Incluso los curtidos expertos que llevan décadas dedicados al motor económico de las Islas se sorprenden todavía por los movimientos del turismo ante la crisis provocada por la pandemia. Un claro ejemplo de ello es el todo incluido, que a priori debería haber sido uno de las danmificados por la incertidumbre sanitaria del Covid-19. Sin embargo, este tipo de reservas hoteleras no sólo no han caído, sino que crecen, tal y como explicaba Nicolás Villalobos, vocal de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht), en un encuentro digital organizado por la Institución Ferial de Canarias (Infecar) para abordar los retos del sector en la nueva normalidad.

"Entendíamos que igual que hubo ganadores en las primeras fases de la desescalada, como las villas y los apartamentos más aislados y sin zonas comunes, podía haber también perdedores, como los hoteles con todo incluido; sin embargo, vemos con sorpresa cómo no sabemos nada del sector y esta fórmula no sólo sigue teniendo una demanda importante, sino que incluso ha crecido", explicó Villalobos. El motivo radicaría en que las familias han sufrido la crisis económica del Covid, lo que les empuja a tener controlado cuál va a ser el gasto durante sus vacaciones.

El destino salió muy reforzado durante los primeros días del estado de alarma pues la reacción fue muy rápida, tal y como recordó el gerente del Patronato de Turismo de Gran Canaria, Pablo Llinares. "Dimos respuesta a momentos muy complicados y eso quedará en el recuerdo de los visitantes, que comprobaron cómo se actuó en tiempo y forma, lo que sin duda valida a Canarias como un destino turístico que en un momento muy delicado no desatendió a sus visitantes, sino todo lo contrario".

Para afianzar esa buena imagen, desde el Gobierno de Canarias, las corporaciones insulares y el sector privado se peleó por conseguir que se hicieran pruebas del coronavirus en origen. Una batalla en la que no se contó con el respaldo del Estado, tal y como criticó Villalobos. "Como Región Ultraperiférica teníamos la posibilidad de erradicarel virus a través de las PCR antes de llegar a las Islas. Pero ni Madrid ni Bruselas permitieron un tratamiento diferenciado para Canarias, nos hicieron perder la oportunidad". La misma línea defendió Cristina del Río, directora del proyecto impulsado por el Ejecutivo autonómico Canarias Fortaleza, que recordó que países como Austria, Repúbica Checa, Chipre, Francia y gran parte del Caribe ya exigen estas pruebas. Además, Del Río lamentó que desde Moncloa se comparara la situación de Canarias con la de Albacete, pues "las Islas reciben a 15 millones de turistas, el 50% de su economía depende del turismo y la entrada de visitantes se concentra por vía aérea".

Precisamente, sobre conectividad habló Mario Otero, director de Aeropuertos del Grupo Canarias en Aena, que explicó que en abril,el tráfico áereo fue del 1% con respecto al año anterior, en mayo del 2,5% y en junio del 10%. Otero se mostró convencido de que Canarias recuperará su liderazgo turístico "ya que es un destino muy potente que volverá, no se ha ido". De hecho, hoy retoman sus conexiones en las Islas Norwegian y Jet2, lo que servirán para aupar las estadísticas de vuelos internacionales, que ahora mismo sólo representan una quinta parte del medio millar de trayectos diarios.