Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Unicaja afronta su junta de accionistas en medio de la polémica en torno a Medel

El banco celebra este jueves en Málaga la junta que debe aprobar la renovación parcial del consejo, incluida la reelección de los cuatro consejeros de la Fundación | El patronato se reunirá en Antequera para abordar los requerimientos de Economía

La sede central de Unicaja Banco, situada en la avenida de Andalucía, en Málaga capital.

Unicaja Banco afronta mañana jueves 31 de marzo a las diez y media de la mañana su junta general ordinaria de accionistas (que debe aprobar, entre otras cuestiones, la renovación parcial de su consejo de administración) en un ambiente absolutamente convulso debido a la tremenda crisis de gobernanza que afecta a su accionista principal, la Fundación Bancaria Unicaja, en la figura de Braulio Medel, su presidente, cuya "idoneidad y honorabilidad" para seguir en el cargo fueron puestas en duda la semana pasada por el Protectorado de las Fundaciones Bancarias, órgano dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital que encabeza Nadia Calviño.

Medel, de hecho, ha convocado también para este mismo jueves en Antequera, a las doce y cuarto de la mañana, la reunión extraordinaria del patronato de la Fundación que le reclamó el Protectorado por carta, y del que debe salir, con el acuerdo del resto de patronos, el encargo a una instancia independiente de un informe que evalúe la gestión del presidente y permita dilucidar si puede continuar en el cargo. Las decisiones que se vayan a adoptar en esa reunión, en todo caso, son difíciles de calibrar, dadas también las enormes diferencias que Medel mantiene con varios patronos críticos con su gestión.

En lo relativo a la junta de accionistas del banco malagueño, fuentes financieras comentaron que, de entrada, todos los puntos del orden de día tendrían que ser aprobados sin problemas ya que las propuestas elevadas a esta cita han sido acordadas previamente por el consejo de administración del banco, cuyos integrantes representan una parte importante del accionariado de la entidad.

El plato fuerte de la junta, en la que también se aprueban las cuentas de 2021, el informe de gestión y la propuesta del reparto de dividendos, es el quinto punto del orden del día, donde se someterá a votación la propuesta de renovación parcial del consejo, que viene motivada por el hecho de que siete de sus 15 integrantes (dos consejeros independientes, cuatro dominicales y el propio presidente, Manuel Azuaga, todos ellos procedentes de Unicaja antes de la fusión con Liberbank en 2021) acababan este año su actual mandato.

Tras arduas discusiones dentro del propio consejo que duraron semanas en busca de la mejor composición para la gobernanza de la entidad y el cumplimiento del protocolo de integración que firmaron en su día Unicaja y Liberbank, el banco aprobó el pasado 25 de febrero una propuesta que debe ser ahora refrendada por los accionistas y que, incluye, como punto más delicado, la renovación de los cuatro consejeros dominicales que representan a la Fundación Bancaria Unicaja (Juan Fraile, Petra Mateos-Aparicio, Manuel Muela y Teresa Sáez). La Fundación, que tiene un 30,2% del accionariado del banco, propuso a estos consejeros para su reelección en una sorpresiva reunión de su patronato convocada el día de Navidad y celebrada el pasado 28 de diciembre, lo que motivó que los patronos críticos con Medel solicitaran amparo al Protectorado de las Fundaciones.

La cuestión de fondo es que estos consejeros nombrados por la Fundación han votado en varios ocasiones conforme a las tesis del actual consejero delegado de la entidad, Manuel Menéndez, que procede de Liberbank. Esta posición ha motivado fuertes y crecientes críticas en Málaga de parte de ámbitos institucionales, políticos y sindicales, que vienen denunciando desde hace meses que el binomio Menéndez-Medel ha propiciado que el peso decisorio en el consejo pase a estar dominado por los representantes de la antigua Liberbank, trastocando el espíritu de la fusión, donde Unicaja fue la entidad dominante con una ecuación de canje del 60%-40%.

El temor, reiterado de forma explícita hace unos días por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, o por el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, es que la sede de Unicaja en Málaga pueda quedar en un futuro "vaciada" de contenido, y que las grandes decisiones estratégicas relativas a la entidad se tomen desde fuera de Andalucía.

Mayoral y los independientes

Al margen de la espinosa cuestión de los cuatro consejeros de la Fundación, el resto de la renovación del consejo también se ha visto envuelta en la controversia por distintos motivos. En el caso del presidente del banco, Manuel Azuaga, las dudas estribaban especialmente en si mantendría en esta nueva etapa sus funciones ejecutivas, dado que la presidencia dejará de tener estas atribuciones en julio de 2023, en consonancia con las recomendaciones de la UE. Finalmente, Azuaga será reelegido como consejero con las mismas funciones, lo que aplaza la cuestión de su futuro.

Mucho más accidentada, por contra, ha sido la decisión relativa a los dos consejeros independientes que también terminaban mandato, Manuel Conthe y Ana Bolado y que, de hecho, terminó con la dimisión anticipada de ambos.

En este caso, los acontecimientos estuvieron influidos por la necesidad de dejar un asiento libre en el consejo para la entrada de un representante de los dueños de la empresa textil malagueña Mayoral, que lo habían solicitado tras alcanzar el 7,9% del accionariado del banco a través de la sociedad Indumenta Pueri. La dirección del banco decidió así no proponer a Conthe para la reelección, lo que motivó su renuncia el 15 de febrero.

A su salida se sumó una semana después la de Ana Bolado, que renunció en desacuerdo con esa decisión de sustituir a un consejero independiente por uno dominical (que son los nombrados a propuesta de los accionistas). Bolado, que además era presidenta, en el seno del consejo, de la Comisión de Nombramientos, alegó como motivo de su renuncia que el paso dado por el banco «alejaba al banco de las prácticas de buen gobierno».

Para cubrir los puestos de Bolado y Conthe, la junta de accionistas deberá aprobar ahora la propuesta de incorporación de Rafael Domínguez de la Maza, en representación de Mayoral, y de la independiente Carolina Martínez-Caro.

En todo caso, el banco ya afirmó en su momento, y dado que en este proceso de renovación se ha producido una disminución del número de consejeros independientes (que han pasado de seis a cinco), su compromiso de que la primera vacante que se produzca a futuro en el consejo sea cubierta con un independiente.

Una vacante por cubrir

Por otro lado, cabe recordar, al margen de la junta de accionistas, que el consejo de Unicaja cuenta desde el pasado 8 de marzo con otra vacante, la del independiente Manuel González Cid, exdirector financiero de BBVA y asesor del fondo norteamericano Cerberus en España, que presentó su renuncia «por estar disconforme con el desarrollo de la gobernanza del banco».

El banco busca reemplazo para este consejero, que tenía mandato en vigor (se había incorporado al consejo en 2021 en el marco de la fusión).

Compartir el artículo

stats