Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de viviendas acelera y vuelve en Canarias a cifras de hace 12 años

El ahorro acumulado y los bajos tipos de interés disparan las compras un 46% en el mes de septiembre

Cartel de una inmobiliaria en un edificio de Santa Cruz. Carsten W. Lauritsen

El mercado inmobiliario recupera el pulso en el Archipiélago. El número de compraventas se ha incrementado en los últimos meses y Canarias vivió este año el mejor septiembre desde 2009. En las Islas se registraron el pasado mes 1.997 transacciones, que suponen un 46,1% más que las que se realizaron en esos mismos treinta días de 2020. Un aumento que es incluso superior al que se registró de media en todo el país, que se quedó en el 40,6%, según reflejan los datos de Transmisiones de Derechos de la Propiedad publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos nacionales también marcaron un récord que no se había visto desde abril de 2008, poco antes del estallido de la burbuja inmobiliaria. En total se realizaron 53.410 compraventas de casas, lo que supone una media de 1.780 operaciones al día.

Canarias se ha adentrado en el boom inmobiliario en el que llevan sumidos muchos territorios del país desde hace varios meses. Una fiebre por la compra de viviendas que viene espoleada por el ahorro acumulado durante la pandemia y los bajos tipos de interés. Así lo considera Isidro Martín, delegado de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI) en Canarias. «El mercado está mejorando mucho, se nota que la gente quiere comprar», sostiene y prevé que el mercado pueda mantenerse en signos positivos al menos lo que resta del año y durante toda la primera mitad del próximo.

Una de las principales razones para el alza del número de operaciones son las condiciones favorables de los tipos de interés, «sobre todo el fijo que está muy barato», algo que hace que en estas circunstancias «sea mucho más interesante comprar que alquilar». Pero, ¿cuál es el principal handicap? «El que no tenga ahorrado ese 20% del valor del inmueble necesario para dar la entrada», indica Martín, ya que las entidades bancarias no están concediendo créditos por el 100% del valor de la vivienda. Sin embargo, asegura que los depósitos y cuentas bancarias han aumentado de forma considerable durante los últimos meses por la incertidumbre y los menores gastos. «Los ahorros han subido y si no muchos encuentran quien les eche una mano para aportar ese dinero», expone.

Martín también evidencia que en estos momentos existe una mayor oferta en el mercado inmobiliario canario. Una de las razones es, a su juicio, los cambios en la ley de Arrendamientos Urbanos, que ampliaron la duración de los arrendamientos hasta los siete años si el propietario es una persona jurídica. «Los grandes tenedores están poniendo productos en el mercado porque no quieren mantener una vivienda alquilada durante siete años», valora. Algo que hace que aumente la oferta de propiedades «a precios interesantes ya que ahora están dispuestos a negociar un poco a la baja» y que hace que el mercado "se esté movimiento a velocidades que no se esperaban hace seis meses».

El ladrillo ha vuelto a convertirse también en un valor refugio para muchos pequeños y medianos inversores que incentivados por la inflación han querido meter el dinero que tenían en el banco en el mercado inmobiliario. «Se les está penalizando por esos fondos y compran, lo que hace que el mercado también se vuelva más dinámico», recalca.

El momento actual «es bueno tanto para el que compra como para el que vende», una situación que Martín considera que se mantendrá al menos hasta junio de 2022. Después cree que existen varios factores que harán moderarse al mercado. «El año que viene habrá más oferta de obra nueva por las promociones que se están construyendo pero hay aspectos que no favorecerán la agilidad del mercado que tenemos ahora», señala. La escasez de materiales y el alza del precio de los transportes podrá incidir para que se produzca un nuevo aletargamiento.

Los precios de las viviendas en venta están subiendo poco a poco, tanto en Canarias como en el resto del país y el miedo a una nueva burbuja inmobiliaria vuelve a acechar. «Es un riesgo que se puede correr, porque el precio sube, la concesión de hipotecas también y los sueldos no van a la par», indica Martín.

  • LAS CIFRAS

    66 Transacciones al día

    Cada día del mes de septiembre se realizaron de media unas 66 transacciones inmobiliarias en Canarias. En total se firmaron 1.997 compraventas, un 46% más que un año antes.

    53.410 Ventas en toda España

    El número de operaciones inmobiliarias alcanzó en todo el país las 53.410 en el mes de septiembre. El dato más alto desde abril de 2008, en los últimos momentos del anterior boom.

    18% Aumento de operaciones

    En Canarias se vendieron en los primeros nueve meses del año 15.229 viviendas. Una cifra que supone un 18,3% más respecto a las transacciones que se realizaron en 2020.

    37% Alza nacional de ventas

    El número de operaciones inmobiliarias que se cerraron en toda España hasta el noveno mes del año fue un 37% superior al de 2020.En total se concretaron 421.267.

Compartir el artículo

stats