Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tsunami de 5.000 bajas de empleados públicos en Canarias por ómicron

La covid impide que 2.200 sanitarios, 1.600 docentes y 1.200 profesionales de otros servicios de la administración regional acudan a su puesto de trabajo

Una maestra da clase en un aula del Archipiélago. Carsten W. Lauritsen

La sexta ola y la alta contagiosidad de la variante ómicron está provocando una cascada de bajas en la plantilla de las administraciones canarias. Algo más de 5.000 empleados públicos no han podido acudir a sus puestos de trabajo tras haberse contagiado de coronavirus. Entre ellos hay 2.200 sanitarios, 1.637 docentes y 1.200 trabajadores del resto de los organismos, que de forma conjunta suponen el 7% de los 72.298 funcionarios, interinos y personal laboral y eventual al servicio de la comunidad autónoma. Una alta cifra de bajas que está afectando al día a día de muchos servicios.

Se trata de unos números -facilitados por las consejerías de Administraciones Públicas, Sanidad y Educación- que sin embargo no reflejan la realidad respecto a la falta de trabajadores que sufre la administración en el Archipiélago debido a la incidencia de la pandemia. A todas estas bajas del personal al servicio de la comunidad autónoma habría que sumar también las de los funcionarios que trabajan para las instituciones del Estado, los siete cabildos y 88 ayuntamientos de las Islas. Además, entre los 5.000 trabajadores solo están incluidos aquellos que no han podido acudir a sus puestos de trabajo al haber enfermado de covid, pero no las bajas derivadas de otras incapacidades temporales originadas por otro tipo de patologías. Con lo que la cifra total de ausencias entre el personal de los servicios públicos de Canarias con toda seguridad se eleva muy por encima de esta cifra.

El viceconsejero de Administraciones Públicas y Transparencia del Gobierno de Canarias, Manuel Fernández, aseguró ayer que la falta de trabajadores públicos debido a la incidencia de la covid en estos momentos no se está notando en el servicio que se presta al ciudadano, aunque sí reconoció que la carga de trabajo de aquellos empleados que se encuentran de baja por enfermedad está teniendo que ser asumida por el resto de sus compañeros para garantizar así la atención. 

A pesar de la alta incidencia, el Gobierno de Canarias no se plantea aumentar el teletrabajo, que de forma generalizada en aquellos servicios que pueden optar a él sigue establecido en un día a la semana, aunque Fernández recalcó que los jefes de servicio pueden ampliarlos en función de los niveles en los que se encuentre cada isla.

La situación es también delicada en los centros sanitarios del Archipiélago, que con 2.200 profesionales menos tienen que enfrentarse a una saturación del servicios nunca vista. Igualmente también hay quejas entre los sindicatos de Educación, que aseguran que no se están cubriendo las bajas de aquellos compañeros que caen enfermos por covid y critican que se haya prescindido de un millar de docentes covid este curso, que podrían haber compensado este goteo de bajas. Fuentes de la Consejería detallan que aquellas bajas que tienen una duración no superior a siete días, el periodo de aislamiento establecido para los enfermos de covid, siempre se han cubierto a través de los planes de sustitución que tienen los propios centros, para los que ya se ha reforzado personal. 

El aluvión de bajas debido a la ómicron no solo está afectando a los servicios públicos del Archipiélago, ya que el sector privado también se está teniendo que enfrentar a la ausencia de muchos empleados. El pasado mes de diciembre en toda Canarias se contabilizaron más de 16.500 incapacidades laborales transitorias. Una cantidad que supone un crecimiento del 368% respecto a las que se registraron en noviembre. Este volumen no supuso una amenaza por la escasez de efectivos en las plantillas de las empresas canarias pero sí puso contra las cuerdas al sistema sanitario que es el encargado de tramitar las bajas. Para tratar de descargarlo, el Servicio Canario de Salud puso en marcha un nuevo sistema para agilizar los procedimientos y aligerar el trabajo de la atención primaria.

La atención estaba también puesta en lo que podría ocurrir en este mes de enero, tras las reuniones con motivo de las fiestas navideñas, que podrían disparar las bajas todavía más. Tras dos semanas al alza, el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, resaltó ayer que el número de solicitudes de bajas laborales ha comenzado a descender tras haber alcanzado niveles máximos en todo el país.

Compartir el artículo

stats