Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Torres Vila Presidente del BBVA

«Entre 2021 y 2022,esperamos distribuir a los accionistas más de 7.000 millones»

Carlos Torres Vila

La digitalización, la innovación tecnológica, la sostenibilidad y la descarbonización son retos «y grandes oportunidades para las empresas y para todos». Este año espera avances en esa línea.

2021 ha sido el año de recuperación, pero también de grandes cambios disruptivos relacionados con innovación y sostenibilidad. ¿Qué espera para 2022?

Para 2022 esperamos una recuperación que continúe la recuperación de la que venimos, después de la caída fuerte que tuvimos en el año 20. Aunque continuar con esa recuperación dependerá mucho de cómo se despejen las incertidumbres que tenemos en torno a las variantes de la covid y las tensiones que hay en las cadenas de suministro, de inflación, etc. Más allá de lo que es el plano económico, lo que espero es que este año sigan teniendo protagonismo los cambios sin precedentes que vive el mundo en torno a la digitalización y la innovación tecnológica y a la sostenibilidad. En concreto, la descarbonización. Todo esto afecta mucho a las empresas y a todos los sectores en todos los países. Son grandes retos que tenemos por delante y grandes oportunidades para todas las empresas, para todos. Los gobiernos pondrán el foco claramente en la descarbonización. Ojalá no solo los países desarrollados, también los emergentes. Por eso les tenemos que ayudar para que cojan esto con fuerza. Creo que las empresas privadas, todas, deberían considerar la descarbonización como un elemento clave en su estrategia y en su inversión. Hay mucha inversión rentable que se puede hacer ya para descarbonizar, muy importante para el futuro sostenible de las propias empresas y la sostenibilidad de cada uno.

En noviembre del año pasado, BBVA presentó un ambicioso plan de crecimiento en el Investor Day. ¿Cuáles son las fortalezas y las palancas que tiene el banco para lograrlo?

Las fortalezas son muy claras y giran en torno a la fortaleza de las franquicias que tenemos. Destacan algunas especialmente, como México, que tiene un liderazgo diferencial, pero también en otros sitios como en Turquía, en América del Sur o en España tenemos franquicias con cuotas de mercado de doble dígito y rentabilidades que superan, en mucho, las de la competencia. En diciembre estuve en Perú y en Colombia visitando a los equipos y pude ver de primera mano el liderazgo y la fuerza que tienen nuestras franquicias, que sería la primera fortaleza. Eso nos permite tener unas métricas financieras que son claramente mejores que las de la competencia, destacando en eficiencia, con muchísimo mejor nuestra ratio de costes sobre ingresos que la de la competencia. Y eso nos lleva a ratios de rentabilidad también superiores, de casi el doble en rote. Pero, más allá de lo que es el lado financiero, destacaría nuestro liderazgo en dos temas que son estratégicamente los relevantes en la época en que vivimos. Es el caso de la digitalización y la innovación. Como sabes, nuestra aplicación móvil ha sido calificada como la mejor en los últimos cinco años y hemos visto que, en la pandemia, la digitalización ha cogido mayor importancia. Hemos visto cómo se ha duplicado prácticamente la captación de clientes a través del móvil. El segundo tema importante es la sostenibilidad y la descarbonización. También ahí somos líderes. Tenemos un compromiso claro con la descarbonización. Somos el banco europeo más sostenible, según el Dow Jones Sustainability Index, el segundo más sostenible del mundo, también según Dow Jones. Y tenemos el compromiso de movilizar 200.000 millones de euros al año 2025 en financiación sostenible. Pero, sin duda, la fortaleza mayor del banco es el equipo, el mejor y unido en torno a un propósito: poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era. Con una cultura y valores muy fuertes en torno al cliente, a la ambición y la innovación, al trabajo en equipo. Con esas bases y fortalezas, a futuro vamos a seguir creciendo de forma rentable, ayudando a nuestros clientes con su dinero y su camino a la sostenibilidad. Nos hemos marcado los objetivos más ambiciosos de cualquier banco en Europa. En torno a la eficiencia, esperamos alcanzar el 42% en el ratio coste-ingresos en el año 2024, que es de los mejores del mundo; en rentabilidad, con un rote del 14% en el año 2024; en crecimiento del valor tangible por acción, incluyendo dividendos, el 9% cada año en crecimiento anual de aquí al 2024; en crecimiento en clientes, añadiendo más de 10 millones de clientes de aquí a 2024; y en la movilización de financiación sostenible, con el compromiso de 200.000 millones hasta el año 2025.

La opa sobre el 50% de Garanti BBVA fue una de las noticias más relevantes para el banco el pasado año. ¿Cómo ve el país y cuáles cree que son las claves de la operación?

Turquía es un país estratégico para BBVA y vemos un país con un enorme potencial de futuro a largo plazo. Por el tamaño que tiene, de 85 millones de personas; por la juventud, con una demografía de 32 años de edad media; por las relaciones comerciales y su posición geográfica: tiene lazos muy fuertes con Europa. Todo eso lleva a un crecimiento potencial muy elevado, del 3,5%, que compara con menos de un 1,5% en Europa. Además, la penetración bancaria es muy baja, o sea, hay un crecimiento potencial adicional. En este contexto, Garanti BBVA, nuestro banco allí, tiene unos resultados y una presencia muy fuerte. Es un banco líder, la más importante institución, la que tiene la mayor capitalización bursátil. Ha demostrado, en años difíciles y complejos, que es capaz de generar una rentabilidad elevada, con un resultado medio de más de 1.200 millones de euros cada año en los últimos cinco años. Lo que se nos ha presentado es una oportunidad de incrementar nuestra participación, comprando el 50% que no tenemos, haciendo una oferta para hacerlo, en un banco que ya consolidamos globalmente, es decir, no cambia el perfil de riesgo del Grupo. Pero sí que con esto conseguimos aumentar la participación en el resultado neto y, con ello, tener unos retornos financieros muy atractivos. Optimizamos también el capital, porque eliminamos la ineficiencia que suponen los minoritarios. Y, en definitiva, vemos esto como una operación que, en el contexto de largo plazo, es muy atractiva para BBVA y para sus accionistas.

Tenemos todos los mimbres para crear oportunidades para clientes, empleados y sociedad

decoration

Además de la recompra de acciones que ha anunciado el banco y la opa sobre Garanti BBVA, ¿en qué piensa emplear el exceso de capital BBVA? ¿Y en qué horizonte temporal prevén invertirlo?

Entre 2021 y 2022 esperamos distribuir a nuestros accionistas más de 7.000 millones de euros, que es equivalente más o menos al 20% de nuestra capitalización bursátil actual. Esto incluye los 3.500 millones de euros de la recompra de acciones que hemos anunciado y que ya está en curso en su primer tramo (1.500 millones), del que llevamos ejecutada una buena parte. Incluye los dividendos esperados para los dos años, aplicando la política de pay out del 40% al 50% del beneficio, que es la política del banco, a una cifra de beneficios que es la estimada por el consenso de analistas. Después de la recompra de acciones y de la adquisición del 100% de Garanti, si tenemos éxito en la oferta que hemos hecho sobre Garanti BBVA, seguiremos teniendo un exceso de capital relevante, superior a 2.000 millones de euros, que, unido al capital adicional que generaremos en los próximos años, nos da la oportunidad de seguir invirtiendo en el crecimiento de nuestras franquicias, de nuestro negocio y de remunerar adicionalmente a nuestros accionistas. La prioridad clara es el crecimiento rentable que genere valor a largo plazo para nuestros accionistas, pero también podría haber distribuciones adicionales para, en cualquier caso, estar dentro del rango objetivo de entre el 11,5 y el 12% de ratio de capital en el año 2024.

¿Qué balance hace de la evolución del banco en los últimos años?

Han sido años muy marcados por la pandemia. Como decía el año pasado, estoy muy orgulloso de la respuesta de BBVA y todo el equipo de dar un paso al frente, volcarse con nuestros clientes, con la sociedad, ayudando de muchas formas financieramente a más de 3 millones de familias, de autónomos, de negocios con más de 63.000 millones de moratorias y de financiación adicional. Y, también, dando servicio, estando a su lado en momentos difíciles. Se volcó todo el banco, todos los equipos, los responsables y, muy destacable de forma especial, el liderazgo del consejero delegado, Onur Genç, en todo este proceso. Además, hemos visto cómo la pandemia ha acelerado las tendencias sobre las que se basa nuestra estrategia: la digitalización y la sostenibilidad. En este tiempo, hemos tomado decisiones estratégicas muy relevantes, como la venta de nuestra franquicia, nuestro banco en Estados Unidos; la oferta para comprar los minoritarios de Garanti BBVA; la mayor recompra de acciones de Europa o haber multiplicado por dos nuestro compromiso de movilización de financiación sostenible, además de haber puesto en marcha el plan social más ambicioso hasta la fecha, por el que vamos a dedicar 550 millones de euros a apoyar el crecimiento inclusivo desde BBVA y desde nuestras fundaciones. Me pregunta por la evolución en estos años y una forma de medirla es ver la cotización en bolsa. Si miramos hasta la fecha, desde enero del año 19 la acción de BBVA, incluyendo dividendos, se ha revalorizado el 37%, que compara con un 30% equivalente de la banca europea y con una caída del 6% en este tiempo de la banca española. Mirando hacia adelante, tenemos unos objetivos muy ambiciosos. Tenemos una gran fortaleza de capital, el mejor equipo y todos los mimbres para crear oportunidades para nuestros clientes, para nuestros empleados y para la sociedad en su conjunto.

Compartir el artículo

stats