Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Siempre voy a defender la cuestión de la insularidad en la financiación»

Ximo Puig, en un instante de la entrevista con este diario. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Ximo Puig (Morella, Castellón, 1959) es consciente de que las posibilidades de sacar adelante la reforma del sistema de financiación autonómica en la actual legislatura son casi nulas. Pero no se resigna. El presidente de la Comunidad Valenciana, una de las voces más respetadas dentro del PSOE, cree que la reforma es clave para la cohesión del país y para que Canarias y la Comunitat se acerquen de nuevo a la renta media nacional.

Canarias dio un paso importante en su financiación con la separación del Régimen Económico y Fiscal de los fondos ordinarios del sistema, pero no es, ni mucho menos, la región mejor tratada. Y la Comunidad Valenciana está a la cola. Parece difícil que haya reforma del sistema en esta legislatura.

Con este clima político es muy complicado. Se necesita un acuerdo territorial y, sobre todo, un acuerdo en el Congreso. Si la reforma laboral salió como salió, pues imagínese esto... Es evidente que es muy complicado.

Lo veo casi resignado.

No no, no estoy resignado en absoluto. Digo que soy consciente de que es complicado, pero es absolutamente imprescindible para conseguir la cohesión en España. Al margen de que no se sostiene que haya esas diferencias de financiación de hasta 30 puntos, es que esto tiene consecuencias. Nosotros tenemos una similitud con Canarias. Tanto en Canarias como en la Comunidad Valenciana no se ha producido un proceso de convergencia en términos de renta, sino que han divergido. Esto significa que algo no funciona, que algo va mal en este Estado. Mientras que hay una comunidad que hace de aspiradora general de recursos, donde está todo centralizado y que va aspirando no solo recursos públicos, sino también privados, hay otras comunidades que se estancan o donde se produce un proceso de divergencia. Y eso no es explicable porque aquí haya menos actividad o porque los canarios o los valencianos no tengamos la misma capacidad. No. El resultado está ahí y el resultado es indiscutible. Como es indiscutible que la Comunidad Valenciana es la peor financiada, es indiscutible que el proceso de convergencia de rentas que se había producido ya no se produce. Por tanto hay un problema que, se pongan como se pongan, hay que resolver.

«Necesitamos una larga conversación sin identitarismos pero entendiendo lo que es España»

decoration

En el Gobierno de Canarias casi prefieren que las cosas se queden como están. Hay cierto convencimiento de que será difícil mejorar la posición tras una reforma. Vamos, que las Islas solo pueden salir perdiendo.

Yo creo que sí que conviene. Es evidente que Canarias ha conseguido una mejora razonable, pero es que nosotros siempre vamos a defender las cuestiones razonables. Siempre voy a defender la cuestión de la insularidad, porque es lógico. Lo que queremos es que haya un sentido de equidad. Y cuando hablamos de esa diferencia de financiación nunca nos referimos a Canarias. Es evidente que la insularidad es un hecho muy determinante, y se debe contemplar. Lo que no puede haber es unas diferencias que no sean explicables, y eso es lo que creo que hay que abordar. Y, por otro lado, no debemos perder de vista una cuestión: la suficiencia financiera. Al sistema le faltan entre 14.000 y 16.000 millones de euros para garantizar el estado de bienestar. El modelo español de bienestar social, que administran las Comunidades Autónomas, sufrió después de la crisis financiera una parada cardíaca. Y no se ha recuperado, con lo que necesitamos reforzarlo. Por tanto no solo se trata de repartir mejor la tarta, sino de ampliar la tarta. Nadie va a perder, nadie. Primero porque esto no va de vencedores y perdedores, y segundo porque lo que hay es un problema de suficiencia financiera. Nadie va a perder.

Canarias está por debajo del 80% del PIB per cápita nacional. Es un drama.

Por eso no me resigno. Es una cuestión de justicia. Es esencial el replanteamiento general de la gobernanza en España, porque no solo es el sistema de financiación, es también, por ejemplo, el tema de la desconcentración. Por tanto, ¡claro que hay que repensar España! Necesitamos una larga conversación sin identitarismos y sin nacionalismos excluyentes, pero entendiendo lo que es España y entendiendo que, al final, tenemos que jugar con dos principios: la singularidad territorial, las distintas maneras de ver España, y la igualdad entre ciudadanos. Y en estos momentos las dos están en cuestión.

Se ha visto estos días con Ángel Víctor Torres. La Comunidad Valenciana es un ejemplo de diversificación: hay turismo pero también agricultura e industria. ¿Le dio algún consejo al presidente canario para avanzar hacia esa tan ansiada diversificación económica?

Consejos no se pueden dar. Pero mire, los territorios no pueden cambiar de un día para otro su modelo económico, y ningún país en el mundo renunciaría al producto turístico que tiene Canarias. Eso no quiere decir que todos debemos aspirar a diversificar. Y hay que intentar aprovechar los fondos europeos para hacer un ejercicio real de transformación de la economía y del modelo productivo en base a la digitalización, a la sostenibilidad... Hay que mejorar la productividad, que es lo que nos va a hacer subir los salarios. Porque ese es un poco el problema que padecemos tanto Canarias como nosotros. Lo hablaba con el presidente, no se trata solo de tener más dinero para hacer lo que hemos hecho siempre, sino aprovechar ese dinero para hacer cosas nuevas, cambios disruptivos, transformadores, en todos los sectores. Canarias y la Comunidad Valenciana deben aterrizar definitivamente en la nueva economía.

¿Cómo ve usted a Canarias desde Valencia?

Siempre he tenido una opinión muy positiva, en general, de las periferias. Entiendo y empatizo con las periferias, y empatizo con Canarias porque es la periferia más periférica. Me parece que la lejanía geográfica no retrata adecuadamente la relación que debemos tener. Debemos mejorar mucho el diálogo entre las periferias. Fíjese, hay cosas que no se conocen, pero desde el punto de vista comercial, tenemos más relación con Canarias que con seis o siete comunidades peninsulares.

«Empatizo con las periferias, y empatizo con Canarias porque es la periferia más periférica»

decoration

¿Y cómo ve al nacionalismo canario?

Sería atrevido por mi parte profundizar en esta cuestión, porque no tengo el conocimiento suficiente. Creo que la mirada del actual presidente es una mirada que atiende a los intereses de Canarias. No diría una visión nacionalista, pero sí una visión defensora de los intereses de los canarios.

¿Sabe que una de las críticas recurrentes de la oposición a Ángel Víctor Torres es precisamente que no defiende como es debido los intereses de Canarias ante sus correligionarios del PSOE en Madrid?

Pues yo siempre lo he visto, por ejemplo en las conferencias de presidentes, en una posición muy firme en momentos muy críticos, como en la crisis migratoria, por ejemplo. Una visión clara y sin estridencias. Porque claro, ahora parece que la defensa de un territorio exige estridencia y un visceralismo populista, y no creo que la manera de avanzar sea precisamente esa.

Compartir el artículo

stats