Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenerife y Gran Canaria se disputan la primera base para la eólica marina

Directivos de Navantia y de la sociedad de astilleros privados Pymar visitan Granadilla y La Luz, principales candidatos para acoger las fases iniciales del proyecto

Los directivos de Pymar y Navantia, Almudena López y Javier Herrador, en el centro, junto a Luis Ibarra y representantes empresariales del Puerto de Las Palmas El Día

Los puertos de Granadilla y Las Palmas se perfilan como los principales candidatos para acoger la primera base operativa que dé servicio al incipiente sector de la energía eólica en alta mar en Canarias, un proyecto con el que las Islas aspiran a transformar su industria naval a la vez que reducen su dependencia de los combustibles fósiles. La compañía pública Navantia, que se ha convertido en uno de los mayores actores mundiales del sector, confirmó este jueves junto a Pymar, sociedad que aglutina a los principales astilleros privados del país, su interés por establecer alianzas en el Archipiélago para construir estas instalaciones colaborando con el sector naval local y las administraciones públicas.  

Los dos recintos disponen de las características técnicas necesarias para este tipo de infraestructuras

decoration

El director de Energías Verdes de Navantia, Javier Herrador del Río, y la consejera delegada de Pymar, Almudena López del Pozo, repasaron con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, las perspectivas del sector naval en las Islas y la posibilidad de diversificación que supone la eólica marina para esta industria. Aunque todavía se encuentra en una fase inicial, durante el encuentro se sopesaron los posibles emplazamientos para el proyecto, que abarca desde los procesos de montaje y transporte hasta el mantenimiento de las estructuras sobre las que van ubicados los aerogeneradores.

Las dos ubicaciones que se barajan como más probables para la instalación de esta plataforma son el Puerto de Granadilla y de Las Palmas. En ambos casos, los recintos disponen de las características técnicas necesarias para este tipo de infraestructuras industriales, con grandes explanadas diáfanas en las que manejar las piezas sobredimensionadas de los ingenios marinos y muelles de calado profundo para realizar las operativas marítimas. Además, el sector naval de la capital grancanaria, donde se encuentra en funcionamiento el primer aerogenerador marino de España desde hace dos años, ya cuenta con experiencia en el ensamblaje de estructuras flotantes análogas a las que se utilizarán en los futuros parques del Archipiélago. 

Refuerzo a la I+D+i

En un encuentro con los medios tras la reunión, Torres mostró su satisfacción por el proyecto, independientemente del emplazamiento definitivo que aún deberán decidir sus promotores. «Estoy contento porque vienen a Canarias, a cualquiera de las ocho islas», recalcó. Recordó, en cualquier caso, que podrán establecerse industrias similares en varios puertos aunque en un primer momento se opte por una ubicación concreta para iniciar los trabajos. El presidente canario, que cifró la inversión en unos 80 millones de euros con la creación de 800 puestos de trabajo, describió la propuesta como una oportunidad para afianzar la I+D+i en las Islas, incluso exportando sus productos, y vinculó su puesta en marcha al Proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) del sector naval que prepara el Gobierno de España, así como a los fondos europeos de recuperación Next Generation.

La empresa naval pública busca alianzas con socios locales y las administraciones

decoration

El proyecto que barajan Navantia y Pymar sigue un modelo colaborativo que busca la implicación de las administraciones públicas, las autoridades portuarias, el tejido naval del Archipiélago y la industria auxiliar, que en el caso de puertos como el de Las Palmas ya han superado con éxito otras transformaciones del sector, como la que dos décadas atrás permitió abrir mercado a la industria petrolera. En el intento actual de reducción de las emisiones contaminantes, para los astilleros y los talleres resulta natural la derivación hacia la eólica marina, una actividad que requiere trabajos navales similares a los usados para extraer hidrocarburos en alta mar.

La búsqueda de acuerdos con el sector local también estuvo detrás de la reunión que la delegación de Navantia y Pymar mantuvo en el Puerto de Las Palmas con el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, y representantes de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) y la Federación Canaria de Empresas Portuarias (Fedeport). Las conversaciones entre la compañía pública y las empresas del recinto grancanario se habían sucedido durante los últimos meses, con misiones comerciales para establecer contactos que fraguaron ayer con el encuentro en el edificio central de la Autoridad Portuaria.

La experiencia de Navantia, clave

El director de Energías Verdes de Navantia hizo hincapié en la experiencia de la empresa en el sector eólico en alta mar, uno de los factores que más atrae al sector naval de las Islas por las posibilidades que conlleva de expansión a otros mercados. Los astilleros públicos se han convertido durante la última década en un actor destacado en todo el mundo, con once contratos de construcción para cinco países. «Navantia puede aportar el valor de toda esta experiencia, colaborando con la industria canaria en este marco de oportunidades que se abre y que redundará en crecimiento sostenible y generación de empleo cualificado», afirmó Herrador del Río.

La consejera delegada de Pymar, por su parte, destacó el potencial de Canarias, que a su juicio «cuenta con los elementos necesarios para poder ser un referente en este sector». Para López del Pozo, el desarrollo de la eólica en el Archipiélago «impulsaría su tejido industrial y generaría numerosos puestos de trabajo y un importante crecimiento». 

La consejera delegada de Pymar, Almudena López del Pozo, y el director de Energías Verdes de Navantia, Javier Herrador del Río, con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres. LP/DLP

El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas aseguró al respecto que La Luz ya está «preparada para dar el siguiente salto cualitativo de la industria offshore, la eólica marina» y repasó las iniciativas que ha llevado a cabo la administración para desarrollar el sector «en condiciones operativas óptimas». «Uno de los éxitos de nuestra comunidad portuaria es su capacidad de adaptación ante los cambios disruptivos en el sector marítimo mundial y, sobre todo, su iniciativa, profesionalidad y constancia», abundó Ibarra.

El presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, avanzó el «fuerte impacto económico y social» que supondrá el despegue de esta industria, «particularmente en el Puerto de Las Palmas» por la reputación y nivel de calidad adquiridos en la industria del oil & gas hasta convertirlo en «un referente mundial». Por último, el presidente de Fedeport, José Juan Ramos, abogó por «modernizar las infraestructuras portuarias, reordenar el escaso suelo público portuario e impulsar toda la cadena de valor industrial y de servicios, incluyendo capacidades y mano de obra» como fórmula de éxito para alcanzar los beneficios vinculados al sector.

Compartir el artículo

stats