El director de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), José Joaquín Hernández, ha pedido este viernes que la estrategia española de energía eólica fuera de la costa, a punto de publicarse, tenga en cuenta a Canarias como punta de lanza para el despliegue de dispositivos y prototipos.

José Joaquín Hernández ha realizado esta petición durante su comparecencia en comisión parlamentaria para tratar sobre el escenario de la Unión Europea 2021-2017, y en donde también ha solicitado que se amplíen las zonas de ensayo en el mar para tener espacio suficiente para atraer proyectos internacionales.

Esto se debe a que hay "lista de espera" en este ámbito "y con cantidades importantes de financiación", por lo que si no hay agilidad en este ámbito, ha añadido, estos proyectos pueden optar por implantarse en otras zonas.

"Tenemos que ofertar espacios competitivos para que vengan las empresas y también tener capacidad de cofinanciar las propuestas y tener personal para I+D+i, porque nos hemos encontrado con proyectos de 40 millones de euros que necesitan dos de cofinanciación y se han perdido porque no los había", ha lamentado el director de Plocan.

Hasta ahora los proyectos en este ámbito se han desarrollado en aguas poco profundas del mar del Norte, pero la carrera se empieza a centrar en aguas profundas, y ahí Canarias "tiene capacidad" para desarrollar y de hecho, ha añadido, las empresas "nos están demandando que Canarias lidere el desarrollo offshore en España".

Se trata de trabajar con casi 700 millones de euros en fondos para que se puedan ensayar los prototipos en Canarias como campo de pruebas no solo para el desarrollo de dispositivos, sino de la legislación que deberá impulsar ese modelo de negocio.

José Joaquín Hernández, que solicitó al Parlamento de Canarias que apoye a las instituciones que compiten "en esta liga de la excelencia", precisó que las empresas quieren utilizar a las islas para la generación de hidrógeno fuera de la costa y experimentar no sólo en la fase de producción, sino en cómo utilizar esa energía en ámbitos portuarios para "descarbonizar" al sector marítimo con rapidez y en ello, dijo, Canarias "es el lugar ideal".

Pero el director de Plocan aconsejó también que para ello Canarias se alíe con otras regiones para buscar la financiación necesaria.

Añadió que quizás Plocan sea poco conocida todavía en las islas, y recordó que cuenta con un espacio en el mar de 23 kilómetros cuadrados que gestiona el Ministerio de Ciencia e Innovación para ensayos de tecnología marina, no sólo de energías renovables, pues también hay proyectos de observación del medio marino, navegación no tripulada, producción de alimentos y gestión del litoral.

"Podemos desde Canarias liderar estos ensayos de tecnología", señaló Hernández, quien dijo que antes de fin de año se instalará un proyecto de la naviera Fred Olsen en energía solar flotante y, respecto a la investigación en materia de producción de alimentos, indicó que de aquí a 2050 habrá que producir seis veces más.

Hasta 2019 Canarias había captado 51 millones de euros para este tipo de proyectos, aún muy lejos de regiones como el País Vasco, que maneja 800 millones, indicó.

El director de Plocan advirtió también de que los inversores y los grupos de investigación necesitan seguridad a largo plazo, esto es una hoja de ruta clara y no "ir cambiando de rumbo cada dos o tres años" en relación con las decisiones políticas, y precisó que Canarias no tiene ahora mismo legislación para ensayar en el mar.

Esto hace que el permiso para un ensayo marino se pueda demorar dos o tres años mientras que una plataforma petrolífera puede entrar directamente por el puerto, criticó Hernández, quien dijo que en una ocasión chocaba con uno de los proyectos una ley "de 1885" y para hacer algunos experimentos "hay que esconder al marinero".

En cuanto a las perspectivas comunitarias para el período 2021-2027, el director de Plocan consideró que la salida de Gran Bretaña de la UE puede generar condiciones más atractivas para que Canarias capte proyectos, y rememoró cómo en una ocasión se perdió una iniciativa de 34 millones de euros porque finalmente optó por Escocia.