Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reindustrialización

¿Quién es quién en el 'hub' de la electro movilidad que aspira a suceder a Nissan?

El proyecto liderado por los ingenieros de QEV Technologies pretende agrupar a distintas firmas vinculadas con la automoción en los terrenos de Zona Franca

Fábrica de Nissan en Zona Franca.

El futuro de las plantas de Nissan en Cataluña pasan por una alianza coral impulsada por la electro movilidad y bautizada como el 'hub' de la descarbonización. Con el fabricante chino Great Wall Motors (GWM) fuera del tablero de juego, la comisión de reindustrialización de Nissan ha ungido al proyecto liderado por QEV Technologies y durante este mes de enero la Administración, los sindicatos y Nissan esperan concretar la dimensión que adquirirá su proyecto en los 517.000 metros cuadrados que ahora ocupan las factorías vacías del gigante nipón. La próxima fecha clave para concretar los nombres y magnitudes será el viernes 21 de enero, cuando gobiernos, centrales y Nissan vuelven a reunirse.

Las cifras que pretende poner encima de la mesa esta alianza de seis firmas (que podrían acabar siendo más) de la electromovilidad son ambiciosas. Según han manifestado en comunicados públicos sus impulsores, la inversión rondaría los 1.800 millones de euros y los empleos creados (entre directos e indirectos) sería de 10.000 antes del 2025. Unos números mucho más ambiciosos, sobre todo en inversión, que los 500 millones que afirmaba tener preparado GWM para Zona Franca y que generan suspicacias entre algunos de los implicados en la reindustrialización. "El proyecto contempla aumentar las cifras iniciales de inversión ante el gran interés de inversores de referencia nacionales e internacionales que apuestan por formar parte del proyecto y está abierto a nuevas posibles alianzas", anunció el 'hub' en un reciente comunicado. 

La comisión para decidir el futuro pos Nissan está ahora en un proceso de encajar las piezas para componer un puzzle que garantice el máximo empleo y capacidades industriales. De los 517.000 metros de superficie disponible que deja la firma nipona, la gran mayoría irá destinada a proyectos netamente industriales, mientras que una pequeña parte se reservará para la logística; según cuentan fuentes conocedoras. En la primera bancada, de momento, son varios nombres confirmados en el proyecto del 'hub': QEV Technologies, Btech, Ronn Motor, Inzile, Volta, Tevva, Quantron y Hispano Suiza. La dimensión concreta de este proyecto quedará probablemente definida el próximo 21 de enero. Fuentes conocedoras del proceso manifiestan dudas sobre el músculo financiero del 'hub' y abogan por repartir los terrenos de Nissan entre varios proyectos, para así diversificar el riesgo. Lo que pasaría por incorporar proyectos a caballo entre la industria y la logística, como Mecalux.

Inicialmente el proyecto coral del 'hub' lo arrancaron y presentaron a la mesa QEV Technologies y los dos fabricantes suecos de camiones Inzile y Volta Motors. El denominador común es que todos apuestan por la tecnología eléctrica y que, por estructura y modelo de negocio, podrían compartir proveedores y algunos procesos. La pretensión de ensamblar en Zona Franca vehículos para el reparto de última milla son una variable que comparten los socios fundadores. Fuentes conocedoras de la reindustrialización apuntan a que en ese segmento se ha visto reforzado por un nuevo actor: el fabricante británico de camiones Tevva.

La figura del utilitario eléctrico también está bastante extendida en su proyecto, con rangos de diferentes gamas, desde el lujo hasta los precios asequibles de menos de 10.000 euros. Ahí postulan QEV, Ronn Motor, e Hispano Suiza. Y algunas de estas marcas trabajan también otros vehículos de menores magnitudes y con mercado al alza, como los patinetes eléctricos o las 'scooters'. También pretenden relanzar la mítica marca 'Ebro', que en el pasado fabricó los primeros tractores que se ensamblaron en la antigua Motor Ibérica.

Sin Tanques y con logística

Ese puzle del 'hub' no está cerrado y las partes deberán acabar de componerlo en la reunión del próximo viernes 21. Sin que por ello se descarten nuevos encuentros para acabar de definir la fotografía final y con la obligatoriedad de que el resultado sea objeto de consenso entre el Ministerio de Industria, la 'conselleria' de Empresa, Nissan y los sindicatos. Ese factor es uno de los compromisos pactados en el marco de la reindustrialización y juega en contra de piezas como Tess Defence, un fabricante de blindados militares que el Ministerio de Industria pretendió ubicar en Zona Franca para tareas de mantenimiento y que en un plazo de un lustro aseguraba 600 empleos. El rechazo de la Generalitat hace difícil que vuelva a irrumpir en la ecuación este actor.

El grupo belga Punch, que pretendía empezar fabricando modelos de Nissan NV200 para mercados emergentes, sigue a la expectativa de sumarse o no a la reindustrialización. El problema con su encaje, según apuntan varias fuentes conocedoras del proceso, es que demanda un espacio demasiado grande para su encaje con el 'hub'. Lo que podría provocar que se acabara cayendo dada la prioridad ahora mismo de este candidato coral.

El espacio y peso que acabe teniendo la logística es otro elemento por definir y que dependerá de cuántos proyectos industriales viables acaben cuajando. El delegado especial del Estado en. el Consorcio de la Zona Franca, Pere Navarro, ha sido el principal valedor de estas alternativas, pese a la opinión de Administración y, especialmente, sindicatos. Estos dos recelan de las condiciones laborales de las sociedades logísticas (de media muy por debajo de las del automóvil), así como de su efecto tractor en las industrias catalanas. Grupos empresariales como Panattoni, Goodman, JLL o Merlin Properties han manifestado públicamente su interés por los estratégicos terrenos de Zona Franca, cerca del muelle industrial barcelonés.

Compartir el artículo

stats