Expertos de los ámbitos de la empresa, la abogacía y la judicatura apuestan por Canarias como sede del arbitraje para Europa e Iberoamérica. Así lo expusieron durante una jornada organizada ayer en La Palma por el Centro Iberoamericano de Arbitraje (CIAR) bajo el título Mediación y arbitraje en Europa e Iberoamérica. CIAR como centro y Canarias como sede. En el encuentro se debatió sobre la importancia de la mediación en la resolución de conflictos empresariales, el apoyo imprescindible de la judicatura y el papel que desempeñan los jóvenes abogados en las relaciones comerciales en Iberoamérica para el presente y futuro del arbitraje.

El presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, aseguró en su intervención que el arbitraje es una necesidad de las empresas para poder seguir su actividad minimizando los costes y obteniendo los máximos beneficios. «El objetivo es tratar de resolver los desacuerdos de manera ágil, profesional y segura», declaró. «Los empresarios somos expertos negociadores», indicó Manrique de Lara, y «hemos avanzado enormemente a lo largo de los años en las técnicas de mediación y conciliación». El presidente de la CCE recordó que cada vez se incluye con más frecuencia la cláusula arbitral en los contratos, que sirve para resolver conflictos y también prevenirlos.

El presidente del Centro Iberoamericano de Arbitraje-CIAR, Javier Íscar, señaló que no hay mejor sitio para inaugurar las jornadas de arbitraje internacional que Canarias. El éxito de esta jornada, explicó, consiste en reunir a los principales actores de la misma: el mundo de la empresa, la abogacía y la judicatura, los implicados en hacer que las relaciones funcionen. Además, señaló Íscar, la seguridad jurídica es el principal objetivo para todos.

Las empresas, aseguró, deben sentir que pueden llevar a cabo sus relaciones comerciales de forma segura. Los abogados, explicó Íscar, deben conocer en qué lugares se puede lograr esa seguridad jurídica, y los jueces son los responsables de dar apoyo a la ejecución de medidas arbitrales. Los empresarios, a su vez, recalcó Íscar, son los encargados de hacer que esta vía funcione y siga prosperando.

El secretario permanente del Consejo de Empresarios Iberoamericanos-CEIB, Narciso Casado, destacó que el arbitraje y la mediación son los instrumentos más utilizados y eficaces para solucionar controversias privadas en materia comercial.