El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado el nivel de crecimiento previsto este año para la economía española, al situarlo en el 5,9%, 1,3 puntos por debajo del que estimó en octubre pasado (7,2%). De todas formas este rebote será el mayor de todas las economías avanzadas, según se desprende de las Perspectivas Económicas Globales difundidas ayer en el marco del Foro Económico Mundial de Davos que por primera vez se celebra de manera virtual como consecuencia de la pandemia.

Si una palabra describe el escenario que dibuja este organismo internacional esta es la “incertidumbre” por los rebrotes y las medidas que se han tenido que tomar para frenar la expansión del covid-19 a pesar del impulso que ha supuesto la puesta en marcha de diversas vacunas. A juicio del FMI, el brexit pactado entre la Unión Europea y Reino Unido eliminó uno de los elementos de dudas que se hubiera sumado a las que genera la crisis del coronavirus. A su vez recomienda mantener los apoyos a las empresas y familias hasta que las vacunas hayan permitido alcanzar niveles de normalidad en la actividad, así como potenciar un crecimiento más inclusivo y aprovechar la coyuntura para acelerar la transición hacia economías bajas en carbono.

Tras un 2020 con “la peor contracción económica global mundial en tiempos de paz”, el ejercicio actual será el de la recuperación, pero desigual.

A nivel global, el crecimiento será este año del 5,5%, tres décimas más de lo previsto en octubre, tras un desplome del 3,5% en el 2020, casi un punto menos que el que se esperaba en las previsiones hechas hace tres meses. Eso refleja que el cuarto trimestre fue mejor gracias al relajamiento de las restricciones y las noticias sobre el avance de las vacunas. Para 2022, la previsión es del 4,2%. Según los autores del informe el efecto de las vacunas podría fortalecer el crecimiento en la parte final del ejercicio, a lo que se sumarían políticas de apoyo en las principales economías.

En el caso español, el FMI rebaja del 12,8% que previó en octubre al 11,1% el descenso del PIB el año pasado, aún así, el peor de todos los países. Tras un 2021 en el que prevé un auge del PIB español del 5,9%, para el 2022 la estimación es del 4,7%.

Entre las grandes economías, solo EEUU y Japón, recuperarán este mismo año los niveles precrisis, según el organismo internacional. En la zona del euro y Reino Unido, el crecimiento será menor que el que se estimó hace tres meses por las nuevas restricciones y medidas provocadas por la tercera ola del coronavirus, con una ralentización menor que la estimada durante el último trimestre del año pasado. Los niveles precrisis no se alcanzarán al menos hasta más allá del año 2022 en el caso de Viejo Continente.