25 de julio de 2020
25.07.2020
Mercado laboral La repercusión de la crisis en el empleo

Solo el 40% de los trabajadores en ERTE ha vuelto a la actividad en Canarias

Junto a Baleares es la comunidad con menor recuperación del empleo afectado por la pandemia | Unos 138.000 empleados siguen cobrando la prestación del Estado

24.07.2020 | 23:43
Solo el 40% de los trabajadores en ERTE ha vuelto a la actividad en Canarias

La recuperación de los trabajadores que se encuentran inmersos en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como consecuencia de la crisis del coronavirus refleja una vez más el impacto que tiene en las Islas la excesiva dependencia en la actividad económica del sector servicios en general y del turismo en particular. Baleares y Canarias son las comunidades autónomas en las que menos porcentaje de trabajadores han salido de los ERTE y han vuelto a la actividad laboral desde el máximo de expedientes alcanzado durante la pandemia. La media de recuperación en España está sobre el 60%, mientras que en Canarias es del 40% y en Baleares del 30%. Por debajo de la cifra media se encuentra la Comunidad de Madrid, pero con un 57%.

En el punto álgido del confinamiento al que obligó el Covid-19 hasta unos 230.000 trabajadores en Canarias estuvieron afectados por los ERTE. Los últimos datos reflejan que unos 92.000 de ellos ya han vuelto a trabajar pero otros 138.000 se encuentran aún cobrando la prestación por desempleo porque sus empresas no han vuelto a la actividad. Una cifra preocupante cuando ya hace más de un mes que finalizó el estado de alarma, pero también evidencia la lenta recuperación del sector turístico, que depende en buena parte de los visitantes extranjeros.

En las variaciones que se reflejan en el comportamiento de la reincorporación laboral por comunidades las diferencias territoriales tienden a evidenciar la especialización productiva, pero también en parte el distinto ritmo de desescalada en el que se encuentra cada región. La región donde más trabajadores han regresado a su empleo es Navarra con un 76% de incorporaciones, seguida de Murcia con un 72%, País Vasco con un 71% y con un 70% Aragón, Cantabria y La Rioja. Ligeramente por encima del 60% de la media nacional se encuentran comunidades que también tienen una elevada dependencia del turismo como son Cataluña (61%), Comunidad Valenciana (64%) y Andalucía (65%).

Las diferencias entre el norte y el sur siguen siendo también la tónica dominante debido precisamente a las características de la actividad productiva en cada comunidad, en función del peso del sector industrial sobre el sector servicios. Sí sorprende la situación de Murcia, que se sale de este aspecto dominante y alcanza una alta recuperación de empleo.

En una situación semejante a Canarias en cuanto al impacto de la pandemia en el mercado laboral se encontraba Galicia, comunidad que también alcanzó sobre los 230.000 trabajadores afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo. Sin embargo a la hora de la reincorporación en la comunidad gallega el porcentaje de recuperación alcanza el 68% mientras que Canarias está en el 40% ya mencionado.

En relación con estos datos, el viceconsejero de Empleo del Ejecutivo regional, Gustavo Santana, asegura que, a pesar de estar por debajo de la media nacional, "el 40% de trabajadores que han recuperado la actividad en Canarias es un dato mejor de lo previsto y que posiblemente vaya en aumento en los próximos meses si no surge un rebrote que afecte de nuevo a la actividad económica". Para Santana "Baleares y Canarias muestran menos actividad porque el peso de su modelo productivo está basado en el sector servicios, especialmente vinculado al turismo, y mientras no se recupere toda la actividad permanecerán siempre por debajo del resto de comunidades autónomas".

Prolongación

Santana recuerda que ahora los ERTE se han prolongado hasta el 30 de septiembre, por lo que volver a la actividad no significa que los trabajadores hayan salido definitivamente de los ERTE sino que la actividad se ha ido recuperando porque un porcentaje determinado pueden ser desafectadas y vuelta a afectar por los expedientes temporales al menos hasta el 30 de septiembre, en el caso de la causa por fuerza mayor.

Por sectores, la activación del mercado laboral bajo ERTE tiene una diferencia sectorial clara a tenor de los datos oficiales. Hay sectores que han recuperado hasta un 75% de la actividad como es el caso de la construcción especializada, las actividades sanitarias y la venta y reparación de vehículos. Sin embargo, hay otros sectores que apenas llegan al 20% de reinicio de la actividad caso de los servicios de alojamiento, el transporte aéreo o las agencias de viajes, es decir, los sectores mayoritarios de la actividad económica de las Islas.

Los sectores con mayor peso en el total de los ERTE por fuerza mayor son los de servicios de comida y bebida -un 22%-, los servicios de alojamiento -14%-, el comercio al por menor -9%-, el comercio al por mayor -6%- y la educación -5%-. Sin embargo, en la recuperación del empleo el comportamiento entre los sectores ha sido desigual. La restauración ha recuperado al 62% de los trabajadores, mientras que el sector alojativo solo al 19%. El comercio tanto mayorista como minorista se encuentra en niveles de recuperación del 59% y del 73%, respectivamente.

Los sectores que más han recuperado empleo son el de la venta de vehículos y motocicletas -77%- y las actividades sanitarias -76%-, mientras que en el lado contrario se encuentran las actividades de agencias de viajes y operadores turísticos -13%- y el transporte aéreo -13%-.

Por su parte, la Asociación de las Agencias de Empleo y Empresas de Trabajo Temporal (Asempleo) señaló ayer que 1,5 millones de personas afectadas por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) se han reincorporado a su trabajo del máximo de 3,4 millones de afectados dado el pasado 30 de abril, por lo que si continúa esta tendencia calcula que unas 780.000 personas permanecerían en esta situación el 30 de septiembre, fecha oficial de finalización de los ERTE ligados al Covid-19.

En el caso de que estos ERTE se prolonguen de nuevo, se propiciaría el mantenimiento de un "notable" número de empleos, lo que estima que permitiría cerrar el año en alrededor de 18,55 millones de afiliados a la Seguridad Social, unos 700.000 menos que el nivel prepandemia. En el caso de que no se consiga alcanzar un acuerdo para la prolongación de los ERTE, calcula que alrededor de la mitad de las personas que a 30 de septiembre se mantenían en esta situación perderán su empleo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook