La recaudación por los impuestos del Estado se reduce en lo que va de año tanto en España como en Canarias. Pero en las Islas lo hace mucho más. La caída de los ingresos públicos por los tributos estatales cuadruplica en la Comunidad Autónoma la del conjunto del país. Una muestra más de que la crisis del coronavirus y el cero turístico están golpeando con más fuerza al Archipiélago que a las otras regiones, con la única excepción de Baleares, cuya economía es tan dependiente como la canaria de la mayor o menor afluencia de turistas. Eso sí, al menos se ha cortado la sangría en la recaudación por los tributos del Bloque de Financiación Canario, es decir, por los impuestos del Régimen Económico y Fiscal (REF). Los ingresos aún están muy lejos de los de antes del estallido de la pandemia, pero no son peores que los contabilizados en los primeros meses de 2020, cuando se inició la crisis en España y se decretó el confinamiento de la nación para contener el avance de la covid-19.

En el primer trimestre del año, según los datos suministrados por la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), la recaudación por los impuestos del Estado llegó en las Islas a poco más de 572 millones de euros. Son 83,5 millones menos que de enero a marzo del año pasado, un 12,7% menos. Hay que tener en cuenta que enero y febrero de 2020 fueron dos meses de normalidad económica en España y en el Archipiélago. En realidad la crisis no comenzó hasta marzo, con el punto de inflexión el día 14 de ese mes, cuando Pedro Sánchez decreta el estado de alarma. De hecho, y pese a que la segunda quincena de marzo de 2020 fue la primera con los españoles en confinamiento domiciliario y con la economía al ralentí, los dos buenos primeros meses de año permitieron elevar en la región los ingresos por los tributos estatales a 655,5 millones, 62,6 más que en el primer trimestre de 2019. Así pues, la reducción de la recaudación pública en el arranque de 2021 es algo que se daba por descontado. El problema es que en el Archipiélago no es una reducción, sino una fuerte caída.

Frente a esa bajada del 12,7% en la Comunidad Autónoma, los ingresos por los impuestos del Estado solamente se han aminorado un 3,1% en el conjunto del país. Cuatro veces menos. Es más, Canarias es, junto con Baleares y por la misma razón –la parálisis de la economía a causa del cero turístico–, la región de régimen común –todas excepto Navarra y País Vasco– en que más cae la recaudación por los tributos estatales, que incluso se incrementa en Andalucía, Castilla y León, Extremadura, La Rioja y la Comunidad Valenciana. Un síntoma de recuperación económica, aunque sea leve, que no experimentan las Islas.

Desplome generalizado

La caída de los ingresos tributarios del Estado afecta en Canarias a todos los impuestos. La recaudación por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se reduce en el primer trimestre un 6%. La suma percibida por el Impuesto sobre Sociedades baja un 7,8%, y hasta un 17% disminuyen los ingresos por el Impuesto sobre la Renta de No Residentes. Además, se desploma un 36% la recaudación por los impuestos especiales y un 19,6% la cuantía cobrada por la Administración por el Impuesto sobre Tráfico Exterior. Por último, los ingresos públicos por el Impuesto sobre el Valor Añadido –aunque Canarias tiene el IGIC determinadas operaciones de IVA se liquidan en el Archipiélago– se hunden un 43,4%.

En cuanto a los tributos del REF, la recaudación en el primer cuatrimestre ascendió a 530,9 millones de euros. Es casi la misma cantidad que de enero a abril de 2020 –apenas un 0,8% más–, pero al menos se corta de raíz la tendencia descendente que había durado desde el inicio de la crisis hasta el pasado marzo, es decir, justo un año.

Hasta marzo, los ingresos por el REF sumaban 81,8 millones menos que en el primer trimestre de 2020. Pero en abril se recaudaron 172,2 millones frente a los 86,2 de abril del año pasado. Esta subida en abril es la que explica el ligero aumento de la recaudación por el REF en lo que va de año. Los mayores ingresos los deja el IGIC: 469,8 millones, solo 3,2 menos.