29 de abril de 2020
29.04.2020
Crisis del coronavirus

Canarias completará con 2,7 millones las ayudas para pagar el alquiler

Los partidos coinciden en el impulso a la obra pública como vía para iniciar la recuperación

28.04.2020 | 21:41
Sebastián Franqius, durante su comparecencia telemática ante la Diputación Permanente.

El Gobierno de Canarias aportará 2,7 millones de euros para complementar los fondos estatales dirigidos a ayudar a las familias que con la súbita crisis del coronavirus se han quedado sin medios para pagar el alquiler de su vivienda. Sumada esta cantidad a los 5,3 millones procedentes de la Administración central, el Archipiélago contará con 8 millones de euros para que los ciudadanos cuya economía haya quedado más comprometida puedan cumplir con el arrendamiento de las casas en las que residen.

El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Ejecutivo regional, Sebastián Franquis, anunció ayer esta medida durante una comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlamento autonómico dirigida a exponer la actuación de su departamento durante el casi mes y medio que dura ya el estado de alarma decretado por el Gobierno español para frenar el avance de la pandemia. Franquis adelantó también que el plazo para solicitar las ayudas al pago del alquiler se abrirá el 8 de mayo. Esta prestación tendrá un tope de 900 euros mensuales durante un máximo de seis meses y, según los cálculos de la Consejería, llegará a entre 20.000 y 25.000 familias.

También en materia de vivienda, el consejero se mostró dispuesto a ampliar al menos hasta el mes de junio la vigencia de la exención de los alquileres sociales, inicialmente planteada para los recibos de abril y mayo. Los portavoces de algunos grupos políticos propusieron que la medida -que beneficiará a alrededor de 17.200 familias de las Islas- se prolongue aún más. Fue el caso de Manuel Domínguez, del PP, y Vidina Espino, de Ciudadanos, quien sugirió aplicarla durante lo que queda de año.

En la obra pública, una de las competencias del departamento que dirige Franquis, residen buena parte de las expectativas de recuperación económica y del empleo, tal y como quedó claro en la reunión de la Diputación Permanente, si bien con algunos matices sobre el destino que deba darse a estas políticas. Así, el portavoz de Sí Podemos, Manuel Marrero, abogó por centrarse en las infraestructuras sanitarias, sociosanitarias, educativas, medioambientales y energéticas -incluso propuso convertir infraestructuras turísticas en centros sanitarios públicos- y no se mostró partidario de construir más vivienda, sino de destinar a alquiler las que se encuentran vacías. "Hay que reactivar la construcción en beneficio de las personas, no de intereses especulativos", advirtió.

El consejero aseguró que la obra pública "prácticamente ha mantenido la actividad" -salvo los quince días de suspensión de las actividades no esenciales-, recordó que en días pasados se han sacado proyectos "importantes" a licitación y avanzó que en los próximos días se hará lo propio con otros. Sin embargo, recibió algunas críticas sobre la agilidad de estos procesos. "No entendemos la parálisis de su Consejería en las licitaciones", le espetó Narvay Quintero, diputado de Coalición Canaria. También Melodie Mendoza, de la Agrupación Socialista Gomera, indicó que la suspensión de procedimientos administrativos "ha alterado el normal desarrollo" de los trámites de concesión de licencias en cabildos y ayuntamientos.

El sector del transporte ha sufrido un auténtico desplome durante el confinamiento. Las empresas de transporte discrecional de pasajeros -que han perdido el mercado turístico- están "prácticamente paralizadas", admitió Sebastián Franquis, en tanto que los taxis han reducido su actividad en un 90%. Además, el sector no ha recibido las cantidades correspondientes al transporte escolar de los últimos meses. Según Esther González, diputada de Nueva Canarias, las empresas están "heridas de muerte". El transporte deberá, además, adaptarse a la recuperación. Franquis anunció encuentros con operadores y cabildos para planificar protocolos, extremar la seguridad y evitar la acumulación de la demanda en picos horarios. "Nada va a ser igual", advirtió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook