Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sexta ola pilla a los hoteles isleños al máximo de ocupación en la era covid

El repunte del coronavirus amenaza con interrumpir el despegue de una ‘industria’ con ocho de cada diez habitaciones llenas y la rentabilidad en alza

Turistas en Los Cristianos (Arona). Delia Padrón

La sexta ola de la pandemia ha irrumpido justo cuando los hoteles habían iniciado las maniobras para el despegue definitivo de la actividad. Todos los principales indicadores del negocio hotelero estaban en máximos desde el inicio de la crisis y las cifras de ocupación se acercaban a los niveles prepandemia. Noviembre iba a ser el mes que marcara el antes y el después para la industria turística tras casi dos años de confinamientos, cuarentenas y cierres de fronteras. Sin embargo, ha acabado por ser el mes del estallido de la sexta oleada de casos de coronavirus. Un nuevo repunte de la covid-19 que pilló a los hoteles de las Islas con el 80% de sus habitaciones ocupadas. En el sector dan por descontado que este notable porcentaje de ocupación registrado en noviembre –más notable si cabe al tener en cuenta que el negocio viene de mínimos históricos– será menor este mes. En definitiva, todo parece que los buenos números de noviembre –y también de octubre– serán pasajeros.

En noviembre estuvieron abiertos en el Archipiélago 530 establecimientos hoteleros, la cifra más alta desde los 555 de febrero del año pasado, es decir, la más alta de toda la pandemia.

Los últimos datos oficiales publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) serían dignos de celebración de no ser porque el optimismo ha dado paso, una vez más, a la preocupación. En noviembre estuvieron abiertos en el Archipiélago hasta 530 establecimientos hoteleros, la cifra más alta desde los 555 de febrero de 2020, es decir, la más alta desde el comienzo de la pandemia en España. Esos 530 hoteles ofertaron en conjunto 105.803 habitaciones, también la mayor cantidad desde el inicio de la crisis. Y lo mismo ocurre, por tanto, con las 243.342 plazas ofertadas –las habitaciones no coinciden con las plazas porque hay estancias dobles o familiares, por ejemplo–, que son el máximo desde las 254.397 de febrero del año pasado, justo un mes antes de que el Gobierno decretara el estado de alarma nacional. Con todo, lo más importante desde el punto de vista social es que esos más de medio millar de hoteles emplearon en noviembre a 43.431 personas, también el máximo desde las 48.251 de aquel último mes prepandemia. A la industria hotelera regional solo le faltan por recuperar 4.820 trabajadores para volver a los niveles de empleo anteriores a la crisis. O más bien le faltaban por recuperar antes de que la sexta ola echara por tierra las previsiones de final de año. De hecho, las reservas anticipaban un escenario de cierta tranquilidad hasta al menos mediados de enero, pero ahora todo vuelve a ser incertidumbre.

Alemania cataloga a España, incluido el Archipiélago, como zona de alto riesgo por la pandemia

decoration

La recuperación de la oferta hotelera fue así notable en noviembre, y lo que es más importante: también fue notable la recuperación de la demanda. La ocupación media llegó el mes pasado al 80,2% si se toma como referencia el número de habitaciones, lo que quiere decir que ocho de cada diez estuvieron llenas. Es de nuevo el mejor dato desde el estallido de la pandemia y, además, es casi el mismo grado de ocupación de noviembre de 2019, cuando aún nadie había oído hablar de la covid y estuvieron llenas el 82,8% de las habitaciones. Y ni que decir tiene que ninguna otra Comunidad Autónoma se acercó siquiera al índice de ocupación de los hoteles canarios. La media nacional se quedó en el 54%.

Si se toman como referencia las plazas ofertadas, la conclusión es la misma. El 67,6% de las plazas que pusieron en el mercado los hoteles de la región estuvo ocupado –la media nacional apenas superó el 45%–. No extraña así que las Islas –con casi cinco millones de pernoctaciones en noviembre– acaparasen el 33,6% de las noches de hotel de los turistas en España. Más del doble que Andalucía, la segunda en el ranking con el 15%.

Los hoteles de Canarias emplearon el mes pasado a un total de 43.431 personas, ‘solo’ 4.820 menos de las que trabajaban antes del inicio de la crisis del coronavirus.

Todo lo anterior tiene su reflejo en la rentabilidad. Tanto en la tarifa media diaria –la ADR, esto es, la tarifa media de las habitaciones efectivamente vendidas u ocupadas– como en el RevPAR –que muestra los ingresos medios por habitación incluyendo en el cálculo todas las estancias disponibles, estén o no ocupadas–. La ADR alcanzó en noviembre una media de 115,17 euros, mientras el RevPAR llegó a 92,26 euros. Ambas son cifras muy altas que muestran un muy alto nivel de rentabilidad.

Alemania incluyó ayer a España dentro de los territorios de alto riesgo por el elevado número de casos de la covid, lo que implica que los turistas germanos que regresen a su país de las vacaciones en las Islas deberán presentar su certificado de vacunación, un test negativo o una prueba de haber superado la enfermedad.

Compartir el artículo

stats