Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

31.443 empresas canarias afrontan la devolución de 4.864 millones de los ICO en plena crisis

La gran mayoría son micropymes o autónomos que están muy lejos de la recuperación | La patronal de las Islas pide un aplazamiento al Gobierno de Pedro Sánchez

La crisis del coronavirus ha llevado al cierre a muchas empresas canarias.

Hasta 31.443 empresas de la Comunidad Autónoma (el 20% de todos los negocios que hay en las Islas, es decir, dos de cada diez) afrontan el inicio del año III de la pandemia con otra espada de Damocles sobre sus cabezas. Si no lo remedia un nuevo aplazamiento, lo que depende de la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, en marzo terminará la prórroga para la devolución de los préstamos blandos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). De forma inminente, las empresas del Archipiélago deberán empezar a devolver los 4.863,9 millones de euros que les concedieron los bancos gracias al aval público del ICO.

La financiación obtenida por la mediación del Instituto de Crédito Oficial, una de las medidas más importantes adoptadas al inicio de la pandemia para evitar una avalancha de cierres por la paralización económica, fue la tabla de salvación para muchas empresas. Sin embargo, lo que fue una ayuda es ahora un castigo. O casi. En un primer momento, el Ejecutivo estatal estableció un período de 12 meses en el que los negocios no tenían que abonar ninguna cuota del préstamo (excluidos los intereses); pero como la crisis del coronavirus se alargaba más de lo esperado, el Gobierno acabó por prolongar esa especie de período de carencia hasta los 24 meses. Así que será este próximo abril, en apenas tres meses, cuando las 27.937 empresas isleñas que se acogieron a la primera línea de créditos del ICO, la destinada para garantizar la liquidez y cubrir las necesidades de circulante, comenzarán a reintegrar los 4.338,5 millones recibidos. Y a estas casi 28.000 entidades se suman otras 3.506 firmas canarias que se acogieron a los avales del ICO para inversión y actividad, que en muchos casos se emplearon también para fortalecer la liquidez de pymes y autónomos. Estas últimas han de empezar a devolver un total de 525,4 millones de euros.

El problema, por tanto, es que deben comenzar a pagar cuando la recuperación aún no ha llegado al Archipiélago. La temporada turística de invierno, la temporada alta en la región, se presentaba como el punto de inflexión, pero la irrupción de la variante ómicron ha echado por tierra las expectativas de muchos de esos negocios que ahora, además, tienen encima la primera cuota del préstamo bancario. Las dos grandes patronales de las Islas, la CEOE-Tenerife y la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), ya han avisado que muchas de esas miles de empresas van a tener serias dificultades para afrontar los pagos si el Gobierno no concede un nuevo aplazamiento. Una petición a la que este miércoles se sumó la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) tanto por voz de su presidente nacional, Lorenzo Amor, como a través de su presidente en la Comunidad Autónoma, Juan Carlos Arricivita.

No en vano, la grandísima mayoría de esas cerca de 31.500 empresas canarias (alrededor del 90%) son pequeños negocios de trabajadores autónomos y micropymes con menos de diez asalariados. “La llegada de ómicron ha acabado con las expectativas que teníamos depositadas en diciembre; precisamente vamos a reunirnos estos días con representantes de las asociaciones zonales, porque sabemos que hay gente que ya ha tirado la toalla: ¿cómo vamos a pagar algo cuando sencillamente no podemos pagar?”, explicó el presidente de ATA en Canarias.

Compartir el artículo

stats