Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carburantes

El precio de los carburantes cae un 7,5% en un mes por el temor a la baja demanda

La subida de tipos de interés, la contracción de China o la guerra amenazan el consumo a futuro

Repostaje en una gasolinera. JOAN CORTADELLAS

Más de medio año ha pasado desde que el precio de los carburantes comenzara una escalada de precios histórica que, acrecentada por la guerra de Ucrania y sus efectos, ha golpeado con fuerte estruendo los bolsillos de los conductores. Sin ir más lejos hoy, en pleno periodo de vacaciones y pese a la ayuda del Gobierno para descontar 20 céntimos por cada litro de repostaje –una medida que entró en vigor el pasado 1 de abril–, la realidad es que echar 50 litros de gasolina al depósito ha pasado de costar alrededor de 70 euros el año pasado a más de 88 euros (ya con el descuento del Ejecutivo), mientras que en el diésel, esos 50 litros han pasado en un año de los 62,75 euros a los 87,15 euros con descuento.

Sin embargo, a pesar de estos incrementos, una realidad se abre paso desde hace un mes: la de una caída de los precios en estos carburantes en España. No en vano, si se toma como referencia la evolución en el último mes (21 de junio a 21 de julio) de ambos en la autonomía, el coste de cada litro de gasolina se ha desplomado un 7,59 %, pasando de costar el litro 2,135 euros –el pico del mismo se había dado cuatro días antes de esa jornada, el 17 de junio, con 2,145 euros por litro– a los actuales 1,973. En paralelo, en ese mismo periodo, se ha visto como el precio del diésel se reducía un 7,44 %, pasando de los 2,099 euros por cada litro añadido al depósito el 21 de junio –dos días después se alcanzaría el tope, 2,103 euros por litro– a los 1,943 que se anotaron el pasado jueves.

Contexto internacional definitorio

No obstante, ante este escenario, ¿cómo puede ser que los precios se estén desplomando en un momento en el que la demanda de gasolina y diésel crece por la mayor presencia de españoles en las carreteras en busca de sus vacaciones? La respuesta a ello se encuentra en la situación que se vive en el ámbito internacional.

Porque en un momento de clara incertidumbre son los indicadores del precio del petróleo a nivel global los que también sufren retrocesos. Sin ir más lejos, el barril de Brent ha visto como su precio actual se ha situado en torno a los 100 euros –el viernes cerró a 103,91 euros– cuando hace menos de dos meses llegó a superar los 120 euros. Tras ello se encuentran previsiones como la de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que prevé una menor demanda de petróleo a causa de la desaceleración económica.

No en vano, en ese marco de menor crecimiento, a la guerra de Ucrania –cuya conclusión sigue sin perfilarse en el horizonte– se suman otros factores que se están sucediendo en las últimas semanas, como la evolución de los datos económicos de China –que han vivido en el segundo trimestre debido a los confinamientos covid y los problemas inmobiliarios– una contracción del 2,6 %, aumentando así el temor a un impacto en el crecimiento mundial.

Asimismo, la subida de medio punto de los tipos de interés por el Banco Central Europeo la pasada semana o del 0,75 % en el caso de la Reserva Federal de EEUU para luchar contra la inflación galopante también apuntan a una bajada mayor de la demanda, lo que a futuro pueda acabar derivando en nuevos descensos en el precio del petróleo y, con ello, también del combustible.

Compartir el artículo

stats