Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cuentas claras

Las 200 mujeres que mandan en el Ibex

Marta Ortega será presidenta de Inditex desde el viernes y elevará la diversidad en las cúpulas de las grandes empresas de la bolsa, donde existen más de 230 consejeras y altas directivas

Marta Ortega.

¿Heredera y digna sucesora de Pablo Isla al frente del imperio Zara o simple hija de papá condenada al fracaso antes de empezar? Marta Ortega tiene todos los focos puestos en su debut en la presidencia de Inditex, que se producirá este viernes. Ortega (Vigo, 1984) ocupará el cargo que deja vacante Isla, pero sin funciones ejecutivas, ya que estas se encuentran reservadas al consejero delegado, Óscar García Maceiras. La hija del fundador del grupo, Amancio Ortega, asumirá las competencias de auditoría interna, secretaría general y comunicación. Lo hará como representante de su familia, accionista mayoritario de Inditex.

El ascenso de Ortega, fuertemente cuestionada antes de empezar tanto por los analistas que siguen la empresa como por una parte del feminismo, ampliará la presencia de mujeres en las cúpulas de las compañías del Ibex 35, el índice bursátil que agrupa a las mayores empresas de la bolsa española. Ahora serán más de 230 mujeres las que ocuparán puestos de consejera o de alta directiva en estas grandes cotizadas, según los últimos informes anuales de gobierno corporativo de las empresas depositados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y de la información a los inversores que consta en sus webs corporativas. 

Cecilia Castaño, catedrática de Economía y codirectora del Master sobre Igualdad de Género en Ciencias Sociales de la Universidad Complutense de Madrid, destaca la solidez de Marta Ortega. "Es muy importante que llegue a lo más alto. Está claro que no estaría ahí si no fuera hija de quien es, pero está más formada y tiene una trayectoria dentro del grupo mayor que muchos hijos de presidentes y accionistas de empresas que acceden al cargo solo con un master". Castaño coincide en que Ortega "será sometida a un escrutinio extremo y tendrá mucho que demostrar. Pero cuenta con muy buenos mimbres y, como su padre, se ha rodeado de los mejores gestores", indica la académica.

Estos dos centenares de mujeres suponen el 39% del total de puestos -las 845 posiciones entre consejo y alta direccion- en las 35 empresas. Es decir, casi cuatro de cada diez sillas de consejero o miembro de la alta dirección son ocupadas por mujeres. Pero solo cinco de estas más de 230 llevan las riendas de sus empresas: Ana Botín (presidenta de Santander), Dolores Dancausa (consejera delegada de Bankinter), Beatriz Corredor (presidenta de Red Eléctrica), Marta Ortega (Inditex) y Cristina Ruiz (consejera delegada de Indra). Únicamente tres de las cinco tienen las máximas competencias ejecutivas de su propia empresa: Botín, Dancausa y Ruiz, aunque esta última lo hace de forma compartida con otro consejero delegado (Ignacio Mataix). En el caso de Red Eléctrica el primer ejecutivo es un hombre, el consejero delegado (Roberto García Merino), igual que sucede con el citado García Maceiras en Inditex. Dos de las tres que sí tienen esas competencias, aun así, no ocupan la presidencia, que está en manos de hombres no ejecutivos: Pedro Guerrero está al frente de Bankinter y Marc Mutra, de Indra. Solo Botín reúne la doble condición: presidenta y ejecutiva.

Como demuestra el caso de Ortega, la presencia femenina es mucho mayor en los consejos de administración, ya que 149 de ellas, el 62% del total de mujeres del Ibex, se sientan en este órgano de representación, frente a las 89 de la alta dirección. Gran parte de las consejeras son independientes (designadas por su perfil profesional para que desempeñen el cargo sin verse condicionadas por su relación con la empresa, los accionistas o los directivos) y las empresas las han aupado a los consejos de administración para cumplir con la normativa de buen gobierno de las sociedades cotizadas. Esta obligará a que el 40% de los puestos del consejo estén ocupados por mujeres en 2022. La presencia de mujeres consejeras dominicales (representantes de los accionistas) o ejecutivas es ínfima en comparación con las independientes.

La diversidad de género es menor en la alta dirección, que es el colectivo que lleva el día a día de las empresas y es más ejecutivo que el consejo de administración. Las mujeres que forman parte de la alta dirección, grandes desconocidas para la opinión pública, ocupan posiciones en áreas transversales pero no nucleares como recursos humanos (Begoña López-Cano, de Inditex; Sabine Hansen, de Amadeus; Montserrat Gaja, de Grifols; o Alexandra Brandao, de Santander). También dominan las finanzas (María Luisa de Francia, PharmaMar; o Irache Pardo, de Cie), la asesoría jurídica (Fabiola Gallego de Indra; Nuria Oferil, de Colonial; María Jesús Arribas, de BBVA; Virginia Navarro, de Cellnex; o Mercedes Benítez, de Rovi) o la auditoría interna (Eva Rodicio, de Red Eléctrica o Luisa Retamosa, de CaixaBank). Otras están al frente de alguna de las unidades de negocio de sus empresas. Así sucede en Air Lingus (Lynne Embleton, de IAG), Zara Home (Lorena Mosquera), Aena Internacional (Ángeles Rubio) o banca de inversión de BBVA (Luisa Gómez Bravo). También destacan las ejecutivas relacionadas con el área de sostenibilidad (María Malaxechevarría de Endesa o Fátima Rojas de Cie).

Cuatro empresas son las que tienen más mujeres en su consejo, con seis todas ellas: Santander, CaixaBank, Iberdrola y Red Eléctrica. En porcentaje relativo sobre el total del consejo, el liderazgo recae en Red Eléctrica, la única empresa paritaria del Ibex, con el 50%. Seis de sus doce consejeros son mujeres. En un escalón inferior están Bankinter, Cellnex e Inditex, que se quedan en el 45%. Por el contrario, Solaria y Rovi son las empresas con menos consejeras, una en ambos casos.

En cuanto a la alta dirección, Acciona, el grupo de infraestructuras de la familia Entrecanales, es la que más mujeres tiene dentro de este colectivo, un total de once. Por peso relativo sobre el total, el primer puesto es, en cambio, para el gestor de infraestructuras aeroportuarias Aena, con el 55% de sus puestos de alta dirección ocupadas por mujeres.

No hay ninguna mujer, en cambio, en la alta dirección de Acerinox, Naturgy y Solaria. 

El citado 39% que suman las más de 200 mujeres que mandan en el Ibex no es estrictamente comparable con el que existía hace un año, ya que la composición del índice no era la misma entonces que ahora (Bankia ha sido absorbida por CaixaBank, por ejemplo). Sin tener en cuenta estas excepciones, la presencia de la mujer en las empresas del Ibex de hoy frente a las que lo componían en 2020 sí que ha elevado alrededor del 13,8%. La mejora, aun con los matices, es consecuencia del avance de las mujeres en la alta dirección de las empresas del Ibex. Actualmente actualmente hay 16 más que un año antes. La cifra de consejeras también se ha elevado con trece más.

Compartir el artículo

stats