30 de agosto de 2020
30.08.2020

Pedro Alfonso: "Canarias tiene que apuntalar todas las empresas solventes"

29.08.2020 | 23:13
Pedro Alfonso: "Canarias tiene que apuntalar todas las empresas solventes"

"En Canarias, en este momento, se impone apuntalar todas las empresas solventes, evitar que su número disminuya", defiende el presidente en funciones del consejo rector de la Zona Especial Canaria (ZEC), exsecretario general de la CEOE-Tenerife y titular de la Mutua de Accidentes de Canarias (MAC).

¿Canarias necesita un tratamiento singular para afrontar la crisis económica abierta por el primer embate de la pandemia del coronavirus?

Sí. Canarias necesita un trato singular para reactivar su economía. Y la realidad es que no se está actuando con la diligencia que requiere la gravedad de la situación. Canarias tiene una afectación económica por la pandemia más intensa que el resto de territorios autonómicos y comunitarios. Por ello, a la hora de repartir los presupuestos que aporten el Estado y la Unión Europea (UE) no deben seguirse criterios poblacionales o de aportación al Producto Interior Bruto (PIB) sino tener en cuenta la situación poscrisis. Tenemos que equilibrarnos respecto al conjunto del territorio nacional y partimos con desventaja.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comienza la semana que viene una ronda con los partidos políticos para conseguir los apoyos para sacar adelante los presupuestos.

La economía canaria padece una incuestionable incertidumbre por la pandemia del coronavirus que no ayuda a rebajar la ausencia de un presupuesto público a estas alturas de 2020. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo más que ha hecho es una tímida presentación del presupuesto en la que hablaba de un déficit de 900 millones de euros, que tenían que ser compensados o bien por el Estado o bien por el superávit de años anteriores o la aplicación de remanentes o bien por mayores fondos de la UE. Esa situación todavía no se ha aclarado, no hay compromisos firmes ni por escrito. Desde Canarias, no solo tenemos que insistir en proyectos que requieren grandes inversiones, como los trenes de Gran Canaria y Tenerife, sino presentar una batería de pequeñas inversiones, en agricultura, industria, comercio...

¿Qué valoración hace de la propuesta de las patronales canarias de hacer un frente común de diputados y senadores de todas las Islas?

Si Canarias quiere salir cuanto antes de la actual situación no se puede permitir mostrarse dividida ante el Estado y las instituciones europeas. Representantes políticos y agentes económicos y sociales deben ir todos de la mano y al mismo tiempo. Es fundamental tomarse muy en serio la propuesta que hacen los empresarios, las confederaciones, Ashotel, Fepeco, Fedeco, Femete, etcétera de llevar al Estado y a la UE un requerimiento unánime de la sociedad canaria para poner los medios para superar la actual situación de una manera rápida.

¿Es partidario de prorrogar los ERTE?

Por supuesto. Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) se convertirán en ERE si no acertamos a reiniciar la economía. Uno de los principales problemas en este momento es que no está garantizada la continuidad de los ERTE mientras dure la amenaza del coronavirus, que está vaciando las cajas de las empresas y sobre todo de las hoteleras, ante la incógnita de cuanto tiempo tardará en normalizarse la afluencia de turistas nacionales a las Islas y, en particular, de británicos y alemanes, sus principales clientes.

Ashotel alertaba este jueves de que si no se reactiva la economía existe el riesgo de una crisis social. ¿Comparte este temor?

Si. Hay que hacer un gran esfuerzo de coordinación para evitar que nadie deje de tener sus necesidades básicas cubiertas en Canarias. Y para ello hay que alimentar el motor que genera el empleo y las rentas familiares, que son las empresas. Estamos en una coyuntura en la que se impone apuntalar todas las empresas solventes, evitar que su número disminuya.

El verano ha sido caótico tanto para el turismo como para la hostelería y el comercio y no podemos permitirnos una acumulación de pérdidas similar en la temporada de invierno. Los empresarios canarios tienen un diagnóstico certero de su actual situación pero, dada la magnitud de la crisis, necesitan la ayuda del Estado y de la Unión Europea. Si no ponemos ya los mecanismos para impedir un posible incumplimientos de los plazos comprometidos para los pagos financieros sería tremendo. Si la banca cierra el crédito a las empresas y al consumo el problema sería aún mucho más grave. Los avales del gobierno son fundamentales pero también que las cantidades sean las adecuadas. Hay que tener muy presente que las arcas del Estado se llenan de lo que pagan los empresarios vía impuestos y cotizaciones y de lo que pagan los trabajadores". Las empresas tienen que empezar a pagar los créditos que han pedido a Tesorería, avalados por el Estado y a través del ICO, y necesitan ingresos.

¿Todos los sectores productivos tienen igual grado de afectación?

Las medidas que se han aplicado para contener la crisis sanitaria han tenido un impacto gravísimo en la cadena de valor de todos los sectores. No solo el turístico, sin duda el peor parado. La construcción paga el precio de los problemas presupuestarios. El Estado y los distintos gobiernos autónomos no tienen capacidad, dinero, para invertir en vivienda o infraestructuras. El comercio, donde desde los 90 el peso de las grandes superficies no ha parado de aumentar, se resiente del parón turístico . Y si no se apuntalan las empresas, muchos empleo que dependen de ellas desaparecerán.

¿Cómo proyectar la demandada imagen de seguridad sanitaria de Canarias?

Hay que trabajar para evitar nuevos cierres de fronteras y garantizar que los turistas llegan y salen libres de coronavirus. Esa es la mejor inversión que se puede hacer en la actualidad para devolver la vitalidad perdida a la economía canaria. Adelantaría la salida de la crisis económica abierta por el coronavirus.

¿Cómo reactivar la economía?

Solo una vez que se cuente con una vacuna o medicamentos que permitan reducir los contagios y muertes por la Covid-19 la economía podrá recuperarse. Entre tanto, hay que trabajar para dotarnos de herramientas adecuadas y no se están aprovechando ni aquellas con las que ya contábamos: las rentas de subsidio no terminan de funcionar, los ERTE están teniendo retrasos en los pagos...

¿La actual crisis económica tiene parangón con alguna anterior?

Después del colapso sanitario de marzo, España ha entrado en una situación económica con una afectación brutal en el empleo sin parangón en la historia contemporánea. La crisis de 2007 tuvo un impacto directo en el mundo financiero que luego se amplió a otros sectores, pero a diferencia de la actual, no llegó a afectar al 100% de la economía mundial. Entre 2008 y 2013 hubo en Canarias una caída del PIB que no llegó al 9%, sin embargo, solo en el primer trimestre de 2020 el descenso es superior al 20% . Estamos en la mayor crisis económica que ha atravesado Canarias en siglos, que nos retrotrae al final de ciclos de bonanza como fueron el ligado al cultivo del vino o al negocio de la cochinilla. El actual parón económico solo es comparable al producido por el crack del 29 en Estados Unidos. Las consecuencias socieconómicas de la actual crisis en un mundo cada vez más inerconectado, si no se actúa con acierto, serán demoledoras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook