Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La luz y la gasolina encarecen muchos de los productos de la cena de Navidad

Al tradicional aumento de precio debido a las fiestas se suma este año el que provoca el alza de la energía | Las almejas, el cordero y el besugo son de los que más suben

Mostrador de una carnicería en La Recova chicharrera. Delia Padrón

Poner sobre la mesa en Navidad buenos platos para deleitar a la familia y los amigos costará bastante más que en años anteriores. Al tradicional aumento de precio que suelen experimentar muchos productos típicos en esta época del año, se suma ahora el producido por el alza de la electricidad y el transporte, que está generando un encarecimiento de alimentos que para muchos son fundamentales en estas fiestas.

Un pescadero muestra su producto en el Mercado Nuestra Señora de África, en Santa Cruz de Tenerife. | | DELIA PADRÓN

A diferencia de lo que ocurrió el año pasado –cuando las restricciones por el covid rebajaron el precio de productos como el jamón o los langostinos debido a la menor demanda al no celebrarse multitudinarios encuentros–, esta Navidad el encarecimiento se deja notar en las carnicerías y pescaderías del Archipiélago. El jamón, el atún, el pulpo o la ternera están ya más caros de lo que estaban en estas mismas fechas hace un año.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha calculado que la cena de Navidad saldrá al menos un 8% más cara que la de 2020, algo que achacan a los «disparados precios de la energía y los carburantes» que están configurando un entorno inflacionista, que se traduce en una subida de muchos productos de alimentación. Según el estudio que han elaborado –que analiza el precio de quince productos típicos en estas fechas– algunos nunca antes habían estado tan caros como en esta Navidad. Las almejas cuestan ahora un 36% más que hace un año, las ostras un 28%, el cordero ha subido un 22% y por el besugo se debe pagar un 15% más. Otros productos que han incrementado su precio son la lubina, un 9%, el pavo, un 8% o el jamón ibérico, que cuesta un 1% más.

Otras alternativas

Sin embargo, advierten que existen otras opciones cuyo precio se ha mantenido o incluso rebajado respecto a 2020 y que constituyen buenas alternativas para quienes quieran ahorrar en la compra de los ingredientes para las comidas y cenas navideñas. Los langostinos pueden conseguirse al mismo precio que el año pasado, mientras que el redondo de ternera o la merluza están un 5% y un 16% más baratas.

Cada persona gastará de media 641 euros en estas fiestas. La mayor parte de este presupuesto se destinará a la compra de regalos y a las comidas y celebraciones familiares

Si se tiene en cuenta el Índice de Precios de Consumo (IPC), en Canarias el aumento de algunos productos de alimentación alcanza ya los dos dígitos como es el caso del aceite, ingrediente indispensable para preparar muchas recetas, por el que se paga un 21% más que hace un año.

Menor subida, aunque también importante, es la que han experimentado el agua, los refrescos o los zumos, un 6,7%. El incremento es generalizado en las carnes y algunas, como la de cordero o vacuno, se elevan ya al 3,4% y 2,7%. El pan también ha subido un 2,3% y el alza del café y el cacao alcanza el 4,5%. Brindar también será más caro este año respecto al anterior. En concreto, el IPC apunta que las bebidas alcohólicas son ahora un 1% más caras que en la pasada Navidad. Una escalada de precios provocada por la importante subida de los carburantes y la electricidad, que en Canarias son ya un 57,9% más caros que hace un año, y que eleva mucho los costes de producción y transporte de estos alimentos.

«Yo no se si es por el coste de la luz o la gasolina pero lo cierto es que la carne está más cara», evidencia el carnicero Agustín Santana, que no ha tenido más remedio que subir los precios en su mostrador ya que a a su vez a él le cuesta más adquirir las piezas. «El negocio ha dejado de serlo», lamenta, ya que aun así le resulta difícil afrontar todos los gastos. «La factura de la luz prácticamente se ha doblado, entre eso el alquiler, los impuestos y los sueldos, no llegamos». También recalca que este año hay productos que están escaseando, como la gallina, tan típica para hacer los caldos navideños.

El cordero, uno de los productos estrella, es ahora un 22% más caro que hace un año. También han subido de precio las almejas, el besugo, la lubina o el jamón.

Sin grandes cambios

«Las ventas van igual que otros años; a ver si se anima un poco la gente», espera la pescadera Susana Arnós, para quien el aumento del precio en algunos productos no es diferente al que se ha producido en años anteriores. La previsión es que buena parte de los productos continúen encareciéndose a medida que se acerquen las fechas señaladas por lo que una de las recomendaciones para tratar de ahorrar algunos euros en las compras navideñas es adelantarlas. Sin embargo, los mercados no están notando demasiado que los clientes estén haciendo antes sus compras. «Siempre hay quien te reserva un pescado para congelar, pero la mayoría lo deja para última hora», señala la también pescadera Patricia Alberto.

Compartir el artículo

stats