Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias pierde una de cada cuatro explotaciones agrícolas desde 2009

En diez años han desaparecido el 12% de las granjas del Archipiélago | Los árboles de frutas tropicales y las viñas resisten como los cultivos mayoritarios en las Islas

Un agricultor trabaja en su finca de La Palma. Andrés Gutiérrez

La sangría del campo canario parece no tener fin. Desde 2009, el Archipiélago ha perdido una de cada cinco explotaciones agrícolas ante el abandono de un sector acuciado por la baja rentabilidad y la falta de relevo generacional. Así lo ha puesto en evidencia el Censo Agrario, publicado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que recoge datos de 2020. Entre esos años, han desaparecido en las Islas 2.788 unidades de explotación, el equivalente a las empresas en otras actividades económicas, hasta quedar un total de 11.385 en toda Canarias.

Las explotaciones ganaderas no han corrido mejor suerte. Desde 2009 han desaparecido el 12,8% de las que existían en las Islas. También se han reducido el número de animales en concreto, un 6,8%, teniendo mayor incidencia en la cabaña ganadera de conejos, equinos, ovinos y porcinos.

Pero es que la situación del sector primario puede haberse agravado, ya que el periodo de referencia de estos resultados comprende desde octubre de 2019 hasta septiembre de 2020, por lo que no recoge los efectos que ha podido provocar la pandemia a largo plazo ni tampoco la pérdida que ha supuesto la erupción volcánica de La Palma. Tampoco los que ha generado el alza de los costes que está asfixiando a los agricultores y sobre todo a los ganaderos canarios.

«Cuando se vuelvan a actualizar los datos podemos llevarnos una desagradable sorpresa», lamenta Theo Hernando, secretario general de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), quien incide en que si se amplía el periodo de referencia la caída del número de explotaciones en el sector primario isleño es todavía más persistente.

Bajo su punto de vista, el abandono responde a que el sector es en estos momentos «una de las actividades con mayor riesgo», ya que «no sabes si vas a poder vender el producto al precio que necesitas para que sea rentable».

La actividad está en riesgo por su baja rentabilidad y la falta de relevo generacional

Por eso, insiste en que es urgente que comience a aplicarse la Ley de la Cadena Alimentaria, que obliga a vender a un precio superior al de los costes de producción. Ahora, al no estar implantada los profesionales del sector están teniendo problemas para hacer frente a los sobrecostes que, por ejemplo, está generando la guerra en Ucrania.

Hernando sostiene que los ganaderos están siendo los más afectados por los efectos del conflicto en Europa, sobre todo por el alza de los insumos. «La alimentación de los animales, que supone entre un 60 y un 70% de todos sus gastos, se ha disparado en los últimos meses», sostiene. Algo que está poniendo en aprietos a las granjas isleñas.

Sin embargo, a pesar de la drástica reducción del número de explotaciones agrícolas, la superficie agrícola utilizada (SAU) no ha descendido en la misma proporción. El número de hectáreas ha caído un 1,6%, de acuerdo con los datos del Censo, y se han abandonado 936 hectáreas.

Esto se produce por que el terreno que dejan las pequeñas explotaciones «las primeras en cerrar al no tener mucho colchón económico» está siendo absorbido por otras empresas medianas y grandes. Las compañías buscan aglutinar superficie porque abarata los costes, apunta Hernando.

Algo que, aunque está sucediendo en Canarias a menor escala, se multiplica en la Península. «Las explotaciones que abren ahora son de un calibre importante, más profesionalizadas y tecnificadas y que requieren de una mayor inversión», detalla, lo que las hace más rentables. De hecho, mientras a nivel nacional las unidades de explotación se han reducido un 7,4% hasta las 914.871, la superficie agraria utilizada total era de 23,9 millones de hectáreas, con un incremento del 0,7% respecto al anterior censo de 2009.

En estos años, poco a cambiado respecto a la distribución de los cultivos en el Archipiélago. La extensión mayoritaria, 9.766 hectáreas, la ocupan los árboles frutales tropicales y subtropicales, donde se enmarcan variedades como el plátano, el rey de los cultivos del Archipiélago, pero también los aguacates, que han experimentado un alza importante en los últimos años. A los tropicales le sigue en extensión el cultivo de la viña, también muy arraigado en las Islas.

Cada vez hay más jefas

Aunque los hombres siguen siendo mayoría entre los jefes de las explotaciones agrícolas del Archipiélago al frente de las fincas cada vez hay más mujeres. Su presencia se ha incrementado un 10,7% desde 2009, según el Censo Agrario, y actualmente existen 2.886 féminas que ejercen el liderazgo. Si se tienen en cuenta ambos sextos, existen 11.385 jefes de explotación en las Islas y el 38% tiene ya más de 65 años.

Compartir el artículo

stats