13 de octubre de 2020
13.10.2020

La OCDE fracasa en su intento de lograr una tasa digital universal este año

Los países desarrollados dejan para mediados de 2021 un gravamen a las grandes tecnológicas

12.10.2020 | 23:23
Logo del sistema operativo Android en unas instalaciones de Google.

Jarro de agua fría para Europa con el nuevo retraso en las negociaciones internacionales para el establecimiento de una nueva fiscalidad sobre las multinacionales con uso intensivo de la tecnología digital. La organización de países desarrollados OCDE había previsto un acuerdo para ello a finales de este año, pero su secretario general, Ángel Gurría, desplazó ayer a "mediados del 2021" la posibilidad de poner en marcha un pacto para una nueva fiscalidad de las multinacionales que incluya, además, una tributación mínima de cada una de ellas.

Así lo anunció ayer Gurría en un encuentro informativo previo a la reunión de mañana de ministros y gobernadores de bancos centrales del G-20. "El vaso está medio lleno: el paquete está casi listo pero falta un acuerdo político", abundó el responsable de fiscalidad de la OCDE, Pascal Saint-Amans. Respecto a la posible incidencia de las próximas elecciones en EEUU, Gurría se limitó a subrayar el compromiso activo de este país en las negociaciones y su convencimiento de que así será gane quien gane en noviembre.

En el peor de los casos, señaló el secretario general, la ausencia de un acuerdo alimentaría "una guerra comercial mundial desencadenada por impuestos unilaterales a los servicios digitales en todo el mundo". La OCDE estima que todo ello restaría al PIB mundial más del 1% anual a cuenta de los aranceles con los que ha amenazado responder la Casa Blanca.

Lo que empezó como un debate sobre una tasa Google para las grandes tecnológicas (como las ya adoptadas en España y Francia y las que prevén en Reino Unido e Italia o ya tiene en estudio la Comisión Europea), se ha transformado ahora en la OCDE en una negociación más amplia. "El objetivo es garantizar que las empresas multinacionales con uso intensivo de la tecnología digital o orientadas al consumidor paguen impuestos cuando realizan negocios sostenidos y significativos, incluso cuando donde no tienen presencia física".

Aquí caben las grandes tecnológicas, pero también cualquier gran multinacional que obtenga buena parte de su negocio a partir de la tecnología digital. Y la vía en negociación para lograr el objetivo propuesto es doble. De una parte, una nueva asignación por países de los beneficios obtenidos por cada multinacional (esto podría implicar una relocalización de unos 100.000 millones de dólares). De otra parte, el diseño de una tributación mínima de las multinacionales, que podría implicar unos 100.000 millones adicionales de recaudación en el mundo.

Precisamente, el Gobierno de España prevé enviar el jueves a la Comisión Europea el plan presupuestario del año 2021 en el que incluye la 'tasa Google' aprobada de forma unilateral a la espera de lo que determine Bruselas para toda la Unión. El visto bueno del Senado la pasada semana permitirá gravar el 3% de los ingresos generados por determinados servicios digitales, de grandes compañías con ingresos superiores a los 750 millones de euros a nivel mundial y más de 3 millones en España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook