Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Islas vuelven al ‘top ten’ del paro joven en Europa pese al récord de ocupados

El desempleo juvenil regresa en España a las cifras precovid pero en Canarias supera otra vez el 50%

Una oficina pública de empleo de la Comunidad Autónoma. Efe

La crisis del coronavirus ha agravado uno de los principales problemas del mercado laboral en Canarias: su altísima tasa de desempleo juvenil. Las Islas celebrarán el domingo el 1 de mayo, el Día Internacional de los Trabajadores, con récord histórico de ocupados y de afiliados a la Seguridad Social. Pero también con un porcentaje de paro joven de hasta el 52,2%. Es decir, con más de la mitad de su población de menos de 25 años en condiciones y con ganas de trabajar en las colas de las oficinas públicas de empleo. De cada cien, solo 48 tienen un puesto de trabajo. No solo se trata de la tasa más alta del país –la media en España es del 30,7%, más de 20 puntos por debajo de la ratio del Archipiélago–, sino que, de hecho, en ninguna otra Comunidad Autónoma llega al 50% y solo en una, Extremadura –46%–, supera el 40. Las Islas vuelven así a entrar en el grupo de las regiones europeas más castigadas por el desempleo juvenil.

En concreto, Canarias se coloca una vez más, y a su pesar, en el particular top ten de los territorios con los mayores porcentajes de paro joven del Viejo Continente junto con regiones como Sterea Ellada, en la Grecia central, donde la tasa se va por encima del 60%. Algo que no supone una novedad pero que parecía venir corrigiéndose poco a poco hasta el estallido de la pandemia. La Comunidad Autónoma cerró 2019, el último año antes de la irrupción del coronavirus, con un porcentaje de desempleo juvenil del 35,3%. Es verdad que ya era una tasa altísima, pero no es menos cierto que se trataba de la más baja desde el 28,7% del tercer trimestre de 2008, esto es, la más baja en 11 años. Es más, el Archipiélago había logrado, muchos años después, despedir 2018 fuera del nefasto top diez de las regiones europeas más castigadas por el paro joven. Y la tendencia, cabe insistir, continuó durante todo 2019 hasta que la covid se encargó de estropear de nuevo las cifras. Aquel 35,3% de finales de 2019 era dos años después, a finales de 2021, un 52,2%, casi 17 puntos más. Así pues, las Islas cayeron de nuevo en 2020 en ese negro top ten, lo que no sorprende teniendo en cuenta que Canarias fue uno de los territorios más golpeados no ya de España, sino de toda Europa, por la paralización del turismo para contener el avance del coronavirus. Ceuta, Melilla, Mayotte, la susodicha Grecia central y la conurbación turca de las ciudades de Mardin, Batman, Simak y Siirt lideran junto con Canarias el ranking de Eurostat.

Los datos de la Encuesta de población activa del Instituto Nacional de Estadística muestran que mientras que España, en su conjunto, ya se ha recuperado de la crisis de la covid –al menos en lo que al desempleo juvenil se refiere–, Canarias, en cambio, está lejos de lograrlo. El país cerró 2019 con la tasa de paro joven ligeramente por debajo del 31%, la misma con la que cerró el año pasado. La Comunidad Autónoma, en cambio, pasó de aquel 35,3% al 52,2. Queda ahora por ver, con la EPA del primer trimestre de 2022, si la recuperación del turismo en el inicio de este año, con los buenos datos de Semana Santa, ha sido suficiente para volver a bajar de forma más o menos sensible el desempleo juvenil.

Con todo, la mejora sí se nota ya en las cifras de ocupados y afiliados a la Seguridad Social, aunque no en los niveles en que se han recuperado para el global de edades. En marzo hubo en Canarias una media de 40.187 afiliados a la Seguridad Social menores de 25 años. En febrero de 2020, el mes anterior al del inicio del confinamiento nacional, eran 42.516, y a finales de 2019 se rozaban los 46.000. Así que el récord de afiliados no se produce en la franja más joven de la población.

Hay que recordar, eso sí, que el porcentaje de menores de 25 en la cola del paro llegó hace no tanto, a finales de 2012 y comienzos de 2013 aún en plena crisis financiera, a la friolera del 70%, porcentaje al que no se ha llegado en ningún momento durante la crisis de la covid-19.

Compartir el artículo

stats