Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Cabero Director general para Europa del grupo BIC

«La crisis ha demostrado que muchos trabajos se pueden realizar a distancia»

«La competencia con otros lugares desaparece si el objetivo no es atraer a un millón de personas»

El director general para Europa de BIC Group, David Cabero. El Día

David Cabero (Barcelona, 1974) protagoniza mañana la conferencia ‘Las nuevas macrotendencias: oportunidades para la economía canaria’ (Espacio Cultural CajaCanarias, 19.00 horas) dentro del Foro Nueva Economía, Nueva Empresa de la Asociación Española de Directivos. Cabero sostiene que la pandemia ha terminado con cualquier reticencia sobre el trabajo en remoto y eso habilita a las Islas para atraer talento.

¿Estamos en un momento de inflexión para las áreas de concentración del talento?

En los últimos 20 o 30 años se ha concentrado en grandes ciudades, Silicon Valley y San Francisco, por ejemplo. Vivimos en un mundo complejo en el que cada vez hay más especialidades y cuando se encuentran unas con otras, como ocurre en esos lugares que menciono, se crean muchos negocios que hoy conocemos como Facebook o Airbnb. En esa área geográfica podemos encontrar cloud computing, e-commerce, digital marketing, impresoras 3D, geolocalización... Si querías estar conectado con todo el mundo, debías estar en grandes ciudades, pero esto cambia con el covid.

¿Tanto como para pensar en un gran giro de guion?

No será el primero. Mi padre vivía cerca de donde trabajaba para comer en casa al mediodía. Sin embargo, mi generación ya ha estudiado en el extranjero, en muchos casos la pareja no es española, te vas a vivir fuera...; eres más internacional. La macrotendencia de la generación que viene es decidir dónde quiere vivir, que no tiene que ser donde esté su trabajo. La digitalización y la mejora de la potencia computacional a distancia permiten hacer el trabajo en remoto, desde lejos.

¿Y los equipos humanos?

Pueden seguir perfectamente conectados en remoto. Además, cada vez hay más trabajadores individuales, hay muchos empleos influencers, e-sports, especialistas en digital marketing, que trabajan solos y dan un servicio a una empresa o un colectivo. Estas macrotendencias hacen que el talento ya no necesariamente viva en una gran ciudad, sino que puede estar en cualquier lugar, en el que él elija. Hablamos entonces de la capacidad que tenga cada zona del mundo para atraer ese talento, su localización está cambiando y la crisis nos ha ayudado mucho a ello; uno de sus efectos paralelos ha sido demostrarnos que muchos trabajos se pueden realizar a distancia, despejando las dudas que tenían muchas empresas.

¿No es necesaria entonces la existencia de un ecosistema de talento previo?

Crear ecosistemas ayuda, porque las razones para ir a un país son múltiples y esa puede estar entre ellas. Hay quien llega porque le gusta la gente, el clima, la comida, la cultura... Si además de todo eso hay un ecosistema de especialistas muy cercanos a lo que hace quien se está pensando mudarse, aún es mejor. Dicho esto y volviendo a la pregunta, ya no es la llave de entrada, es eso lo que está cambiando.

¿Qué ventajas competitivas presenta Canarias frente a otros lugares que también pujan por atraer el talento?

Canarias está ante una oportunidad ideal, porque tiene muchos de los elementos clave. Para empezar, un clima atemperado en un momento en el que en muchos lugares hace más frío o más calor que en años precedentes. Moverse entre las Islas y Centroeuropa lleva menos tiempo que ir al otro lado del planeta para buscar un clima similar. Al ser una potencia turística, existe un alto grado de conectividad. Además, el canario tiene una personalidad simpática, intenta ayudar, sabe dar servicio. Hay calidad de vida, comida, playas... Las grandes cuestiones a despejar son saber quién podría estar interesado en venirse a vivir aquí y quién le interesa el Archipiélago que lo haga; familias, personas individuales, para qué tipo de trabajo, con qué poder adquisitivo... En función de ello tendrás que montar tu atractivo.

¿Algún ejemplo?

Portugal, y Lisboa en particular, se está convirtiendo en un polo de atracción de personas que desarrollan blockchain y negocios alrededor de la criptomoneda. Eso va a posibilitar la creación de un ecosistema de talento y poder pensar en trabajar con grandes empresas tecnológicas y consultoras que tengan noticia de que en las Islas tienen entre 1.000 y 5.000 personas con alto talento. Eso es lo que te convierte en un polo de atracción de empresas.

¿Qué importancia puede tener contar con un partner tecnológico como puede ser Israel?

Es muy importante. Israel tiene el Startup Nation, una organización público-privada que da alas al ecosistema. Tienes una web en la que encuentras a todas las empresas, es decir, hay una infraestructura. Para intentar captar el interés de las grandes corporaciones, tienes que generar la infraestructura, que pueden ser áreas de coworking a bajo precio para los emprendedores que vienen de fuera o para los canarios que quieran encontrarse con ellos.

¿Cómo se pilota un proceso de estas características?

Para lograr un objetivo como ese de que vengan grandes corporaciones ha de haber una organización con un responsable al frente que trabaje con todos los equipos, públicos y privados. Eso requiere de una cierta inversión y de la visión de querer cambiar.

Trabajadores en remoto o nómadas digitales ya hay. ¿Cómo se salta de ahí a la construcción de una estructura?

El edificio sólido se construye comenzando por definir la estrategia: dónde queremos llegar y qué debemos hacer para llegar ahí. Si queremos atraer gente con alto nivel adquisitivo porque ofrecen un trabajo de alto valor añadido, alguien que cobre 100.000 o 200.000 euros, tómese estrictamente como un ejemplo, pues a lo mejor quieren vivir en un sitio con cierto standing. En muchas capitales europeas se están construyendo edificios de alto valor en los que hay cadenas hoteleras que dan muchísimos servicios. Por qué no pensar algo así para Canarias. En este ejemplo que propongo, si se crea la infraestructura que les permite vivir bien y, además, las autoridades regionales o locales les proporcionan espacios en los que pueden colaborar o cooperar con otros talentos, se está creando la infraestructura para que la gente quiera venir. Si te quedas en que venga quien quiera porque el clima está muy bien, no hay estrategia, sino hope, la esperanza de que todo salga bien. Hay que trabajar en un plan, que ha de dotarse de contenido y acciones.

¿Es grande la competencia? ¿Hay muchos otros lugares a la caza del talento?

Lo es, hay muchas poblaciones que se están poniendo las pilas. Para no ir más lejos, esta reflexión estratégica la están haciendo Andorra, Lisboa, Madeira..., lugares que quieren diversificar su modelo tradicional de negocio, pero yo lo miraría de otra forma. No creo que Canarias quiera captar a un millón de personas, no creo que se trate de una estrategia de cantidad, sino de determinar una población idónea que sea buena en determinados sectores. De ese modo, la competencia ya no va a ser un problema.

¿Y cómo captarlos?

Esa es la clave, ¿con publicidad en el Financial Times, en Facebook? ¿Dónde están? Todo eso debe estar determinado en el plan inicial, así como el storytelling que les atraiga y les haga plantearse venir a vivir toda su vida. Esa es la mentalidad. Hay competencia, pero no tan dura si no es el volumen el objetivo.

¿Es bueno empezar a seducir por algún ámbito que se conoce como el turismo o el tráfico marítimo o no es lo ideal?

Claro que sí. Todo el mundo tiene que empezar por sus ventajas. Si no lo haces, es muy difícil construir unas nuevas, eso ocurre en todas las organizaciones. Me he ceñido mucho al plano de lo tecnológico, pero puede ocurrir que lo que se quiera es tener los mejores másteres de Europa en estudios marinos, por ejemplo. Entonces la estrategia pasa por atraer profesores brillantes que se sumen a los que ya existen aquí, y generar un ecosistema. Para conseguirlo es necesario crear congresos con ponentes de alto valor y que cada uno tengan entre la documentación que se le entregue el correspondiente folleto de quédate a vivir en Canarias. Y las promociones residenciales, por si le interesan. Fíjese que le estoy hablando del sector de la construcción en el ámbito del estudio del medio marino, todas esas conexiones hay que generarlas. Insisto, se trata de analizar las fortalezas y decidir qué es lo que se quiere hacer.

Compartir el artículo

stats