Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultura

El precio de los cítricos se multiplica por 14 al pasar del campo a la mesa

Variedades de la primera parte de la campaña se pagan a menos de 0,15 €/kg. a los agricultores

Un grupo de ‘collidors’ en un campo de Betxí, en una imagen reciente.

La política de seguridad alimentaria que la Unión Europea pretende aplicar en la nueva Política Agraria Común (PAC) 2023-2027, conocida como "del campo a la mesa", no funciona en sentido amplio en el ámbito citrícola. Al menos en lo referente a los precios en origen. Mientras Bruselas avanza en la información clara sobre el origen, contenido, etiquetado y uso de los alimentos, los precios pagados a los agricultores se desploman en esta primera parte de la campaña 2021/2022. Así, las naranjas y mandarinas incrementaron su precio un 1.293% del campo a la mesa a lo largo del pasado mes de noviembre (es decir, casi 14 veces), según los datos analizados por la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (Coag).

El ritmo de compraventa de los cítricos y las cotizaciones alcanzadas por estos cultivos en el mercado no están siendo las esperadas en esta época del año. Los valores son ruinosos en algunas variedades de la primera parte de la campaña como las navelinas y algunas mandarinas tempranas (satsumas, okitsu, owari y clemenrubí, entre otras) y han encendido la alarma en el sector al pagarse en el campo a menos de 15 céntimos de euro por kilogramo (frente a los 2,09 euros /kg en la venta al público en tiendas). Actualmente se recolectan variedades de media estación,como las navelinas (las cotizaciones oscilan entre 0,094 y 0,165 euros/kg) así como clemenvillas (entre 0,306 y 0,423 euros/kg).

Además, los costes de producción se han disparado este año en torno al 30%, elevando los gastos de las naranjas a casi 0,30 €/kg, debido al encarecimiento de la energía eléctrica, los combustibles, los fertilizantes y los tratamientos que los citricultores se han visto obligados a aumentar para tratar de frenar las plagas y enfermedades. Desde el inicio de la campaña 2021/22 las cotizaciones medias han sido inferiores a las registradas en las mismas semanas de la campaña 2020/21, así como a las alcanzadas en las mismas semanas entre las campañas 2016/17 y 2019/20.

El Índice de Precios en Origen y Destino publicado por Coag muestra que los alimentos de origen agrícola se multiplicaron por 5,42 y los ganaderos, por 3,20 desde el campo o la granja hasta el consumidor final. La naranja (1.293%), el limón (960 %), la mandarina (840%) y el ajo (803%) registraron las mayores diferencias de precios entre el origen y el destino.

Los bajos precios de las naranjas demuestran que los objetivos de la legislación no se reflejan en la realidad y, por eso, las organizaciones agrarias exigen que la Ley de la Cadena evite de una vez por todas los abusos, impidiendo que los costes de producción que se toman como referencia para establecer precios no sigan dependiendo del poder de negociación de cada productor, sino que sea un organismo público el que fije los costes en cada eslabón de la cadena alimentaria. Atribuyen el "crítico" inicio de la campaña naranjera a la sustitución en los lineales de los supermercados europeos de la producción local por importaciones procedentes de países terceros, fundamentalmente de Sudáfrica, Egipto y Marruecos.

Enfermedades profesionales en el sector citrícola

El Juzgado de lo Social número 10 de València ha reconocido la tendinitis de hombro como enfermedad profesional para una trabajadora cuya actividad es la de encajado de cítricos, según informa CCOO. La sentencia determina que, aún cuando el RD 1299/06 no incluye específicamente el diagnóstico de tendinitis calcificante, puede y debe asimilarse a otros daños contemplados en esta norma. La realización de movimientos repetitivos en los almacenes de cítricos es un riesgo laboral "muy extendido" y genera trastornos musculoesqueléticos que pueden llegar a ser incapacitantes, según CCOO.

Compartir el artículo

stats