Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Blanco y Fran Blanco Delegado de Aqualia en Canarias y jefe del departamento de Gestión de Clientes de Aqualia

«En pocos lugares como en Canarias hay tantos problemas de gestión con el agua»

«Proveer y garantizar el servicio requiere un entendimiento entre las partes», apunta Fran Blanco

Fran Blanco y Daniel Blanco. E. D.

Aqualia tiene muy presente la necesidad de hacer frente al reto histórico que representa la gestión sostenible de los recursos hídricos en Canarias. Fran Blanco, delegado en Canarias, y Daniel Blanco, jefe del Departamento de Gestión de Clientes, analizan los efectos de la colaboración público-privada a la hora de abordar la digitalización del ciclo integral del agua y los servicios que se dan a los ciudadanos. 

Para Fran Blanco, su entrada como delegado de Aqualia en Canarias en septiembre de 2021 ha supuesto un nuevo reto en el que coge el testigo de algunos de los proyectos en los que la empresa lleva involucrada hace ya unos cuantos años. Destaca por encima de muchos otros el que a día de hoy ayuda a Canarias a dar un paso adelante en materia de innovación y digitalización mediante la implantación de 33.000 contadores inteligentes repartidos en la mayoría de municipios donde opera la gestión integral, una tarea que coordina Daniel Blanco, jefe del departamento de Gestión de Clientes de Aqualia.

Fran, ¿cuál es la posición actual de Aqualia en Canarias?

La empresa trabaja desde hace ya 32 años para cerca de 400.000 ciudadanos en el Archipiélago. Presta sus servicios en 18 municipios de Tenerife y Gran Canaria. En Fuerteventura o Lanzarote nuestra experiencia gira en torno a la construcción de infraestructuras hidráulicas y gestión de contratos técnicos de menor importancia para clientes tanto públicos como privados.

Los objetivos para 2030 fijados por la ONU, ¿qué hace Aqualia para ayudar al logro de sus metas?

Aqualia tiene identificados y priorizados aquellos objetivos con los que contribuye a través de su actividad. Trabaja a diario para alcanzar el ODS 6 (Agua limpia y saneamiento). Entendemos que proveer y garantizar servicios de excelencia requiere de un adecuado marco de entendimiento y diálogo con todos los agentes implicados, tal y como establece el ODS 17 (Alianzas para lograr los objetivos); además, promovemos las conductas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente para contribuir a la consecución del ODS 12, centrado en la Producción y Consumo Responsables; por último, mediante este despliegue tecnológico sin precedentes en Canarias, respaldamos la consecución del ODS 9 (Industria, innovación e infraestructura).

Daniel, cuéntenos qué es eso de “digitalizar la lectura del agua” y qué avances habéis hecho hasta ahora.

La tecnología que estamos implantando beneficiará a 1 de cada 5 clientes de Aqualia en las Islas. El proyecto ya se está aplicando en la mayoría de municipios en los que la empresa opera la gestión integral del agua, y se extenderá a corto plazo a la totalidad de ellos. En Adeje, el 50% de los usuarios cuenta ya con telemedida (alrededor de un 70% del consumo total, incluyendo toda la línea hostelera de la costa), frente a la media del 16% de las principales ciudades nacionales. El avance está totalmente coordinado con la sectorización del servicio, de tal manera que se puede alcanzar un control realmente minucioso de los rendimientos hidráulicos, y por tanto conseguir un alto grado de optimización en la gestión de los recursos. En Guía de Isora, la digitalización ha llegado a más del 90% de los contadores, acabaremos a finales de este año, y en Güímar, calculamos que a finales de 2022 llegaremos también al 100%. Nuestra intención es tener monitorizados a corto plazo como mínimo los principales consumidores de todos los municipios en los que realizamos tareas de lectura. Hablamos de más de 33.000 contadores de agua emitiendo datos de forma remota y constante. El análisis de los datos recibidos de estos contadores se integra en las aplicaciones que forman parte de nuestra plataforma Aqualia Live, lo que hace posible que el proceso de digitalización de los servicios municipales de agua que la empresa gestiona en el archipiélago esté muy avanzado frente a otros que no cuentan con la experiencia en el modelo de concesión y con el músculo de innovación y tecnología de Aqualia.

¿Cuáles son las ventajas operativas de esta tecnología?

La telemedida se ha consolidado como un servicio clave para optimizar el sector del agua. Entre los beneficios destaca la precisión en las lecturas y el consecuente ahorro de agua, la mejora de la eficiencia en la gestión de las redes de abastecimiento, el aumento de la garantía de suministro, la detección temprana de fugas, el soporte en incidencias en la red de distribución, la reducción de fraudes, la mayor y mejor información a los clientes, la atención de incidencias en remoto, lectura de consumos sin desplazamientos ni molestias al cliente, o la posibilidad de nuevos servicios y un mayor valor añadido al empleo. La instalación del sistema requiere la sustitución del contador por otro de alta calidad equipado con la tecnología más avanzada del momento, lo cual redunda en una mayor precisión y fiabilidad de la medición. También se asegura la toma de lectura en cualquier circunstancia, como se ha visto recientemente en la pandemia, y por lo tanto se evita la necesidad de realizar estimaciones del consumo a la vez que se permite detectar de forma inmediata averías u otras incidencias en el equipo de medida.

Todas estas novedades, ¿cómo repercuten directamente en los usuarios?

A través de la aplicación móvil (app) Aqualia Contact, el usuario es capaz de visualizar la gráfica de su consumo con una frecuencia diaria, y eso le permite contar con un control muy detallado de su evolución y compararlos con otros anteriores o con determinados promedios como por ejemplo el de su tipología de suministro. Las fugas en la red interior se evidencian al instante. En un futuro cercano se podrá configurar la aplicación para que avise automáticamente en determinadas circunstancias. Con esta tecnología los clientes tienen la capacidad de detectar ocupaciones en la vivienda de forma inmediata, algo que puede ser muy útil para propietarios de segundas residencias. También, a la inversa, puede ser de aplicación cuando se observe un consumo nulo en los domicilios de personas mayores o vulnerables, lo que podría suponer la existencia de alguna situación de emergencia. Llegados a este punto, sería posible enlazar el sistema con los servicios municipales para avisarles y que pudieran enviar ayuda si fuese necesario.

Entonces Fran, como conclusión, podríamos decir que sin una estrecha alianza público-privada entre los Ayuntamientos, Cabildos y las empresas, nada de esto sería posible.

Eso es. La elección de los municipios donde estamos llevando a cabo la implantación de estos sistemas digitales no es gratuita, ya que en ellos tenemos una larga trayectoria, siempre positiva, de colaboración público-privada, que es la clave para la gestión sostenible del agua. Pocos lugares como Canarias han de enfrentarse a tantos problemas de gestión de un recurso preciado y escaso como el agua y estas nuevas aplicaciones van a facilitar mucho también la colaboración ciudadana, a partir del conocimiento y la información.

Compartir el artículo

stats