La dependencia del turismo ha provocado que Canarias sea una de las comunidades autónomas con mayor caída del PIB. Una realidad que ha servido de argumento al Gobierno autonómico y a las empresas del sector para reclamar -desde el principio de la pandemia- un plan especial de rescate al Ejecutivo de Pedro Sánchez. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tendió ayer la mano a este reclamo y aunque no habló de "un plan específico", si aprovechó su visita a Canarias para anunciar "un nuevo paquete de ayudas que sirvan para reestructurar las deudas de las empresas y así evitar su cierre o concursos de acreedores". Medidas en las que sectores como el turismo tendrán prioridad, ya que es uno de los más rezagados por las restricciones a la movilidad a causa de la pandemia.

Para Montero la liquidez ya no es el problema principal de las compañías canarias, ahora "lo principal es garantizar la solvencia", apuntó tras recalcar la importancia de los ERTE y los créditos ICO en las Islas. " Quedan 84.000 personas en ERTE y el Gobierno ha invertido unos 1.500 millones de euros para los trabajadores de Canarias", recordó la ministra. La también portavoz del Ejecutivo subrayó que el Gobierno tiene una especial sensibilidad con Canarias y aseguró que desde todos los ministerios se está haciendo un enorme esfuerzo para buscar las oportunidades que mitiguen la fuerte caída del PIB en el Archipiélago. "Las instituciones de forma conjunta utilizaremos todos los instrumentos para que Canarias pase por este periodo sin destruir, empleo, empresas y salvando vidas humanas", destacó. La ministra ha confiado en que la campaña de vacunación logre alcanzar el objetivo de vacunar al 70 % de la población en España y Europa antes del verano, lo que irá permitiendo recuperar la normalidad deseada por todos.

Montero recordó que el Gobierno central repartirá este año entre las comunidades autónomas un total de 13.000 millones de euros -aprobados en los presupuestos Generales del Estado- para "mantener la financiación de todos lo sectores y aportar recursos adicionales para hacer frente al momento que estamos viviendo". Una partida que servirá para apoyar los servicios esenciales como la sanidad, la dependencia y la educación, que el pasado año contaron con un refuerzo de 16.000 millones de euros.

La ministra visitó Canarias para presidir la toma de posesión del presidente de la Zona Especial Canaria (ZEC), Pablo Hernández y de la vicepresidenta, María José Miranda. Montero destacó la importancia de apostar por reavivar las ventajas de la ZEC para que todos los sectores que se puedan beneficiar de las ventajas fiscales se sientan llamados en un momento especial para la comunidad autónoma por los efectos de la pandemia en el turismo y la economía. "Con estos nuevos nombramientos todos nos comprometemos para reavivar toda la aportación de recursos y extender todas las ventajas que tienen el conjunto de empresas para que todos los sectores se sientan llamados en un momento especial para las islas", dijo.