Los canarios gastaron 3.555 millones de euros en llenar la cesta de la compra durante 2020 en supermercados y tiendas de proximidad. Una cifra que se engrosó en 531 millones con respecto al año anterior debido a la pandemia y al cambio de hábitos en los consumidores. Las medidas sanitarias impuestas para controlar el avance de la covid-19 obligó al cierre de bares y restaurantes, con lo que el consumo fuera del hogar se vio reducido en favor del gasto en los supermercados. Por otro lado, el temor ante un posible desabastecimiento llevó a muchas familias a vaciar los lineales de las tiendas de alimentación. Estos dos factores fueron determinantes para que el consumo de víveres creciera en las Islas hasta un 17,5% con respecto a 2019, según figura en el estudio de consumo en hogares, elaborado por el Ministerio de Agricultura y Alimentación. Aunque en general se incrementó el consumo de casi todos los productos, la dieta de los canarios durante el año pasado se desvió de los hábitos saludables algo más de lo usual. Las bebidas alcohólicas de alta graduación, la harina, la carne, los refrescos y las papas están entre los alimentos que más llenaron la despensa de los isleños.

Cada canario destinó 1.584,31 euros a la cesta de la compra en 2020, 215 euros más que el año anterior. Sin embargo, el incremento entre 2019 y 2018 fue tan solo de 23 euros. En estas comparaciones hay que tener en cuenta el Índice de Precios al Consumo (IPC), que en 2020 descendió, con lo que hacer la compra debería haber sido más barato. El año pasado los consumidores del Archipiélago se lanzaron a comprar por internet, aunque también se elevó la actividad comercial de las tiendas de proximidad. En 2020 todas las plataformas de distribución obtuvieron un rendimiento positivo. Unos canales crecieron más que otros, debido al cambio de hábitos que se produjo como consecuencia de la pandemia. Las restricciones de movilidad, el confinamiento y la nueva normalidad fueron claves para el crecimiento de algunos canales en mayor proporción, especialmente del comercio electrónico. Las compras por internet aumentaron un 50% con respecto al año precedente, si bien su aportación en valor con respecto al total es del 2,2%.

¿Qué llenó la despensa de los canarios durante el año de la pandemia? El principal gasto se produjo en carne, con un desembolso de 318 euros por persona, 54 más que en 2019. Se compró un 40% más de carne de cerdo, un 31% de carne congelada y un 22% más de pollo. El consumo de carne procesada, como jamón serrano y otros embutidos, solo se incrementó un 11%. También aumentó el gasto de los canarios en pescado, pero no con tanta fuerza. La inversión media fue de 150 euros por persona durante todo el año, unos 20 euros más que el anterior. También dentro de los productos frescos, cada isleño desembolsó 110 euros para adquirir hortalizas, cerca de 14 euros más que en 2019.

El 33% de los españoles reconoció haber bebido en exceso durante la pandemia. Así, en Canarias, la subida porcentual más elevada se produjo en la compra de bebidas espirituosas, con un desembolso de 10,06 euros por persona, frente a los 5,67 del año anterior. En concreto, el consumo de ron se incrementó un 116%; el de whisky, un 100,3%; y el de ginebra, un 77,5%. La ingesta de vino y cerveza también se elevó, pero en menor medida. Cada canario destinó 30,12 euros a comprar vinos (+4,26 euros que en 2019) y otros 21,54 euros a cerveza (+3,4). Asimismo, el consumo de bebidas gaseosas se acrecentó un 26,7%, con respecto a 2019, ya que el año pasado cada isleño destinó 33,8 euros a comprar refrescos.

Pero si hubo un ingrediente estrella durante el confinamiento fue la harina. A partir de 14 de marzo se desató la fiebre por este producto, que sirvió para llenar las horas incontables dentro de casa elaborando recetas de repostería para las que habitualmente no se tiene tiempo. Cada canario dedicó 6,63 euros a comprar harina, un 38% más que en 2019.

Los aperitivos y las golosinas fueron determinantes este año. Categorías como frutos secos y chocolates registraron un fuerte aumento. Por su parte, productos como encurtidos, aceitunas y café también apuntaron destacables variaciones con respecto al 2019. Los datos indican que los canarios se volvieron más golosos durante el confinamiento. Fruto de los meses de encierro subieron las ventas de bollería, galletas y bombones. En concreto, el gasto por persona en chocolate se situó en los 34,71 euros, frente a los 29,54 del año anterior, lo que supone un incremento del 5,2%. Además, cada canario destinó 68,64 euros a bollería, una cifra que supera un 7% a la registrada el año anterior.