31 de marzo de 2020
31.03.2020
Crisis del coronavirus

La Unión Europea ni calla ni otorga el superávit de Canarias

Las Islas siguen pendientes de que la UE flexibilice las reglas fiscales para poder utilizar un dinero que es suyo y necesita ya

31.03.2020 | 02:16
Un trabajador de Amazon en Nueva York protesta por estar expuesto al coronavirus en lugar de confinado.

Canarias continúa mirando hacia Madrid y el presidente Pedro Sánchez hacia la Unión Europea (UE) para conseguir que el superávit presupuestario logrado por las Islas en los últimos ejercicios pueda emplearse en tener más medios sanitarios y un menor número de familias empobrecidas por el erial económico en que la pandemia del coronavirus ha convertido al Archipiélago. Nada ha cambiado, excepto el número de muertos e infectados, mientras países como Holanda continúan jugando al hermano mayor mientras su propia población comienza a conocer el rigor de una infección que no sabe de fronteras.

"La quiebra en la UE será absoluta", señaló ayer el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, sobre la posibilidad de que Mark Rutte, premier holandés, y su homóloga alemana, Angela Merkel, continúen tratando el problema como una consecuencia del "irresponsable derroche" del sur de Europa.

Hace dos semanas, el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, expuso la jugada: nada de gastar sin fundamento, pero si se contiene el gasto es precisamente para atender necesidades graves como la que ahora afronta el mundo entero.

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, añadió ayer que el tiempo de los malabares políticos se ha agotado. "Esta semana es crítica", expuso el también presidente de turno de la Federación Canaria de Islas (Fecai). Las instituciones insulares esperan que en días Torres las convoque a una reunión en la que se desbloquee el uso de los remanentes que tienen depositados y sin poder usar en los bancos.

Como los ayuntamientos, incluso en mayor medida que estos, los cabildos dependen de los ingresos de los tributos contenidos en el Régimen Económico y Fiscal (REF). El Ejecutivo canario decidió aplazar la recaudación trimestral del IGIC, el principal nutriente de ese grupo de impuestos. Aminoraba así la carga de las empresas, pero vaciaba las arcas de las administraciones canarias, incluidas las autonómicas.

Dos semanas después

La medida tenía lógica, sobre todo suponiendo que Bruselas entendería a la primera que ha llegado el momento de aflojar la mano que aprieta el cuello desde la última crisis. Pero han transcurrido más de dos semanas y nada.

Por el medio, a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se le agotan los baldes con los que cubrir las vías de agua que provoca en las finanzas la pandemia. De ahí que al final de la semana pasada apuntara la posibilidad de concentrar todo el superávit de ayuntamientos y cabildos -más de 4.000 millones de euros- para, mediante una especie de préstamo, incrementar los efectivos humanos y materiales y detener el incesante goteo de fallecimientos.

Curbelo dejó claro ayer que no está por esa labor y la misma postura mantuvo el vicepresidente tercero de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), Óscar Hernández. "Tanto nosotros como el Gobierno de Canarias defendemos que es un dinero que tiene que gestionar cada administración local", expuso el también alcalde de Agüimes.

Ángel Víctor Torres confirmó en la Cadena Cope que esa era también su postura, "salvo que la ministra acuerde otra fórmula con la FEMP" (Federación Española de Municipios y Provincias). En cualquier caso, no antes de que la realidad termine por torcer el brazo de Rutte y los suyos.

Y volvemos al problema del tiempo que ya está agotado. "Espero que mañana [por hoy] como máximo sepamos cómo se puede resolver el problema", manifestó el presidente canario. Su postura ha permanecido invariable "desde la primera reunión", confirmó la presidenta del PP en las Islas, Australia Navarro, sobre la insistencia en el uso del superávit.

"El presidente insiste en la necesidad de contar con ese dinero", explicó la portavoz parlamentaria de Ciudadanos (Cs), Vidina Espino. Y Sánchez le reitera que en la UE no se deshace el enroque ultradefensivo.

La pelea no tiene más asaltos. Entra en juego la variable apuntada ayer por el portavoz nacionalista en la Cámara regional, José Miguel Barragán: "Si no hay respuesta positiva de Bruselas, el Gobierno de España tendrá que elegir entre incumplir unas reglas injustas y salvar a sus ciudadanos". Ese momento se acerca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook