Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma de Escrivá rebaja las cuotas a más de 78.000 autónomos canarios

La patronal da el ‘sí’ definitivo al nuevo sistema, que reduce las cotizaciones a los autoempleados que menos ingresan, y comenzará a aplicarse el próximo año

Una peluquera adecenta su negocio en Tenerife.

Todas las organizaciones de autónomos dieron ayer el ‘sí’ al nuevo sistema de cotizaciones para el colectivo, impulsado por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, que bajará las cuotas a más de 78.000 autoempleados en Canarias que ingresan menos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Una reforma que entrará en vigor el próximo año y a partir de la que los trabajadores por cuenta propia pasarán a cotizar en función de sus rentas, una demanda histórica del sector. Las cuotas oscilarán entre los 230 y los 500 euros, dependiendo de las ganancias que declaren cada uno de ellos.

A nivel nacional, con el nuevo esquema unos dos millones de autónomos pagarán menos cuota de la que abonan actualmente. Esa es la estimación que ha realizado el Ministerio en función de los datos aportados por la Agencia Tributaria –correspondientes a 2019– de los rendimientos de los autónomos. Estos algo más de dos millones de autoempleados ingresan menos que el SMI, o lo que es lo mismo, ganan menos que 1.166 euros al mes. Para ellos, el nuevo sistema de cotización supondrá un ahorro de entre 767 y 227 euros el primer año de aplicación, en función de si ingresan menos de 670 euros, entre esa cifra y 900 euros o por debajo de 1.166 euros. 

Las aportaciones a la Seguridad Social oscilarán entre los 230 y los 500 euros al mes

decoration

En Canarias, acorde a las cifras de la Agencia Tributaria del año 2019 –las últimas disponibles– se encuentran en esta situación algo más de 78.000 autónomos. Aunque se debe tener en cuenta que esta cantidad pueden haber variado ya que en los últimos años se ha producido un aumento del autoempleo en el Archipiélago. Tanto que las Islas cerraron el mes de junio con un récord de autónomos, superando por primera vez las 136.000 personas inscritas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

En el lado contrario, 1,1 millones de autónomos de todo el país con rendimientos de negocio superiores al SMI , algo más de 50.000 en Canarias. Que o bien rebajarán ligeramente sus cuotas, las mantendrán o verán incrementadas sus contribuciones obligatorias. Los trabajadores por cuenta propia que más tendrán que aportar serán aquellos cuyos ingresos superen los 6.000 euros mensuales, a los que se les impondrá una cuota de 500 euros. 

La reforma de Escrivá rebaja las cuotas a más de 78.000 autónomos canario

La reforma de Escrivá rebaja las cuotas a más de 78.000 autónomos canario

Tras casi siete meses de intensas negociaciones, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), la última organización que faltaba para suscribir el nuevo sistema de cotizaciones, dio su apoyo a la reforma de Escrivá. Un día antes las organizaciones vinculadas a los sindicatos, Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae), ya habían mostrado su beneplácito al último texto remitido desde Seguridad Social. Unos acuerdos que permiten al ministro atar así todos los consensos en el seno del diálogo social y sacar adelante una reforma que entrará en vigor a partir del 2023. 

A las nueve de la mañana de ayer la junta directiva de ATA se reunió de urgencia para votar afirmativamente el preacuerdo alcanzado de madrugada con la Seguridad Social. 

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, se mostró conforme con que el acuerdo vaya como Real Decreto-ley al Consejo de Ministros el próximo martes, como ha anunciado el ministro, al tiempo que ha pedido a los grupos parlamentarios que apoyen el texto, puesto que las asociaciones de autónomos ya han cumplido con el mandato dado por el Pacto de Toledo. 

Amor reconoció que, al comienzo de las negociaciones, los planteamientos presentados le parecían «una entelequía», con propuestas «inasumibles» tanto para los autónomos como para el sistema de cotizaciones. 

Estos meses de negociación han sido «un proceso muy largo y complejo», dijo Amor y subrayó que el objetivo de ATA ha sido avanzar hacia «un sistema asumible para los autónomos y sostenible para el sistema», que garantizara la protección social para el colectivo.

Queda solo pendiente la votación de la CEOE, que refrenda hoy el acuerdo por una cuestión «formal» pero Amor aseguró que en el preacuerdo alcanzado con la Seguridad Social están incluidos ATA, CEOE y Cepyme.  

El presidente de ATA en Canarias, Juan Carlos Arricivita, afirmó ayer que el colectivo está «satisfecho» con el acuerdo alcanzado y recordó que las tablas de cotización finalmente aprobadas nada tienen que ver con las que presentó en primer lugar el Ministerio. 

A lo largo de los últimos meses, el Gobierno y las asociaciones de autónomos han llevado a cabo un tira y afloja para tratar de ponerse de acuerdo. Por momentos las organizaciones empresariales estuvieron más fuera que dentro del pacto, si bien durante las conversaciones las posiciones iniciales de Seguridad Social se han ido rebajando para tratar de atraerlos hacia el ‘sí’.

Del primer esquema de tramos con cuotas entre los 202 euros y los 1.266 euros, Escrivá ha virado hacia una reforma menos ambiciosa en lo que a equidad se refiere. Finalmente las cuotas serán a partir del 2023 de entre 230 y 500 euros. Y el despliegue de la reforma será en tres años, mientras las primeras propuestas pretendían abarcar hasta el 2031. 

Escrivá se ha ido moviendo y desde la patronal han accedido a entrar a participar de la reforma, conscientes de que quedarse fuera podía implicar una mayor contundencia a la hora de gravar a los autónomos con mayores ingresos. Empezaron entonando el discurso del «hachazo» y ayer en su comité ejecutivo han bendecido la reforma. Un guión en la negociación similar al que sucedió con la reforma laboral, que la patronal acabó apoyando en aras de «minimizar daños» y evitar que en el Congreso las formaciones más a la izquierda pudieran plantear modificaciones más lesivas para sus intereses.

El acuerdo amplía bonificaciones y establece la tarifa plana en 80 euros durante un año

decoration

Ahora, una vez la CEOE y ATA han acabado estampando su firma en el acuerdo, queda que este sea aprobado por el Consejo de Ministros para que inicie su tramitación en las Cortes Generales. 

«Este no será el texto definitivo», recordó Arricivita, ya que los diferentes partidos podrán introducir enmiendas a lo ya redactado. Un proceso que señaló espera que sirva para mejorar todavía más la reforma. Además, insistió en que los cambios consensuados van más allá de la reforma del sistema de cotización, ya que también se han introducido otras cuestiones como la ampliación de la bonificación para las madres autónomas trabajadoras, una bonificación del 40% para el familiar colaborador agrario y se establece la tarifa plana en 80 euros durante un año, ampliable otros doce meses si no se alcanza el SMI. 

Compartir el artículo

stats