Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación chafa la subida de salarios y pensiones de 620.000 canarios

La paga de la mayoría de los jubilados se incrementa cuatro puntos menos que el coste de vida | Los precios se disparan al mayor ritmo de los últimos 30 años

La inflación chafa la subida de salarios y pensiones de 620.000 canarios

El nuevo año viene con subidas de las pensiones, de los sueldos de los empleados públicos, de las nóminas de los asalariados que estrenan convenio colectivo y, en principio, también del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Son casi 620.000 los canarios que se beneficiarán de alguno de esos incrementos en su retribución mensual. Sin embargo, la inflación galopante que está experimentando la economía nacional no solo desluce las subidas de sueldos y pensiones que trae consigo 2022, sino que directamente las chafa. El Índice de Precios de Consumo (IPC) cierra el año en el 6,7%, o dicho de otro modo: el coste de vida se ha encarecido en 2021 –el Año II de la pandemia– un 6,7%. Lo que antes costaba cien euros ahora cuesta 106 euros con 70 céntimos. Un extraordinario aumento –ese 6,7% es la tasa más alta desde marzo de 1992, es decir, desde hace casi 30 años– que está muy por encima del porcentaje en que van a crecer los salarios y las pensiones.

Es verdad que el dato de inflación adelantado ayer por el Instituto Nacional de Estadística es el dato nacional, pero supone un repunte tan acentuado desde el ya alto 5,5% de noviembre que deja bien a las claras que Canarias no será una excepción en la escalada global de los precios. El IPC se situó el mes pasado en la Comunidad Autónoma en el 4,6%, y en espera de que el INE haga oficial el incremento de diciembre, la inflación también cerrará el año en las Islas muy por encima de lo que subirán los ingresos mensuales de esos cerca de 620.000 canarios. No obstante, este grupo de ciudadanos tendrá al menos una subida en la pensión o en la nómina con la que compensar, al menos en parte, el encarecimiento de la vida; otros muchos, en cambio, tendrán que vivir con los mismos o incluso menos ingresos.

Frente a ese 6,7% registrado por el IPC, las pensiones contributivas de 321.082 isleños se incrementarán en 2022 un 2,5%, en general, y un 3% en los casos de quienes cobran la paga mínima. Así se establece en la reforma de la normativa que entrará en vigor mañana de la mano del nuevo año. El aumento extra de medio punto en la pensión mínima se ha fijado, en su caso, en la Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2022, que también entra mañana en vigor. La fórmula de revalorización de las pensiones toma como referencia la media de las tasas anuales de inflación de los últimos doce meses hasta noviembre, de modo que no se considera en el cálculo el 6,7% de diciembre.

Las pagas de esos 321.082 pensionistas canarios experimentan así una subida que puede calificarse de considerable, pero en cualquier caso inferior a la que experimentan los precios. Lo mismo les ocurre a los 173.900 empleados públicos que hay en la región de acuerdo con la última Encuesta de población activa. Sus sueldos se incrementarán en 2022 un 2%, medio punto menos que las pensiones pero un porcentaje que en otras circunstancias sería más que digno. Pero las circunstancias son las que son y la inflación sigue sin detenerse, con lo que el aumento de sus nóminas se queda entre cuatro y cinco puntos por debajo del encarecimiento del coste de vida.

Y en cuanto al sector privado, y a falta de ver el rumbo que llevarán las negociaciones entre patronal y sindicatos en el nuevo año con un IPC por las nubes, la inflación ya ha deslucido las subidas de sueldo pactadas en los últimos meses. Hasta 124.473 trabajadores de 11.651 empresas de la Comunidad Autónoma han arrancado este año en la negociación colectiva aumentos salariales del 2,06% de media, un incremento notable –solo es superior en Baleares y Extremadura– que también se ve chafado por la inflación. Entre pensionistas, empleados públicos y asalariados del sector privado son exactamente 619.455 los canarios que reciben 2022 con una subidita de la paga o de la nómina neutralizada por el IPC ya desde antes de disfrutarla. Otros, cabe insistir, ni siquiera tendrán subida alguna.

Pese a que esos casi 620.000 isleños son una cifra importante, no están incluidos en ella ni los alrededor de 130.000 perceptores del SMI –la intención del Gobierno es volver a subirlo en 2022– ni los 42.194 perceptores de pensiones no contributivas. Estas últimas, de muy baja cuantía, crecen un 3%, también por debajo del IPC.

Impuesto de matriculación

La congelación del impuesto de matriculación llega a su fin y el gravamen subirá para encarecer, a partir del día 1, el 40% de los coches nuevos. Este impuesto está directamente relacionado con las emisiones de cada coche y establece tramos de pago según la cantidad de CO2 que emite. Así, los eléctricos y los híbridos enchufables quedan exentos del pago, igual que los de combustión menos contaminantes. El impuesto subió realmente en enero de 2021, cuando entró en vigor la normativa de homologación de emisiones WLTP. Entonces muchos vehículos nuevos saltaron de tramo impositivo, pasando a pagar cuando antes no tenían que hacerlo o a pagar más. En junio el Senado decidió congelar la subida haciéndose eco de SOS del sector tras la caída de las ventas.

Compartir el artículo

stats