Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Federación Regional de Cofradías rechaza que se pida el cese de Dorta

Su portavoz David Pavón insiste en que «no hay motivos» para solicitar su dimisión y abala el trabajo realizado en esta legislatura

Embarcaciones de pesca. E.D.

La Federación Regional de Cofradías de Pescadores de Canarias se mostró ayer en contra de la solicitud de cese del director general de Pesca, Carmelo Dorta, después de que las federaciones provinciales de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife lo hayan reclamado por escrito a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias. Su representante David Pavón insistió en que «no hay motivos» para reclamar la dimisión de Dorta y mostró su apoyo al trabajo que ha desarrollado en los últimos tres años. «Siempre se puede hacer mejor, pero considero que se ha volcado con el sector», recalcó. Además, puntualiza que 11 de las 13 cofradías que conforman la asociación regional, y que también están presentes en la provinciales, desconocían que se hubiera solicitado la dimisión y se mostraron también en contra. «Estamos sorprendidos e indignados porque a estas cofradías no se les ha consultado», recalca.  

Las dos federaciones provinciales han acusado a Dorta de paralizar proyectos vitales para los pescadores de Canarias y de dividir al colectivo mostrando un trato favorable hacia la Federación regional. Algo que Pavón también rechaza y asegura que su objetivo siempre ha sido integrar a todas las cofradías, aunque estas puedan seguir formando parte de los colectivos provinciales, para unificar y hacer más fuerte al sector en el Archipiélago. «Y seguimos con la mano tendida aunque hemos visto que es difícil trabajar en equipo», lamentó. 

Bajo su punto de vista, lo que se esconde detrás de este conflicto es «una campaña brutal» para acabar con la Federación Regional de Cofradías. Creada en 2015 con el objetivo de unir al sector, desde su nacimiento ha sido atravesada por varias disputas que han acabado provocando que buena parte de las cofradías la abandonasen. «Es un juego de tronos y nuestra aparición la vieron como una amenaza», expone Pavón, que cree que se busca disolver la entidad a la que él representa para poder repartir la subvención que recibe.

Compartir el artículo

stats