla sus acciones diplomáticas ante la Unión Europea ante una decisión, según juzgan, podría frenar sus envíos de agrios al territorio de la UE ya que será más caro enviar contenedores y, por tanto, ya no se podrán comprar a precios tan competitivos en las tiendas del viejo continente. La Unión Europea importó 577.665 toneladas de naranjas entre septiembre de 2021 y junio de 2022, la cifra más baja registrada en ese periodo desde la campaña 2014/15, según el último informe de seguimiento del sector citrícola difundido por el Ministerio de Agricultura.

Sudáfrica fue el mayor proveedor extra comunitario de naranjas en la pasada campaña, con un volumen de 255.133 toneladas (+3% respecto a la campaña 2020/21), seguido de Egipto (201.382 t, -31,7 %), Zimbabue (26.298 t, +29,6%), Argentina (22.645 t, +384%) y Marruecos (22.194 t, -20%).

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, se ha reunido esta pasada semana con el máximo mandatario del Consejo de la Unión Europea, Charles Michel, para abordar, entre otras cuestiones, la situación de los cítricos. Sudáfrica no quiere perder su hegemonía en la UE. Los exportadores sudafricanos han estando llenando buques de mercancías con dirección a Europa para ser descargados sin cumplir los nuevos requisitos. Se habla de 48.000 toneladas, valorados en unos 35 millones de euros, que están en tránsito o ya en puertos europeos y para los que se cuestiona haber cumplido el nuevo tratamiento en frío..

Los nuevos reglamentos introducen amplios cambios en los actuales requisitos fitosanitarios aplicables a los cítricos procedentes de Sudáfrica. Exigen que las importaciones de cítricos se sometan a determinados procesos obligatorios de tratamiento en frío y a etapas de preenfriamiento durante períodos específicos antes de la importación, es decir, antes de que se envíen los productos. Con todo, Países Bajos se apuso a esta medida porque afectaría a gran parte de los operadores comercializadores de cítricos sudafricanos, cuya principal puerta de entrada a Europa es Rotterdam.

Sudáfrica sostiene que la implementación de las «estrictas nuevas regulaciones de entrada para las naranjas será imposible de cumplir y podría tener un gran efecto negativo en su industria de cítricos». ¿Qué hacer con estas partidas?

Unos 2.000 contenedores

Entre las naranjas que están de camino a Europa, y que ahora se ven amenazadas por la destrucción, según los exportadores sudafricanos, se encuentran envíos que se envasaron y despacharon antes de la publicación del nuevo requisito de tratamiento de frío en el Diario Oficial de la Unión Europea del pasado 21 de junio. Así, en torno a 2.000 contenedores (3,2 millones de cajas de 15 kilos) de naranjas ‘Navel’ y ‘Valencia’, con cuatro semanas de envío, «están en riesgo», según la Citrus Growers Association, la patronal que agrupa a los citricultores sudafricanos.

Justin Chadwick, CEO de la Citrus Growers Association(CGA), en el boletín semanal de esta entidad, reconoce que «existe el riesgo de que cientos de contenedores queden varados en las fronteras de la Unión Europea mientras las autoridades intentan darle sentido a un reglamento que carece de él. De hecho, el motivo de que se introduzcan medidas en mitad de la temporada es crear confusión y caos», sostiene este dirigente. Por eso, varios departamentos del Gobierno sudafricano están en consultas de alto nivel con sus homólogos de la Unión Europea para buscar una solución que evite la destrucción de la fruta.

Hasta la fecha, Sudáfrica ha exportado a Europa en torno a la mitad de la cantidad habitual de naranjas que exportaría al continente. Mientras que el año pasado por estas fechas ya había exportado cerca de 48.000 palés de ‘Navel’, este año ha enviado a Europa (y al Reino Unido) 26.500 palés de ‘Navel ‘hasta la semana 26ª.

Pese a las acusaciones de la CGA lo cierto es que el llamado cold treatment es un tratamiento estandarizado internacionalmente que, de hecho, la propia Sudáfrica ya está obligada a aplicar con un rango de temperaturas más exigentes en sus envíos a países China, Estados Unidos, Australia, Japón o Corea.

Compartir el artículo

stats