Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha realizado una inversión de más de 20 millones de euros en la adecuación de las terminales de los aeropuertos canarios para hacer frente a las nuevas necesidades que se plantean a la hora de incrementar el control sobre los turistas o pasajeros procedentes del Reino Unido, a raíz de la salida de este país de la Unión Europea.

Fuentes de dicha entidad explican que en los diferentes aeródromos del Archipiélago se han efectuado reformas, tanto en las zonas de salida como en las de llegada, con el objetivo de ganar espacio, separar flujos e instalar controles automáticos de fronteras (ABC).

Diferentes infraestructuras

La mencionada cantidad de dinero aportada por AENA en sus diferentes infraestructuras en la Comunidad Autónoma se ha dedicado tanto a la realización de obras como a la instalación del equipamiento necesario en los nuevos recintos.

La expansión de la pandemia y las sucesivas medidas adoptadas con el objetivo de intentar frenar los contagios masivos ha hecho que la recepción de turistas y pasajeros británicos en Canarias haya caído de forma muy importante desde marzo del pasado año.

Según datos de AENA divulgados por Promotur, entre enero y junio del 2021 han llegado a los diferentes aeropuertos del Archipiélago 24.262 pasajeros británicos. Esa cantidad contrasta con los 2.565.875 ciudadanos del Reino Unido que lo hicieron en el primer semestre del 2019, el último año entero antes de que el coronavirus covid-19 trastocara la vida de todo el planeta. Más de la mitad de las personas británicas que arribaron a las Islas por avión este ejercicio llegaron a Tenerife, unas 13.579 en total, según AENA. Otras 5.172 naturales de Gran Bretaña entraron en España por la terminal de Lanzarote; 3.332 por Gando, en Gran Canaria, y unas 2.179 por Fuerteventura.

Guardias civiles

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ya denunció en enero del presente año que dicho cuerpo de seguridad necesitaba en Canarias unos 300 agentes más para realizar un control efectivo y ágil de los pasajeros procedentes del Reino Unido. Sin embargo, lamenta que, por ahora, el Instituto Armado no ha adoptado medida alguna para incrementar de forma significativa los recursos humanos en las terminales.

Fuentes del mencionado colectivo explican que los guardias civiles destinados en los aeropuertos llevan a cabo dos tipos de funciones. El destacamento de Seguridad se ocupa de intervenir en los filtros de seguridad, los altercados en los aviones o garantizar la seguridad en la pista. Y el personal del ámbito Fiscal realiza tareas exclusivas de resguardo fiscal para evitar la entrada de productos prohibidos (de origen animal o vegetal), conforme a la normativa de los organismos aduanero y sanitario, así como trabajos a favor de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) o de la Agencia Tributaria Canaria (ATC), en el caso de las importaciones que se pretenden introducir desde países externos a la Unión Europea sin satisfacer los tributos correspondientes. Los guardias civiles también se ocupan de vigilar la entrada de mercancías en las terminales de carga.

Tres años sin variaciones

Para la mencionada asociación profesional, mayoritaria entre los funcionarios de la Guardia Civil, en los últimos tres años no ha habido variaciones importantes en las plantillas del cuerpo en los aeropuertos canarios.

Dicho colectivo estima que la cifra total de agentes en el recinto Tenerife Sur-Reina Sofía es de 57 (36 en Seguridad y 21 en Fiscal) y 39 en Tenerife Norte (25 en Seguridad y 14 en fiscal), por ejemplo. Estas cifras son de 66 en Gando (Gran Canaria), con 48 para Seguridad y 18 en Fiscal; 30 en Lanzarote (21 y 9), así como 29 en Fuerteventura (21 y 8), siempre según la AUGC.

En base a las estadísticas manejadas por el referido colectivo, la plantilla de agentes del destacamento Fiscal en las dependencias de Gando (ubicadas en el municipio de Telde) es la misma que en la terminal de Almería, a pesar de que la cifra de pasajeros y turistas es muy diferente entre ambas infraestructuras, pues las instalaciones de Gran Canaria soportan un mayor flujo de viajeros que el del aeropuerto de la citada provincia del sureste de Andalucía.

Exposición de carencias a casi todos los partidos

Desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) indican que las carencias de personal en los aeropuertos se han puesto en conocimiento de los diferentes partidos políticos con representación en el Archipiélago, a excepción de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), a cuyos miembros no han podido mostrar sus demandas hasta ahora. Pero lamentan que esa acción tampoco ha servido para que se adopten las medidas necesarias y cambiar la situación por parte del Ministerio del Interior. En opinión de la mencionada asociación profesional de agentes, la actual realidad genera diferentes tipos de riesgos. Uno es que no se somete a un adecuado control a aquellos pasajeros que parten, por ejemplo, de países africanos, donde, por ejemplo, es costumbre comer carne de camello (casi imposible de conseguir en Canarias) y que puede provocar la importación de enfermedades como la fiebre aftosa. Para AUGC, tampoco se controla a los pasajeros que llegan a la sala destinada a los ciudadanos de la Unión Europea. Y no existe una exhaustiva vigilancia sobre productos que puedan traer los turistas y residentes en sus equipajes, lo que implica un riesgo para la flora y la fauna autóctona (como ha ocurrido con la serpiente californiana u otros animales exóticos); e, incluso, para la salud pública, como ocurre con medicamentos falsificados desde Asia o elementos “medicinales tradicionales” de culturas africanas, según AUGC.