22 de septiembre de 2020
22.09.2020

El tamaño del ajuste de plantilla es la última incógnita de la fusión

Tanto CaixaBank como Bankia redujeron personal en el pasado reciente

21.09.2020 | 22:44
El tamaño del ajuste de plantilla es la última incógnita de la fusión

La fusión de CaixaBank y Bankia, que dará lugar al mayor banco de España, tendrá un impacto sobre el empleo que aún no se ha concretado, aunque se prevé que se produzca el mayor ajuste de personal realizado nunca en el sector bancario español, con una cifra de afectados que podría rondar los 8.000. "La conflictividad laboral es innecesaria. Se puede realizar el ajuste de una manera pactada, basándose en la voluntariedad", explica el secretario general de servicios bancarios de CCOO en CaixaBank, Ricard Ruiz.

Los máximos directivos de las dos entidades y los sindicatos se han mostrado convencidos de que es posible un acuerdo no traumático, lo que dependerá también de cómo se plantea el calendario de salidas.

El último ajuste de empleo llevado a cabo en CaixaBank fue el vinculado al plan estratégico presentado en 2018, que se efectuó un año más tarde y que supuso la salida de 2.023 trabajadores, con un coste de 978 millones de euros en términos brutos y permitió un ahorro de unos 200 millones al año. En ese ERE se prejubilaron los empleados a partir de los 55 años y se pagó alrededor del 57% del sueldo bruto cada año.

Antes de ese, la entidad presidida por Jordi Gual acometió otras regulaciones de empleo en 2013 y 2015, además de llevar a cabo prejubilaciones periódicas. Desde Bankia, los sindicatos recuerdan que esta entidad protagonizó en 2013 el ERE más importante que ha vivido hasta ahora el sector bancario español (que será superado muy probablemente por el de la nueva CaixaBank), ya que salieron 4.500 trabajadores de toda España, la gran mayoría con prejubilaciones.

Pese a que el consejero delegado de CaixaBank y hombre fuerte del nuevo banco, Gonzalo Gortázar, consideró prematuro abordar esta cuestión, los sindicatos ya han reclamado que las bajas sean voluntarias y han augurado unas negociaciones complicadas.

Lo cierto es que la reducción de plantilla es un pilar básico del plan de sinergias y del recorte de costes en la nueva CaixaBank, que calcula unos gastos para la reestructuración general de 2.200 millones de euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook