Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del mercado regulado al libre

Las eléctricas proponen ‘tarifas fijas’ en pleno récord de precios

Las eléctricas se han enzarzado en una pugna por traspasar los clientes del mercado regulado al libre con el gancho de un tarifa fija en unos momentos con precios récord. Pero ¿qué ventajas y qué inconvenientes tienen estas ofertas?

Endesa anunció ayer que mejora su tarifa plana personalizada para «dar seguridad y tranquilidad a los consumidores en mercado regulado». Desde hoy, la compañía pasará a calcular esta tarifa sobre un precio base de 58 euros el megavatio por hora (MWh) y se mantendrá fija y sin variaciones durante dos años. De esta forma, la compañía responde a las campañas de Naturgy e Iberdrola, con un mercado mayorista que ayer alcanzó un nuevo récord de 154,16 euros el MWh.

El mecanismo de amarrar un precio del kilovatio es parecido al de una hipoteca a interés fijo y se realiza mediante un contrato en el mercado libre. De hecho es una forma mediante la que las compañías sacan del negocio regulado a los clientes y los traspasan al libre mercado, que va ganando clientes. En el caso de Endesa, el consumidor se garantiza que pagará en base a 58 euros por megavatio por hora (MWh) y en el de Naturgy, de 60 euros. En una situación en la que el mercado mayorista supera los 150 euros, se trata de una forma de evitar sobresaltos y no cargar con los elevados precios del mercado.

Otra cosa es cuando el precio en el mercado mayorista baje de estos niveles, ya que entonces el usuario pasaría a pagar más de lo que cuesta la electricidad en el pool (el mercado de generación). En todo caso, al ser tarifas sin permanencia, el clientes podrá cambiar cuando desee. Tanto Endesa como Naturgy proponen un blindaje de 24 meses. Iberdrola, por su parte, ha anunciado una oferta de precios fijos durante cinco años, aunque todavía no ha facilitado todos los detalles.

Los contratos en baja tensión (los destinados a consumidor doméstico) son de carácter anual y aunque tienen limitaciones, el comercializador puede establecer penalización por rescisión anticipada de contrato. El cliente tiene libertad para pasar del precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC) al mercado libre y viceversa, pero debe mirar si el contrato en mercado libre contempla penalización por rescisión, avisan desde la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En cualquier caso, los mercados de futuros apuntan a unos precios mayoristas por encima de 50 euros hasta más allá de 2022.

Compartir el artículo

stats