Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Competitividad

Ni una empresa española está entre las 100 que más invierten en i+D del mundo

Las grandes tecnológicas estadounidenses copan un ránking elaborado por la Comisión Europea

Imagen de archivo de una sucursal del Banco Santander.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), las empresas españolas destinaron algo más de 17.000 millones de euros a innovación el año pasado. Dando por hecho, como hace el sector, que la puerta de entrada a esta innovación son las inversiones en investigación y desarrollo (I+D), resulta relativamente fácil poner nombre y apellido a una cuarta parte de este dinero: hay 14 firmas españolas en el ránking anual de las 2.500 empresas del mundo que más invirtieron en i+D en 2020 elaborado por la Comisión Europea. Esta casi quincena destinó 4.500 millones de euros en total, pero ninguna lo suficiente como para figurar entre las cien mayores inversoras, una avanzadilla que queda desierta de nombres españoles.

El ránking deja igualmente información relevante a nivel nacional, como que Banco SantanderTelefónica Amadeus llevan la delantera; que la representación catalana se reduce a Grifols y a Almirall; que el resto son la inmensa mayoría compañías con sede en Madrid o que Alphabet (matriz de Google), la compañía que más invirtió en I+D del mundo el año pasado, destinó a ello cinco veces más que todas las españolas que aparecen en la lista juntas.

La primera nacional, el banco presidido por Ana Botín, invirtió 1.100 millones de euros en i+D el 2020. La cifra, un 18% menor a la del año anterior, ha implicado que el grupo descienda veinte posiciones en la lista y que acabe con otras 137 corporaciones delante. También las catalanas, Grifols y Almiralls, redujeron sus paquetes en tres y nueve puntos respectivamente y también ambas caen en relación al ránking del año anterior. La primera invirtió en 2020 casi 300 millones de euros en i+D, una cifra que la relega al puesto 470. En este sentido, pese a estar en posiciones inferiores, destacan las inversiones de la constructora ACS y de Red Eléctrica, que el año de la pandemia fueron un 40% superiores a las de 2019.

“Una empresa no invierte porque sí”, analiza el delegado del rector de la UB para la innovación y la emprendeduría, Xavier Testar. “Hay una relación directa entre inversión en i+D, innovación y competitividad”, sigue.

Según su punto de vista, que una recopilación de este tipo no tenga a ninguna empresa española en las primeras posiciones, dice varias cosas. “La primera, la dimensión del país, porque el tamaño y la capacidad de inversión en i+D van asociadas; la segunda, que la inversión en i+D del país es baja”, explica este experto. “La tercera, que no hay suficientes programas públicos que faciliten que las empresas se apunten a la i+D”, completa.

Lejos de la ejecución deseable

Los datos que Testar pone sobre la mesa indican que España destina solo un 1,2% de su Producto Interior Bruto (PIB) a investigación y desarrollo, o que la tasa de ejecución de este tipo de gastos entre las empresas del país (56,8%) es considerablemente inferior a la media de la Unión Europea (67,5%). 

“En los países más avanzados en innovación, el porcentaje de ejecución del gasto en i+D realizado por las empresas está entre los dos tercios y el 70% o más”, contextualiza este cargo de la UB, a la vez que insiste en que “en todos estos países, hay una parte de gasto en i+D que se hace gracias al apoyo público”. En esta línea, su receta es incrementar las medidas de estímulo para que las empresas se apunten a programas y proyectos de este estilo y, por supuesto, incrementar la inversión pública en i+D.

El ejemplo más evidente de que esta sinergia funciona, a sus ojos, se encuentra en ránkings como este de la Comisión Europea y, en especial, en la predominancia de empresas tecnológicas de los Estados Unidos en las primeras posiciones. De hecho, con la china Huawei en segunda posición y la coreana Samsung en cuarto lugar, Alphabet (Google), MicrosoftApple y Facebook ocupan en este orden los puestos superiores de la lista.

Tras ellas aparecen las dos primeras europeas, el grupo Volkswagen y Roche, y completan el 'top 10' las también estadounidenses Intel y Johnson & Johnson. Sus inversiones van desde los casi 10.000 millones de euros de esta última, a los más de 22.000 millones de la líder, que de hecho incrementó esta inversión en un 6% respecto al año anterior. 

“Europa se ha creído durante muchos años el discurso de los Estados Unidos de que la investigación se hace en ámbito público y la innovación en las empresas, pero eso no es cierto”, plantea Testar. Según él, el país americano subvenciona la investigación a través de grandes agencias como la NASA.

La lista de la Comisión Europea parece confirmar su tesis, porque solo una de cada cuatro empresas de las cien que más invierten en i+D tiene su sede en un país de la UE. 

Compartir el artículo

stats