El Consejo de Ministros extraordinario celebrado ayer aprobó la moratoria hipotecaria -hasta por un año- para los inmuebles destinados a la actividad turística, financiación para la transformación digital del sector y y la exoneración de las cuotas de los trabajadores fijos discontinuos, figura escasamente utilizada en el negocio alojativo canario.

Según la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, estas decisiones "reafirman el compromiso del Ejecutivo en el apoyo al sector turístico, tanto durante la crisis sanitaria como en la desescalada y ahora en la recuperación". En su opinión, "son medidas concretas y eficaces para seguir protegiendo a empresas y trabajadores y relanzar la actividad".

Durante la moratoria en el pago de las hipotecas, solo se abonarán intereses. Por ello, se extenderá el plazo de amortización o se redistribuirán los impagos entre las cuotas restantes sin modificar la fecha de vencimiento.

A la digitalización e innovación se destinan 216 millones de euros solo este año. Serán financiables los gastos de personal, material, investigación contractual, conocimientos técnicos y los programas adquiridos a otros.

Además, se aprobaron los Planes de Sostenibilidad Turística en Destinos. Cada año, la Conferencia Sectorial de Turismo aprobará las propuestas presentadas por las entidades locales para hacer el destino más verde.