Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos «míseros» céntimos más: el pacto de la leche se va por el sumidero

Los ganaderos se quejan de que queseros y supermercados apenas han subido los precios a pesar de la reunión celebrada hace diez días con Ángel Víctor Torres

Grupo de vacas de una granja. José Carlos Guerra

Promesas en el aire y buenas intenciones pero poca ayuda. Es el resumen que hacen los ganaderos del "acuerdo" alcanzado el pasado 2 de mayo con las industrias queseras y las cadenas de distribución en el que ambos sectores se comprometieron a pagar más a los productores por la leche para que estos pudieran, cómo mínimo, cubrir sus gastos. Se planteó un incremento de entre 12 y 15 céntimos y los granjeros recuperaron la esperanza. Parecía que había luz a final de túnel, pero solo lo parecía. Diez días más tarde los ganaderos han tenido que conformarse con una subida de dos céntimos el litro, lo que todavía queda muy lejos de cubrir los costes de producción.

Presidencia aplaude el leve incremento, que aún incumple la Ley de Cadena Alimentaria

decoration

El litro de leche se pagó en abril a 48 céntimos y en mayo a 50, pero a los granjeros les cuesta producirla 60, lo que implica el incumpliendo de la Ley de Cadena Alimentaria que impide que ningún eslabón venda por debajo de lo que ha pagado. El presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, actuó de mediador en la reunión celebrada a principio de mes con queseros y supermercados y en ella insistió en la importancia de hacer cumplir la norma. Pero fue precisamente el equipo del presidente el que, a través de un correo electrónico, anunció a los ganaderos que la subida tan solo sería de dos céntimos. "Este es un primer paso que valoramos positivamente", apunta el mensaje del presidente que indigna a los ganaderos. "La subida es una miseria, no es suficiente y no nos está ayudando", asegura el gerente de la Sociedad Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria, Nicolás Pérez, quien reconoce que "esperaba mucho más" del compromiso.

Tras meses de esperas y aplazamientos el encuentro del 2 de mayo se celebró exclusivamente para negociar la subida de la leche porque los granjeros están al límite debido al encarecimiento de la alimentación, los forrajes y los fletes. Por poner un ejemplo, antes un saco de millo para vacas les costaba 3,70 euros y ahora ya está en once. Algunas granjas ya hablan de una pérdida de tres euros diarios por animal como consecuencia del incremento de los costes. Lo cierto es que en el encuentro no se concretó cuándo se produciría la subida y se habló de un incremento progresivo pero los ganaderos aseguran que "ya no hay tiempo para eso". "Están dando agua a cucharadas a una persona moribunda", afirma una productora que prefiere no dar su nombre.

Según Pérez la situación ya ha llevado a algunos ganaderos a sacrificar las vacas con baja producción sin embargo todavía los registros de los mataderos de las Islas no han experimentado un incremento notable de sacrificios. "Sabemos las dificultades que están pasando lo granjeros, por lo que no nos extrañaría que en las próximas semanas esto se reflejara en nuestros datos", afirma la gerente del matadero de Tenerife, Cristina Sierra.

Algunas granjas sufren una pérdida diaria de tres euros por el aumento de los costes

decoration

Las industrias queseras y las cadenas de distribución no solo se comprometieron a cumplir con la petición de los ganaderos, sino que además acordaron hacerlo sin repercutir en el bolsillo de los consumidores, es decir, reduciendo sus márgenes de beneficio. Los granjeros tampoco quieren que la subida del precio repercuta en los canarios, pero aseguran que si desaparece la ganadería de las Islas las consecuencias serán mayores para la cesta de la compra canaria.

El encuentro con el Gobierno autonómico como mediador se repetirá en junio para seguir la evolución del mercado y los granjeros confían en que de la cita salgan medidas más efectivas que las puestas en marcha hasta el momento. El representante de la Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria afirma que los productores son pacíficos y no quieren llegar al punto de "tirar la leche en las calles a modo de protesta" pero reconoce que si no hay resultados tras la próxima reunión, volverá a convocar al sector para "decidir que pasos tomar".

Ayuda de 8,2 millones para combatir la inflación


El Gobierno de Canarias pretende dar oxígeno a los ganaderos con una partida de 8,2 millones de euros para compensar al sector por la pérdida de rentabilidad generada por los elevados precios de los insumos como consecuencia de la guerra en Ucrania. El portavoz del Ejecutivo canario, Julio Pérez, explicó ayer que para sufragar esta ayuda se ha autorizado una modificación de crédito a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas. Así mismo, aseguró que esta nueva línea de subvención directa responde a las necesidades del sector que se recogen en un informe elaborado por la Consejería ante la «excepcional pérdida de rentabilidad que ha sufrido» y que ya arrastraba debido a la pandemia de coronavirus. Advirtió, en cualquier caso, que estas responden a la nueva situación internacional generada por el conflicto en el este de Europa y que, de no ser suficientes, se estudiarán más. Según explicó el portavoz, el objeto es evitar que pueda desaparecer «una actividad económica básica para el Archipiélago». | Efe

Compartir el artículo

stats