Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pan, las carnes y los huevos: estos son los productos que encarecen la cesta de la compra

Canarias, con el IPC en el 7,1% registra la tasa más baja de todo el país

Varias personas realizan la compra en un supermercado. | EP

Hacer la compra en Canarias es cada vez más caro a pesar de que los carburantes y la electricidad dieron en abril un leve respiro a una inflación que sigue por las nubes y que se sitúa en las Islas en un 7,1%, por debajo de la media nacional del 8,3%. Bajaron los costes de la energía, sin embargo los precios de los alimentos y las bebidas se desbocaron un 10,4% en abril por el encarecimiento del aceite, los huevos, la carne, el pan y la leche entre otros. En concreto, el Índice de Precios de Consumo (IPC) descendió un 0,1% intermensual –el nacional lo hizo un 0,2– y recortó su tasa interanual 1,3 puntos. Canarias, además, registró la tasa más baja del país, seguida por la de con Ceuta (7,3%) y Madrid (7,7%).

El bocadillo de tortilla es cada vez menos asequible para los isleños que han visto como en solo un mes el pan ha aumentado su precio un 4,8% y un 11% si se compara con las cifras de hace un año. En el caso de los huevos ocurre lo mismo, el coste ha repuntado un 7,8% en cuestión de 30 días, y un 16% respecto a abril del 2021. También destacan los incrementos de los precios en los aceites comestibles (7,8%), las carnes de ave (8,9%), vaca (5,3%), las legumbres y hortalizas (4,3%). Por lo que el potaje canario también sigue al alza.

El crecimiento en términos interanuales es todavía mayor en los aceites comestibles (42,9%), las carnes de ave (16,3%) y de vaca (15,8%), las legumbres y hortalizas (14%), la leche (12,2%) y los productos lácteos (10,2%). También sufrieron un incremento de un 1,5% los muebles y artículos del hogar y de un 1% todo lo relacionado con el ocio y la cultura, por el notable crecimiento, en este último caso, del subgrupo relacionado con los paquetes turísticos (10,7%).

Las medidas del Gobierno y, en concreto, la bonificación de 20 céntimos sobre el litro de carburante que entró en vigor el 1 de abril han contribuido a relajar la presión de los precios energéticos. La información proporcionada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revela que los carburantes y combustibles, experimentaron una caída de sus precios del 7,1%.

A pesar de esta ligera mejora los empresarios temen los registros de inflación subyacente, es decir el índice de precios al consumo cuando éste no toma en cuenta ni los productos energéticos ni los alimenticios sin elaborar. Este dato subió en abril un punto y medio, reflejando que la presión inflacionista adquiere tintes estructurales y que los precios de la energía y el transporta ya se filtran a otras partidas. En un año, el incremento de la inflación subyacente se aceleró hasta el 4,2%, su nivel de precios más elevado de toda la historia. 

Compartir el artículo

stats