Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hogares | La subida de los precios asfixia la economía doméstica

La inflación devora 2.300 millones en salarios y ahorros en Canarias

La vida se encarece un 4,9% en las Islas en el último año y la mayoría de los trabajadores afronta la subida con la misma nómina

Varias personas hacen la compra en un supermercado del Archipiélago. Andrés Gutiérrez

Unos 2.300 millones de euros. Es el montante que la inflación les ha hurtado a los salarios y los ahorros de las familias canarias. Y eso pese a que el Índice de Precios de Consumo (IPC) en el Archipiélago es algo más bajo que en el conjunto del país, donde el extraordinario encarecimiento del coste de vida ya les ha restado a los depósitos bancarios y los sueldos de los asalariados alrededor de 100.000 millones. No obstante, también es verdad que las nóminas son en las Islas mucho más modestas que, en general, en el resto de España. Así que lo uno por lo otro: la ola inflacionaria que comenzó en abril del año pasado está menguando por igual los bolsillos de los murcianos, madrileños, gallegos o canarios.

En cifras nacionales, el IPC continuó su escalada en junio, mes en el que se incrementó en otro punto y medio para llegar así al 10,2% en tasa interanual. Se trata de la inflación más alta desde 1985, la más alta en 37 años. Lo peor, con todo, es que la inflación subyacente está ya en el 5,5%, el mayor porcentaje desde 1993. Este indicador, el subyacente, es el resultado de excluir del cálculo del IPC el coste de la energía –gasolina, gas, luz...– y de los alimentos frescos. Al sacar de la ecuación estos productos, cuyos precios son siempre muy volátiles, es decir, siempre muy dependientes del momento –basta con ver hasta qué punto se ha disparado la factura de la luz por la crisis energética, agravada después por la invasión rusa de Ucrania–, se obtiene así un indicador que muestra cómo la inflación va infectando toda la cadena productiva. Por eso un IPC subyacente desbocado enciende todas las alarmas, porque es el que mide la inflación estructural, la que no está vinculada al momento. La que viene, en definitiva, para quedarse. Y está en máximos, cabe insistir, desde 1993.

Las familias de la región tienen en los bancos 26.000 millones que se devalúan día tras día

decoration

Esta histórica escalada de los precios, que despuntó a finales del último verano y que la mayoría de los analistas calificaba entonces de coyuntural, ha reducido sobremanera el poder adquisitivo de los ciudadanos. El mismo dinero ya no da para comprar lo que se compraba antes de la ola inflacionaria. Los sueldos no han subido en la medida en que lo ha hecho el coste de vida –de hecho no han subido ni un euro para la mayoría de los trabajadores– y los ahorros se devalúan día tras día lastrados por los bajos tipos de interés que han caracterizado la política monetaria europea en los últimos años. En este escenario, la cuantificación aproximada del dinero que la inflación les ha robado a los hogares del Archipiélago en salarios y depósitos ronda los 2.300 millones de euros.

7,3% en mayo

Lo primero para calcular el impacto de la carestía en los bolsillos de las familias isleñas es concretar cuánto han subido los precios en la Comunidad Autónoma. El último dato regional es el correspondiente a mayo, cuando el IPC se situó en Canarias en tasa interanual en el 7,3%. Sin embargo, no es lo más adecuado utilizar el porcentaje mensual más reciente, sino el promedio de los últimos doce meses. Pues bien, resulta que el IPC se incrementó en las Islas una media del 4,9% entre junio de 2021 y mayo de 2022. En términos gruesos, esto significa que lo que costaba cien euros ahora cuesta 104,9 euros. Por lo tanto, hace falta más dinero para comprar lo mismo, con lo que los sueldos y los ahorros se devalúan.

Lo segundo a tener en cuenta son precisamente los sueldos. La contabilidad nacional del INE muestra que la suma de las retribuciones anuales de los asalariados españoles asciende a unos 583.000 millones de euros. De este total, un 3,8% –unos 22.100 millones– corresponde a Canarias.

Hasta 636.000 de los 785.000 asalariados isleños mantienen el sueldo congelado

decoration

En la región hay 785.000 asalariados. De todos ellos, tan solo 149.000 han disfrutado de subidas de sueldo en lo que va de año. Las nóminas de 37.651 se han revalorizado una media de un 3,3%, mientras las del resto –los que trabajan en sectores donde las relaciones laborales están reguladas por convenios interautonómicos– han aumentado un 1,95%. De modo que esos 37.651 han perdido un 1,6% de poder adquisitivo; otros 111.000 han perdido un 2,95%; y a la gran mayoría, 636.000, la ola inflacionaria se le ha llevado el 4,9% de su poder de compra. En términos cuantitativos esto supone una pérdida global de renta de cerca de mil millones de euros.

Además, las familias canarias tienen depositados en los bancos unos 26.000 millones, un dinero prácticamente sin retribución alguna por los bajos tipos de interés y que se ha devaluado así en unos 1.275 millones de euros.

Compartir el artículo

stats